Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes para una victoria de Le Pen

Desde la perspectiva de la Unión, una presidenta hostil al proyecto europeo podría ser incluso más destructiva que el ‘Brexit’. Abandonar el espacio Schengen de libre circulación y la eurozona forman parte de sus objetivos. Hay que estar preparados

Planes para una victoria de Le Pen

Tras la inesperada decisión británica de abandonar la Unión Europea y el también inesperado triunfo de Donald Trump en la elecciones presidenciales estadounidenses del año pasado, tal vez usted piense que las cancillerías europeas habrán elaborado planes de contingencia detallados para una victoria del ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen en las elecciones presidenciales francesas. Si es así, se equivoca.

Al parecer, la idea de un triunfo de Le Pen es tan aterradora y tan amenazante para el futuro de Europa, que muchos prefieren no pensar en ella ni hacer planes al respecto. Pero esa amenaza es precisamente la razón por la que Europa debe pensar seriamente en la posibilidad de que Le Pen gane la elección, por improbable que parezca.

No hay duda de que como presidenta de Francia, Le Pen podría dañar seriamente el proyecto europeo. Se ha posicionado como la antítesis de la canciller alemana Angela Merkel, y juró abandonar el espacio Schengen de libre circulación y la eurozona. En cuanto a la UE en sí, Le Pen promete seguir los pasos del Reino Unido: renegociar las condiciones de permanencia y luego llamar a un referendo sobre el acuerdo. Si la Unión Europea rechaza sus exigencias de reformas, promoverá la salida de Francia.

Pero entre el Brexit y el Frexit habría importantes diferencias. Mientras muchos euroescépticos británicos imaginan un Reino Unido globalizado comerciando con el mundo, Marine Le Pen quiere introducir políticas proteccionistas. En lugar de apertura, Le Pen (que ahora se dice gaullista) quiere profundizar relaciones de “gran potencia” con Rusia y Estados Unidos, y hace hincapié en defender los valores cristianos “tradicionales” y combatir al terrorismo en el contexto de un orden mundial multipolar.

En pos de estos objetivos, Le Pen promete aumentar el gasto de defensa de Francia hasta el 3% del PIB (el valor de referencia para la OTAN es 2%), dejando en claro a los votantes que ninguna parte de ese gasto se usará para apoyar misiones de estabilización en África. En este sentido, una victoria del Frente Nacional de Le Pen equivaldría a una ruptura no sólo con la postura mayoritaria europea, sino también con la orientación estratégica de Francia en las últimas décadas.

Es verdad que las encuestas de opinión todavía favorecen al independiente de centro Emmanuel Macron para la segunda vuelta. Pero muchos temen que sus simpatizantes no muestren tanto entusiasmo como los de Le Pen para salir a votar.

Salió del gueto de la extrema derecha seduciendo a funcionarios, mujeres y católicos

El apoyo popular a Le Pen se mantuvo bastante constante en los últimos meses; su ventaja en las encuestas de opinión para la primera vuelta sigue estable, mientras la política francesa se ve sacudida por escándalos y desconfianza. Esta tormenta política perfecta hizo que el sistema bipartidista francés se fragmentara en un esquema cuatripartito y dejó a los favoritos prácticamente fuera de carrera, mientras que a Marine Le Pen todo esto no le afecó de manera notable.

Las razones del ascenso de Le Pen tienen que ver tanto con su reinvención del Frente Nacional como con el entorno político externo. Le Pen consiguió salir del gueto de la extrema derecha, con una estrategia general formulada por su aliado Florian Philippot, que apunta a aumentar el atractivo del Frente en grupos clave que antes lo evitaban, especialmente los funcionarios públicos, las mujeres y los católicos.

Philippot viene promoviendo este plan con la afirmación de que el Frente Nacional “no es ni de izquierda ni de derecha” y trabajando para sentar las bases de un Gobierno de Le Pen; en este sentido, está tratando de crear una nueva élite política que cumpla funciones en un Gobierno del Frente Nacional y que ayude a superar la resistencia del “Estado profundo” francés a la agenda del partido. Y ha estado explorando los límites de lo que un presidente puede y no puede hacer sin permiso del Parlamento (por ejemplo, convocar referendos).

En comparación con Le Pen y su equipo, la cúpula europea se ve terriblemente mal preparada. Es verdad que tantas incógnitas ponen un límite a los planes que se pueden hacer públicos; de hecho, en este momento, hacer declaraciones concretas puede incluso ser contraproducente. Pero eso no implica que resulte suficiente advertir simplemente que una victoria de Le Pen supondría el fin de la Unión Europea, y no hacer nada más.

En vez de eso, los dirigentes europeos deberían analizar su capacidad de manejarse con una presidencia de Le Pen. Incluso si triunfa, le costará conseguir mayoría parlamentaria, de modo que podría terminar en lo que los franceses sugerentemente llaman cohabitation con un Parlamento y un primer ministro hostiles. ¿Pueden los otros Gobiernos de la UE crear una coalición informal con esos elementos del Gobierno francés?

Incluso si triunfa, le costará conseguir una mayoría parlamentaria, y tendrá que ‘cohabitar’

La Unión Europea también debe empezar a pensar en la respuesta que tendrá que dar a la petición de Marine Le Pen de renegociar las condiciones de permanencia, y ver hasta qué punto puede resistir sus intentos de separar a Francia del resto de Europa. ¿Debe la Comisión Europea desarrollar planes propios para el supuesto de que Francia abandone la eurozona y el espacio Schengen?

Incluso puede haber razones para que los dirigentes europeos faciliten la retirada francesa de la UE, para evitar así que Le Pen trate de desmantelarla desde dentro aliándose con líderes de la laya del primer ministro húngaro Viktor Orban. Es sin duda una posibilidad que se debe considerar.

Decir que son cuestiones difíciles es decir poco. Pero se trata precisamente de eso: poner negro sobre blanco cuanto pueda venir servirá de prueba de lo disruptiva que podría ser una victoria de Marine Le Pen. De hecho, desde la perspectiva de la UE, una presidenta hostil en Francia (el país de Jean Monnet) sería mucho más destructiva que el Brexit.

Si algo aprendimos del annus horribilis que fue 2016 es que las encuestas de opinión pueden equivocarse. En vez de cerrar los ojos y esperar que esta vez los encuestadores tengan razón, la UE debería hacer planes incluso para la peor de las hipótesis. Tal vez nunca haya que implementarlos, pero hay que prepararlos ahora, para no lamentar más tarde su falta.

Mark Leonard es el director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.
Traducción: Esteban Flamini.
@ Project Syndicate, 2017.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.