Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

30 ciudades españolas se unen al rechazo de la Europa Fortaleza

Al cumplirse un año de la marcha europea por los derechos de los refugiados, nuevas protestas denuncian la situación

 Marcha a favor de los refugiados en Barcelona.
Marcha a favor de los refugiados en Barcelona.

De 2000 a 2013 más de 23.000 personas murieron en el Mediterráneo según The Migrants Files, más de 5.000 personas han fallecido solo en el 2016, otras 272 en lo que va de año según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones). Nuestro Mediterráneo es una fosa común.

El pasado 18 de este mes la ciudad de Barcelona mostró su solidaridad con las personas refugiadas y migrantes denunciando, a su vez, las políticas migratorias y de asilo que se han empeñado en no cumplir los compromisos de acogida. Miles de personas salieron a las calles reclamando al Gobierno y a la Unión Europea la pasividad, obstáculo y excusas que se han traducido en las muertes de personas refugiadas y migrantes en su desesperado intento de llegar a esa Europa que en su momento se cimentó en valores de solidaridad, cooperación y derechos humanos. La Unión Europea se traiciona a sí misma al haber sido creada para encontrar otra solución a sus conflictos que no fuese la guerra declarando la guerra a los refugiados.

La política migratoria europea, a parte de costosa, es represiva, no tiene en cuenta los derechos humanos, está basado en la securitización, control, externalización y militarización de las fronteras provocando que las personas refugiadas y migrantes tengan que recurrir a traficantes tomando rutas cada vez más peligrosas para llegar a territorio europeo al haberse cerrado los canales legales y seguros. Frontex (La Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión Europea) cumple esta función de proteger las fronteras teniendo a la Operación Tritón como una de sus herramientas.Tritón reemplazó a la operación italiana Mare Nostrum que se lanzó tras la tragedia de Lampedusa en 2013 cuando 368 personas murieron ahogadas. La finalidad de Mare Nostrum era la búsqueda y rescate de la personas en peligro (salvó la vida a más de 155.000 personas hasta el 2014), la de Tritón es el control fronterizo, anteponiendose este control al salvamento. Al no existir una operación de rescate europeo diversas ONG y organizaciones están realizando esta labor, como Proactiva Open Arms quienes están salvando vidas con aportaciones económicas por parte de la ciudadanía solidaria mientras Europa destina millones de euros a reforzar las fronteras.

En esta lógica de control de fronteras se establece el acuerdo con Turquía que el próximo mes cumple un año, un acuerdo vergonzoso donde la UE viola el principio de non refoulement (no devolución) que aparece en la Convención de Ginebra de 1951 como garantía imprescindible del derecho de asilo. Lo viola porque envían a los refugiados llegados a Grecia a Turquía que no es un país seguro, que no asegura los derechos fundamentales de los refugiados ya que con anterioridad ha devuelto refugiados a Siria como han denunciado organizaciones como Amnistía Internacional. En la Declaración se menciona que Turquía tomará las medidas necesarias para evitar nuevas rutas marítimas y terrestres ¿Quiénes vigilarán que estas medidas no escapen del marco legal y del marco de los derechos humanos? Esto genera que las personas refugiadas tengan que tomar vías cada vez menos seguras. Con este acuerdo Europa envía el trabajo sucio a Turquía que se ve condicionado o chantajeado por Europa con la promesa de estar más cerca de formar parte de la Unión Europea. Turquía acepta esto por intereses geopolíticos y geoeconómicos.

Más de 70 organizaciones convocan a concentrarse el domingo 26 de Febrero a las 17:30 en Madrid frente al Ministerio de Asuntos Exteriores  

Esta posición europea de control, además, alimenta la narrativa y el discurso hegemónico que analizan y señalan a las personas migrantes y refugiadas como un problema y amenaza, ofreciendo la respuesta a este problema a través de la protección de nuestras fronteras respaldando así medidas como las vallas y concertinas en nuestra Frontera Sur o los Centros de Internamiento de Extranjeros en nuestras ciudades.

Ante esta situación más de 70 organizaciones convocan a concentrarse el domingo 26 de Febrero a las 17:30 en Madrid frente al Ministerio de Asuntos Exteriores para protestar contra la Europa Fortaleza y reclamar vías seguras para las personas migrantes y refugiadas. En el manifiesto que han publicado señalan algunas exigencias: “Pasaje seguro es el grito que hoy nos une a los pueblos de Europa, exigiendo a los gobiernos el establecimiento de rutas seguras para las cientos de miles de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y buscar un lugar donde rehacer sus vidas. La suspensión de acuerdos de control fronterizo, retorno y readmisión con países que no respetan los Derechos Humanos; la implementación de políticas de acogida; la derogación del Convenio de Dublín; y la sustitución de Frontex por una misión de rescate en el Mar Mediterráneo”.