Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penúltimos nazis en la Tierra

La verdad de los nazis no se extingue con su muerte

Michael Karkoc, excomandante de las SS, en 2014. AP

En una entrevista que le hizo Der Spiegel en 2005, Oskar Gröning dijo que él había sido “una pieza más del engranaje” del nazismo. Es una expresión conocida: actúa como disolvente. Para entonces Gröning tenía 83 años y había sido encontrado cerca de Hamburgo; medio siglo antes se ocupaba de registrar las pertenencias de los prisioneros de Auschwitz. Rehabilitado tras la guerra (informó de haber pertenecido a las SS, pero no dijo que había estado en Auschwitz) un día discutió con un compañero de un club de filatelia —las ocupaciones posteriores de los nazis suelen tener un punto poético y son comunes a las de terroristas: el etarra Antxon coleccionaba mariposas—. En ese club un hombre se quejó a Gröning de que el negacionismo fuese ilegal y le dio un panfleto que Gröning devolvió con frases suyas a mano: “Yo vi todo, las cámaras de gas, las cremaciones, el proceso de selección. Un millón y medio de judíos fueron asesinados en Auschwitz. Yo estuve allí”.

Gröning salió a la luz, reconoció su responsabilidad en el juicio, dijo que nunca había matado a nadie y se declaró parte del sistema, que es el asunto central de Eichmann en Jerusalén y uno de los puntos más incómodos de la burocracia del Estado cuando el Estado se dedica al exterminio. Para callar a un bebé que no paraba de llorar, dijo a Der Spiegel, vio a un soldado de las SS agarrarlo de las piernas y golpearle la cabeza varias veces contra un camión. Ante la percepción de un proceso burocrático inherente a cualquier Estado, en el que todos forman parte de una cadena, el propio Göring desmontaba con su testimonio la excepcionalidad del “engranaje”.

¿Hasta cuándo se seguirán cazando nazis? Un viejo reportaje de The Washington Post calculó que hasta 2040 podría seguir algún nazi vivo. Con una edad de corte de 16 años cuando cometieron los crímenes, o sea nacidos alrededor de 1928, alguno podría vivir hasta los 110 años.

Gröning dijo que se sentía culpable de los crímenes pero que no los había cometido. Michael Karkoc, el último nazi encontrado hace tres años en Minnesota como carpintero jubilado, no se siente culpable de los crímenes pero sí los cometió: fue uno de los responsables de matanzas en pueblos polacos. Tiene 98 años. Dice que no estuvo allí: entre nazis la responsabilidad se desvía o se niega. La verdad, sin embargo, no se extingue con su muerte. Tampoco el engranaje. Lo recuerda la historia y sus herederos, que el año pasado se manifestaron en Madrid con las esvásticas tapadas y las ideas al aire. En 2040 tendrán media vida por delante.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.