Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por un puñado de dólares

¿Por qué ponerte un sueldo de 400.000 cuando te puedes bajar los impuestos por cuatro millones?

Donald Trump durante un acto de campaña en el hotel Hilton Midtown de Nueva York.rn rn
Donald Trump durante un acto de campaña en el hotel Hilton Midtown de Nueva York. AFP

Qué piensan que debe ganar al año el presidente de EE UU? Hablamos de alguien elegido por unos 60 millones de personas para dirigir un país de 325 millones de habitantes. Su economía es la más grande en términos nominales, su moneda, el dólar, es la divisa de referencia y sus empresas copan las lista de las diez primeras del mundo. Además de dirigir el país, el presidente es el comandante en jefe de un ejército de 1,4 millones de soldados cuyo presupuesto es mayor que la suma del de los siguientes siete ejércitos más grandes del mundo. Para rematar la faena, es el responsable último de un arsenal de unas 7.100 cabezas nucleares.

Todo eso lo venía haciendo Obama por unos 400.000 dólares al año, unos 371.000 euros, casa, coche, helicóptero, 747, teléfono y ordenador personal incluido. Pero el señor presidente electo Donald Trump, como tantos otros populistas, lo primero que ha hecho es anunciar que renuncia gozosamente a su sueldo y se lo deja en un simbólico dólar (parece que hay una norma que impide ser presidente gratis). Con ello quiere decir a sus conciudadanos americanos que él no está allí por el dinero, que esa no es su motivación, pues ya tiene suficiente.

No hay nada que ensucie más la política que el empeño de limpiarla de una forma tan cínica y falsa como la planteada por Trump, un hombre que alardea de lo barato que le va a costar su presidencia al contribuyente americano a la vez que se niega a hacer pública la información sobre su patrimonio con la absurda excusa de que sus cuentas están siendo auditadas. Lo que sí sabemos son los cientos de miles de dólares que ha escamoteado en impuestos gracias al abuso de técnicas de ingeniería fiscal. Y los miles de millones de impuestos que van a dejar de pagar los más ricos y las empresas a partir del primer día que Trump llegue a la presidencia.

No le falta razón a Trump. ¿Por qué ponerte un sueldo de 400.000 cuando te puedes bajar los impuestos por cuatro millones? Sus cuatro años van a costar al mundo cuatro dólares. Lo que Sergio Leone hizo al wéstern, Trump ya se lo ha hecho a la política democrática. Spaghetti politics @jitorreblanca

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.