Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vía de recuperación

El PSOE vuelve al segundo puesto en una tendencia aún pendiente de la renovación

Javier Fernández, en la capilla ardiente de Carme Chacón en la sede del PSOE en Madrid.
Javier Fernández, en la capilla ardiente de Carme Chacón en la sede del PSOE en Madrid.

El nuevo sondeo del CIS no muestra un vuelco sorprendente en las intenciones de voto de los españoles, pero sí arroja luz sobre una tendencia creciente que se manifestó en enero y que ha dado señales de consolidación: el PSOE recupera la segunda posición en las encuestas, en un avance de gran importancia psicológica para sus simpatizantes tras el traumático proceso sufrido después de varios reveses electorales.

El Partido Socialista, que cayó a un 22,7% en las elecciones de junio con Pedro Sánchez como secretario general, se desplomó en noviembre hasta el 17% en las encuestas. En enero, tras la dimisión de Sánchez como consecuencia de la derrota de su posición en el partido y ya bajo responsabilidad de la gestora, remontó hasta el 18,6%, aunque perdió la segunda posición. Ahora son el 19,9% de los encuestados los que votarían al PSOE, que deja a Unidos Podemos en tercera posición, con un 19,7%. El presidente de la gestora, Javier Fernández, se ve además premiado, como en enero, con una alta valoración entre los líderes de alcance nacional.

El sondeo del CIS fue realizado a comienzos de abril, cuando aún no había estallado el caso Lezo, que ha llevado a la cárcel al expresidente Ignacio González y provocado la dimisión de Esperanza Aguirre. El PP, que obtuvo un 33% de votos en junio y en el sondeo de enero, ha perdido 1,5 puntos, una penalización muy escasa ante el tamaño de los escándalos, pero en sintonía con una oposición en dificultades. El sondeo realizado por Metroscopia en plena Operación Lezo recoge una pérdida de 7,4 puntos en la Comunidad de Madrid, una cifra seguramente más acorde con el estado de ánimo actual.

Mientras el PSOE no complete la renovación de su liderazgo con las primarias del próximo 21 de mayo y abrace una línea visible como alternativa de Gobierno, seguirá lastrado por una expectativa de voto muy por debajo de lo que le corresponde como fuerza central de la política española. Solo así se puede explicar que el PP mantenga un primer puesto tan indiscutido. Tanto el PP como Ciudadanos (que sube 2,5 puntos) y Podemos han completado sus congresos. Cuando el PSOE lo haga, y si el desenlace le lleva a poder ofrecer opciones de gobierno serias, viables y creíbles, será capaz de regresar a una posición plenamente competitiva.

A diferencia de PP y Ciudadanos, Podemos no ha logrado capitalizar su proceso de Vistalegre. Por el contrario, el partido de Pablo Iglesias parece pagar la purga de Íñigo Errejón y sus seguidores, la radicalización ideológica y su apuesta por una línea de estridencia y gestualidad. El sondeo aporta así avisos importantes a PP y Podemos, y una señal de esperanza a un PSOE en vías de recuperación.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.