Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Alguien duda de que hay que ir en contra del ‘despatarre masculino’?

Usuarios, en contra de la campaña del Ayuntamiento de Madrid, crean #MadridSinSheBagging para denunciar que las mujeres también ocupan espacio con sus bolsos

Ben Affleck, sentado con las piernas más abiertas que su por entonces pareja, Jennifer Lopez, en un partido de Los Angeles Lakers.
Ben Affleck, sentado con las piernas más abiertas que su por entonces pareja, Jennifer Lopez, en un partido de Los Angeles Lakers. Getty

Es una de esa nuevas polémicas que día sí y día tambien incendian las redes. Esta vez, se trata del manspreading o, lo que es lo mismo, pero en castellano, el despatarre masculino. Esa tendencia que generalmente tienen los hombres a sentarse en el transporte público con las piernas abiertas, ocupando más espacio del que les corresponde. Ahora, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que, dentro de los nuevos paneles informativos que está elaborando la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y que incluirán 14 normas y consejos de comportamiento, uno de ellos es contra esta práctica. Bajo la foto aparece el lema: "Respeta el espacio de los demás".

Dos combativas feministas responden: "Sí, es machista. Es la actitud de ocupar todo el espacio público" (Nuria Varela). "Sobre todo es de mala educación" (Lucía Lijtmaer)

Aunque en ningún lugar de dicha pegatina se señala que ese consejo vaya dirigido en exclusiva a los hombres y el dibujo que lo representa es exactamente el mismo que en el resto de normas, lo cierto es que el término que se utiliza para esta práctica -manspreading o despatarre masculino- los alude directamente. Por ello, no han tardado en aparecer, principalmente en redes sociales pero también en columnas de prensa, voces masculinas que se defienden señalando, en muchos casos con fotos, que este fenómeno no es exclusivo de hombres y que en ocasiones las mujeres ocupan el asiento contiguo con sus bolsos. Hay hasta quien ha utilizado la etiqueta en Twitter de #MadridSinSheBagging (que se podría traducir como: "Madrid sin mujeres avasallando con el bolso").

Desde luego, este no es un fenómeno nuevo. Las advertencias en transportes públicos para evitar esta práctica se dan ya en otros lugares, como Nueva York, en donde los consejos aparecen en los paneles informativos. Fue precisamente allí donde pillaron al actor Tom Hanks en una clara actitud de despatarre. Y eso fue hace dos años.

En ICON, preguntamos a cuatro feministas por esta práctica, entre otras cosas. Se trata de June Fernández, coordinadora de la revista Pikara Magazine; Nuria Varela, periodista y autora de libros como Feminismo para principiantes, La voz ignorada o Íbamos a ser reinas; Barbijaputa, tuitera feminista, escritora y columnista de eldiario.es; y Lucía Lijtmaer, periodista y escritora. Esto es lo que piensan sobre el despatarre masculino.

¿Es machista sentarse en el metro o el autobús con las piernas abiertas, ocupando más espacio que una mujer?

Barbijaputa: "Obviamente es machista. Y es una práctica que solo ejercen ellos: ocupar más espacio del que necesitan y ponerse cómodos en un espacio que es de todas, aunque así invadan el espacio que nos corresponde a nosotras. Eso es machista a más no poder".

June Fernández: "Esa tendencia es resultado de una socialización en la que desde la infancia a los hombres se les permite ocupar más espacio que a las mujeres. Desde niñas se nos insta a cerrar las piernas, porque en nosotras ese gesto se considera indecoroso. Pensemos en el patio del colegio: lo habitual que es que esté acaparado por los niños jugando al fútbol, mientras que las niñas quedan en los márgenes. En inglés se utiliza la expresión manspreading, traducida a menudo como 'despatarre'; quien abre las piernas en el metro no lo hace por machismo, sino por una inercia derivada de que está acostumbrado a ocupar mucho espacio con total tranquilidad".

Nuria Varela: "Sí, es machista. Es la actitud de ocupar todo el espacio público".

Lucía Lijtmaer: "Sobre todo, es de mala educación".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información