La crisis del coronavirus
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

¿Qué hemos aprendido de la variante ómicron? Los últimos datos, buenos y malos

La variante ya se expande en Europa y se ha confirmado que es hábil eludiendo nuestras defensas. Su severidad sigue siendo una incógnita. No vamos a volver a la casilla de salida, porque muchos científicos creen que las vacunas seguirán siendo eficaces contra la enfermedad grave, pero la pandemia puede recrudecerse

Imagen al microscopio del virus SARS-CoV-2.
Imagen al microscopio del virus SARS-CoV-2.NIAID-RML via AP

Buenos días. Hoy vuelvo a dedicar la newsletter a las novedades sobre ómicron. Apúntate aquí para recibir la siguiente en tu correo 📬.

La nueva variante todavía es una incógnita, pero miles de científicos arrojan luz nueva cada día. Esta es mi lista actualizada de claves sobre la ómicron, con lo que sabemos y lo que no.

1. Se confirma que ómicron se expande deprisa. En Sudáfrica tanto los casos como los ingresos en hospitales están doblándose cada pocos días. El ritmo es más rápido que en la ola anterior.

2. Y la variante también crece rapidísimo por Europa. Una buena referencia es Dinamarca, que secuencia casi todos sus casos de covid. Las infecciones por ómicron han pasado del 0,1% al 3,5% en 10 días, según datos oficiales, y se asume que está transmitiéndose entre la población local. El 75% de los casos son personas vacunadas con dos dosis (en un país con el 77% de gente vacunada).

En el Reino Unido, que también tiene buenos datos, los casos de ómicron también suben exponencialmente. La nueva variante ya supondría un 5% del total de casos. El último informe de la sanidad británica dice que “es probable que se imponga a delta” y que se convierta en la variante dominante en cuatro semanas.

3. Se confirma que la variante escapa a nuestras defensas en cierto grado. Era una sospecha que ahora refuerzan los primeros estudios de laboratorio: los anticuerpos sufren una pérdida drástica de poder neutralizante frente a ómicron, tanto en personas vacunadas como en las que pasaron la enfermedad. La caída es mucho mayor que con otras variantes, y según algunos estudios, casi completa.

¿Qué significa esto? Que las vacunas perderán efectividad contra la infección. Ya sabemos que estar vacunado no evita todos los contagios, y ahora evitarán todavía menos. “Veremos más infecciones en vacunados”, explica en twitter la científica Muge Cevik.

El virus circulará con más facilidad. Y eso es una mala noticia.

Pero, cuidado, esta pérdida de capacidad neutralizante no implica que las vacunas (ni la primera infección) tengan que perder su efectividad contra la enfermedad severa. El sistema inmune es complejo, como hemos ido aprendiendo: “Los anticuerpos son importantes, pero la respuesta inmune es mucho más”, recuerda Cevik. “Y aunque la habilidad de neutralizar el virus es deseable, no es esencial cuando hablamos de proteger contra la enfermedad”.

4. Por tanto, se mantiene una incógnita trascendental: ¿Cómo de severa es la enfermedad que causa ómicron en gente inmunizada? Esto es algo que todavía ignoramos, como subraya el informe británico que mencioné antes: “No hay datos suficientes para hacer ninguna valoración de la protección contra la enfermedad severa, o para valorar la severidad de la enfermedad causada por ómicron”. Hay que esperar a tener datos clínicos. Es decir, hay que esperar que enferme cierta gente por culpa de ómicron, convertir eso en datos, y luego estudiarlos teniendo en cuenta su estado vacunal.

Mientras tanto, los expertos son moderadamente optimistas. “La protección contra la enfermedad severa podría mantenerse razonablemente alta en todos los individuos con inmunidad de base”, explicaba en un hilo el inmunólogo Florian Krammer, que confía en la efectividad de las varias redes de seguridad que tiene nuestro sistema inmune (“Cierta actividad neutralizante residual, anticuerpos no neutralizantes y la respuesta de células T y células B”). Aunque el experto mantiene cautelas: “Esto es una especulación. Veremos”.

Lo que está claro es que, si viene una ola nueva, como piensa el biólogo Trevor Bedford, esta pregunta es acuciante: “Cualquiera que sea el nivel de severidad [de la variante], eso determinará como de mala va a ser la ola inevitable de ómicron”.

5. ¿Has escuchado que ómicron es menos grave? Cuidado con este mensaje, porque puede ser un espejismo. Todavía se desconoce como de severa es la enfermedad con la nueva variante.

El problema es el siguiente. Es cierto que la ola de ómicron en Sudáfrica está causando menos ingresos hospitalarios por cada caso conocido, en comparación con delta. La gente que llega a los hospitales con síntomas más suaves. Pero de esas observaciones no podemos inferir que la nueva variante sea intrínsecamente más leve. Porque la explicación puede ser, simplemente, que ómicron infecta a más gente con inmunidad parcial.

La paradoja se ve mejor con este esquema que ha preparado Mariano Zafra, basado en el original de Natalie E. Dean, profesora de bioestadística:

Una proporción mayor de los casos con ómicron son vacunados o reinfecciones, como recuerda Bedford. Esa gente está más protegida de enfermar de gravedad. “Eso puede explicar en gran medida (o por completo) la reducción de la severidad que se ha observado hasta ahora”. Esta explicación alternativa seguiría siendo una buena noticia, aunque una diferente: ómicron no sería menos grave, pero estaríamos viendo la inmunidad funcionando contra ella.

6. Un empujón a las dosis de refuerzo. Los estudios de anticuerpos han dejado otra buena noticia: la pérdida de capacidad neutralizante contra ómicron es menor en dos grupos de personas: en lo que llaman híbridos (gente que pasó la enfermedad y luego se vacunó) y en los vacunados con tres dosis.

Es un argumento a favor de las dosis adicionales. Lo ha subrayado el epidemiólogo Christian Drosten: “No pinta bien para los vacunados dos veces. La tercera dosis es necesaria”. Es una ventaja a sumar a las ya confirmadas contra delta: la tercera dosis reduce las infecciones, la enfermedad grave y la mortalidad.

El informe británico que mencioné antes acaba con este mensaje: “La vacunación es crítica para ayudar a reforzar nuestras defensas contra enfermar gravemente con esta variante; por favor, consigue tu primera, segunda o tercera dosis lo antes posible”.

7. No vamos a volver a la casilla de salida, pero la pandemia sí puede recrudecerse. En 2019 el coronavirus penetró una población desprevenida, que no estaba inmunizada contra él. Desde entonces hemos levantado una inmunización potente con vacunas y primeras infecciones, y aunque esas defensas sean menos efectivas contra ómicron, no van a desaparecer: “La protección frente la enfermedad severa probablemente se mantendrá”, explica Muge Cevik.

Las vacunas van a seguir protegiéndonos. Puede que no al 100%, pero presumiblemente lo harán en un grado elevado. Se espera que la protección sea significativa con dos dosis y aún mejor con tres. Esas son las buenas noticias.

Las malas es que la pandemia se puede complicar igualmente.

Lo hará, claro está, si las vacunas pierden más efectividad de la prevista. Pero ómicron puede ser problemática aunque eso no ocurra. Lo explicaba el inmunólogo Krammer: “Si se expande ampliamente —y los signos dicen que lo hará— veremos otra ola. La ola será menos severa en número de muertes, porque mucha gente tendrá inmunidad parcial. Pero como hemos visto con la ola delta, incluso en poblaciones muy vacunadas, el virus encuentra a aquellos que son vulnerables y causa mucho daño”.

Si ómicron acaba saltando entre gente vacunada, los contagios se podrían disparar. Y aunque esa gente esté muy protegida, una fuerte oleada tendrá costes. Un virus que está en todas partes acaba por encontrar víctimas, personas con inmunidad limitada o comprometida, gente sin vacunar, gente mayor o inmunodeprimida, a las que el virus todavía puede causarles una enfermedad grave.

Más historias

👏 1. El despliegue de salud pública en el Reino Unido

Otro ejemplo de su trabajo impresionante. Hace una semana enumeraron los estudios que usarán para caracterizar la nueva cepa: una lista de 30 análisis diferentes, a realizar por una docena de organismos diferentes, incluidas varias universidades. Había de todo. Análisis de filogenia, rastreo de contactos, datos clínicos por estado vacunal, severidad en animales, neutralización, reinfecciones en personal sanitario, y ocho formas diferentes de estudiar la efectividad de las vacunas.

💶 2. El desigual reparto de la riqueza

En España, un 1% de la población tiene el 25% del patrimonio y el 10% concentra hasta el 60%. Son datos del último informe del World Inequality Lab, que resumió Lluis Pellicer para EL PAÍS.

🤖 3. Otra impresionante red neuronal

Se llama NÜWA, la ha desarrollado Microsoft y es capaz de generar imágenes nuevas o modificarlas como le pidas. Sabe hacer ocho tareas diferentes con resultados bastante impresionantes.

Puede crear imágenes solo a partir de un texto. Mirad por ejemplo lo que pasa cuando le pides “un perro llevando un sombrero de Santa Claus tumbado en la cama”.

Ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft
Ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft

También puede completar bosquejos como estos de abajo (fijaos en el reflejo de los árboles en el agua):

Otro ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft
Otro ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft

Y hasta puedes darle una imagen y explicarle con una frase de texto como quieres que la manipule:

Tercer ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft
Tercer ejemplo de resultados de la red neuronal NÜWA, desarrollada por Microsoft

¿Nos ayudas? Si te gusta, nos resulta muy útil cuando reenvías la newsletter a tus contactos o le dices a un amigo que se apunte. Basta registrarse aquí y es gratis. Puedes escribirme con ideas, comentarios o pistas a mi correo (kllaneras@elpais.es) o por Twitter (@kikollan).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Kiko Llaneras

Es periodista de datos en EL PAÍS y doctor en ingeniería. Antes de llegar al periódico en 2016 era profesor en la Universitat de Girona y en la Politécnica de Valencia. Escribe una newsletter semanal, con explicaciones y gráficos del día a día, y acaba de publicar el libro ‘Piensa claro: Ocho reglas para descifrar el mundo’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS