Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El blog de EL PAÍS contra las noticias falsas se abre a los lectores

'Hechos' anima a participar en la tarea de desvelar informaciones que no son ciertas

Cristiano Ronaldo, con su Lamborghini Aventador sin alerón, en una foto de su Instagram.
Cristiano Ronaldo, con su Lamborghini Aventador sin alerón, en una foto de su Instagram.

La noticia sobre el futbolista Cristiano Ronaldo y su Lamborghini abandonado en Navacerrada o la afirmación de Donald Trump de que los estadounidenses ya no viajan a París por miedo resultaron ser historias falsas. En la primera, un cúmulo de supuestos hechos obvios y una cadena de medios digitales citándose los unos a los otros hicieron que lo que nunca pasó se convirtiera en una noticia viral. En el caso del presidente de Estados Unidos, la única fuente era “un amigo” que resultó no estar bien informado.

Son solo dos ejemplos de los casos que periodistas de EL PAÍS han desmentido y aclarado en el blog Hechos, un espacio que acaba de nacer con el objetivo de desacreditar historias falsas, de comprobar sin son verdaderas las afirmaciones que los políticos o figuras capaces de influir en la opinión pública lanzan constantemente a los ciudadanos y de evitar que noticias incorrectas e inexactas pasen por ciertas.

La preocupación por la difusión de bulos y su impacto en la sociedad es creciente. Un buen ejemplo sobre cómo los engaños son capaces de calar en la opinión pública es el caso Nadia, la niña con tricotiodistrofia cuya enfermedad reportó cientos de miles de euros a su familia provenientes de la solidaridad ciudadana hasta que periodistas de EL PAÍS, el blog Malaprensa y la web Hipertextual destaparon el negocio que su padre construyó en torno a la enfermedad de su hija.

Pero no es la única mentira que ha pasado como cierta. En un momento en el que los líderes populistas intentan acabar con la construcción europea, han llegado a circular noticias que aseguraban que los alemanes abandonaban su país por miedo a los refugiados musulmanes o que el Gobierno sueco apoyaba al autoproclamado Estado Islámico. Todo falso.

El mejor antídoto contra la mentira y la media verdad que a veces se amparan en el vertiginoso ritmo informativo que imponen Internet y las redes sociales es el periodismo. Solo el contraste de los datos y de los hechos con fuentes de primera mano garantiza la veracidad de las informaciones.

Desde el blog Hechos animamos a los lectores a participar en la tarea de contrarrestar el efecto de las informaciones falsas enviando un correo electrónico a hechos@elpais.es con sugerencias de aquello que intuyan que no es del todo cierto.

Más información