Chess.com asegura que Niemann hizo trampas en más de cien partidas por internet

Nadie ha aportado un indicio sólido de que el estadounidense, de 19 años, ganase ilegalmente a Carlsen en una partida presencial

Hans Niemann, durante la partida que le ganó a Carlsen el 4 de septiembre en San Luis (Estados Unidos)
Hans Niemann, durante la partida que le ganó a Carlsen el 4 de septiembre en San Luis (Estados Unidos)FULLER

El ajedrecista estadounidense Hans Niemann, de 19 años, hizo trampas en más de cien partidas por internet entre los 12 y los 17 años, según la plataforma Chess.com, que ha filtrado un informe de 72 páginas al diario Wall Street Journal un mes después de que ganase al campeón del mundo, Magnus Carlsen, en una partida presencial. Chess.com, que dice tener más de 90 millones de usuarios, está en el proceso de comprar Play Magnus, un grupo de portales en la red cuyo principal accionista es Carlsen, por 83 millones de dólares (cantidad similar en euros).

Carlsen se retiró del torneo, la Copa Sinquefield en San Luis (Misuri, EE UU) esa misma noche, e insinuó la acusación sin pruebas ―luego la confirmó en un comunicado― de que Niemann le había ganado con trampas. Unos días más tarde, en una entrevista muy emotiva con Chess24 (una de las empresas de Play Magnus), el estadounidense admitió que había hecho trampas a los 12 y a los 16 años, sin concretar el número de partidas, todas amistosas según él. Chess.com replica ahora que fueron más de cien, algunas de ellas en torneos con premios en metálico, y agrega un cuadro que detalla el nombre de cada uno de los torneos donde se cometieron las infracciones. También dice que Niemann tenía 17 años la última vez que hizo trampas, consultando en una segunda pantalla de su ordenador un programa de ajedrez que calcula millones de jugadas por segundo.

Chess.com asegura que su larguísima lista de tramposos incluye docenas de grandes maestros “y cuatro de los cien mejores del mundo, que han confesado”. Su política ante un descubrimiento de trampas siempre ha sido la de total discreción, incluso en 2020 con Niemann. Ahora, a raíz de la acusación de Carlsen, ha cambiado totalmente de criterio, argumentando que Niemann publicó hace unas semanas parte de la correspondencia que ambas partes mantuvieron cuando la plataforma lo expulsó por trampas reiteradas.

Carlsen afirmó en su comunicado que Niemann “ha hecho más trampas y más recientes de lo que él dice”, sin revelar cómo sabía eso. Chess.com asegura en su informe que no ha compartido con Carlsen “ninguna lista de tramposos ni el algoritmo utilizado para detectarlos”. Sin embargo, el informe de hoy no es lo único que Chess.com ha filtrado en relación con el caso Niemann. Hace unos días se publicó que el gran maestro Max Dlugy, de cuya academia fue alumno Niemann, también había hecho trampas en la plataforma.

Ningún gran maestro de élite ha aportado un solo indicio sólido de que Niemann hiciera algo ilegal en su partida con Carlsen, quien no había perdido en sus 53 partidas anteriores. Por el contrario, varios, como el estadounidense Fabiano Caruana, subcampeón del mundo en 2018, coinciden en que “no hay nada raro” en ella ni en todo el torneo, más allá de que Niemann sorprendiese en su inicio al campeón del mundo con una preparación muy detallada. El único argumento que ha dado el noruego para su acusación es muy subjetivo: que Niemann estaba demasiado relajado en un momento tan crítico.

Magnus Carlsen, durante la partida que perdió ante Niemann el 4 de septiembre
Magnus Carlsen, durante la partida que perdió ante Niemann el 4 de septiembreFULLER

Desde ese día, las redes se han llenado de análisis, especulaciones y opiniones sobre todas las partidas conocidas de la carrera de Niemann, resaltando que algunas son “demasiado brillantes”, que ha subido mucho en la lista mundial en poco tiempo o que un porcentaje enorme de sus movimientos coinciden con los preferidos por las máquinas en la misma posición. A pesar de que los intereses comerciales de Chess.com se limitan al ajedrez por internet, el informe filtrado contiene también un cuadro en el que se indica que el progreso de Niemann en partidas presenciales entre los 11 y los 19 años es el mayor de la historia, aunque recalca que no acusa al joven americano de hacer trampas también en partidas presenciales.

En realidad, lo muy llamativo en la carrera de Niemann está en los últimos tres años, cuando pasó de la barrera de los 2.500 puntos hasta rondar los 2.700 en la actualidad. Niño superdotado y muy brillante en el ajedrez desde su adolescencia, Niemann necesitó dos años para pasar de 2.300 a 2.400, y otros dos para llegar a los 2.500, lo que puede considerarse peor de lo normal en un portento. El experto más prestigioso del mundo en trampas en ajedrez, el matemático Ken Reagan, no ha encontrado ningún indicio de trampas en su trayectoria. Lo mismo ocurre con dos prestigiosos grandes maestros que la han analizado a fondo, Jonathan Rowson y Jacob Aagard (quien además entrenó a Niemann durante dos años). Ambos consideran que el acusado tiene mucho talento, pero es muy irregular. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) ha abierto una investigación sobre el caso, en la que analizará la acusación contra Niemann, pero también el comportamiento de Carlsen, quien se rindió tras realizar solo una jugada en la siguiente partida, rápida por internet, frente a Niemann.

Está previsto que Niemann dispute desde el jueves un torneo durísimo, el Campeonato de Estados Unidos. Su silencio ha sido total desde el día en que admitió haber hecho trampas por internet, pero aseguró que nunca lo hizo en partidas presenciales. “Aprendí la lección del mayor error de mi vida”, sentenció.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS