Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los adolescentes españoles pasan más dos horas al día frente a una pantalla

El dispositivo más utilizado entre los chicos de nueve a 17 años es la consola, mientras que en las chicas es la televisión

Un grupo de niños juegan con videoconsolas

Las cifras no engañan y son alarmantes. El 48,4% de los niños y adolescentes españoles pasa más de dos horas delante de la pantalla entre semana, subiendo al 84%, los fines de semana, esta es la principal conclusión del estudio Sedentarismo en niños y adolescentes españoles: resultados del estudio científico ANIBES, publicado en la revista internacional BMC Public Health y coordinado por la Fundación Española de Nutrición (FEN). Estos resultados superan los recomendados por la Academia de Pediatría de Estados Unidos que sitúa las dos horas delante de una pantalla al día como límite para los menores. Los sujetos a estudio tenían entre nueve y 17 años y se analizaron los hábitos de sedentarismo, así como la disponibilidad de dispositivos electrónicos que hay en los hogares, y cuáles son los determinantes del exceso de tiempo pasado delante de una pantalla. Los factores a medición fueron datos antropométricos, la ingesta de macronutrientes y micronutrientes y sus fuentes, así como el nivel de actividad física y datos socioeconómicos de la población.

“Sin tener en cuenta el uso de Internet para el estudio, tanto los niños como los adolescentes españoles pasan más tiempo delante de una pantalla durante los fines de semana que en los días de entresemana”, incide la doctora Marcela González-Gross, directora del grupo de investigación ImFine y catedrática de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, en un comunicado. “La edad parece ser un determinante importante de un estilo de vida sedentario, ya que el grupo de adolescentes pasaba un mayor tiempo delante de la pantalla en comparación con el de los niños”, explica la investigadora.

Además, el 30% de ellos tenía tele, consola u ordenador en su cuarto. “Esto nos hace ver que las nuevas generaciones hacen un uso elevado de las nuevas tecnologías”, apunta González-Gross. “El dispositivo más utilizado entre la población masculina de entre nueve y 17 años es la consola, mientras que en la población femenina es la televisión”.

Los adolescentes españoles y la actividad física

Según los datos incluidos en el estudio científico ANIBES, “un 55,4 % de los niños y adolescentes españoles de entre nueve y 17 años no cumple las recomendaciones internacionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de actividad física”, explica la doctora. La OMS recomienda para los niños y jóvenes que la actividad física consista en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias, con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares. “Los niños y jóvenes de cinco a 17 años deben invertir como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa. La actividad física que supere este tiempo reportará un beneficio aún mayor para la salud. Y la actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica”, subraya el organismo internacional.

“En España se ha producido una tendencia decreciente en los desplazamientos activos al colegio y se debería potenciar la actividad física de intensidad moderada a vigorosa, así como el desplazamiento activo a la escuela (andando principalmente), entre otras actividades”, subrayan los autores.

"Teniendo en cuenta estos resultados, efectivamente, desde Salud Pública se debe hacer un esfuerzo diferenciado para incidir en ambos comportamientos: por una parte para disminuir el tiempo que niños y adolescentes pasan sentados por otras razones ajenas al estudio y, por otra, para aumentar la práctica de actividad física”, concluye González-Gross, en el texto.

Conclusiones

Tras el análisis, los investigadores ponen el foco en la importancia de reducir las actividades y comportamientos sedentarios y “en la necesidad de un mayor esfuerzo para disminuir el tiempo que niños y adolescentes pasan sentados más allá del estudio”. “Los resultados también sugieren que el fin de semana es un objetivo prioritario para llevar a cabo intervenciones que permitan pasar menos tiempo delante de una pantalla”. Y reclaman la promoción de actividades en diferentes ámbitos (familia, colegio o comunidad) como alternativas a esos largos periodos que niños y adolescentes pasan sentados en su tiempo de ocio.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información