Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo y Máxima de Holanda ‘se equivocan’ de avión

Critican a los monarcas por volar a Australia y Nueva Zelanda con Emirates y haber rechazado la aerolínea holandesa KLM por cara y lenta

Guillermo y Máxima de Holanda, en una ceremonia en un memorial por los soldados caídos en Wellington, Nueva Zelanda..
Guillermo y Máxima de Holanda, en una ceremonia en un memorial por los soldados caídos en Wellington, Nueva Zelanda.. Getty Images

“Volar a Australia y Nueva Zelanda con Emirates es más rápido y barato que con KLM”. La frase parece un guiño de la primera compañía, propiedad del Gobierno de Dubái, para ganarle terreno a su competidora holandesa. Sin embargo, es lo que ha dicho este miércoles el rey Guillermo Alejandro de Orange, que se encuentra en visita de Estado en las antípodas con su esposa, Máxima de Holanda. La explicación ha disgustado a la Asociación Holandesa de Pilotos, porque “en lugar de abordar un aparato de las líneas aéreas nacionales, nuestro monarca ha optado por viajar desde Europa con uno de los mayores rivales de KLM, que la está destruyendo”. “Estamos enfadados y defraudados, y nos parece muy extraño que se incline por un enemigo de KLM”, han hecho saber.

Guillemor y Máxima de Holanda, este miércoles en Nueva Zelanda. ampliar foto
Guillemor y Máxima de Holanda, este miércoles en Nueva Zelanda.

Los detalles del viaje aportados por el servicio de información de la casa real holandesa tampoco han mejorado las cosas. Incluso han molestado todavía más a los pilotos al desvelar que el avión oficial del Gobierno holandés, denominado KBX (Koningin Beatrix, reina Beatriz, en holandés), voló vacío a Australia. El Ejecutivo australiano ofreció uno gratis para cubrir las escalas internas de los reyes holandeses, pero la casa real asegura que no bastaba. “Hubiera sido necesario alquilar una aeronave adicional, dadas las numerosas paradas y el volumen del equipaje. Como ese alquiler equivalía al gasto producido por el KBX, se ha decidido llevarlo”, señalan sus portavoces. El rey Guillermo tiene, además, licencia de vuelo y lo ha pilotado. “Por motivos de imagen y para darle mayor brillo a sus apariciones una vez allí”, añaden. La oposición parlamentaria no ha tardado en contestar. “Es un disparate que ha costado al menos 250.000 euros y la consiguiente polución atmosférica”, claman liberales de izquierda, socialistas radicales y el partido ecologista.

Guillermo y Máxima de Holanda, el pasado 1 de noviembre, el primer día de su viaje de Estado por Australia y Nueva Zelanda. ampliar foto
Guillermo y Máxima de Holanda, el pasado 1 de noviembre, el primer día de su viaje de Estado por Australia y Nueva Zelanda.

El viaje ha coincidido con la publicación de una nueva biografía de la antigua reina Juliana, abuela de Guillermo. Titulada Juliana, soberana en un mundo de hombres, deja en mal lugar a su esposo, el príncipe Bernardo. Según Jolande Withuis, la autora, “Bernardo la trataba con poca delicadeza en público y en privado, a pesar de que ella siempre estuvo enamorada y esperó que la situación se arreglara”. También relata “las escapadas de Bernardo, que no se frenaba con el personal de Palacio”. La princesa Irene, segunda hija de la expareja real holandesa, se ha sentido “muy dolida” con el libro. “La escritora es historiadora y la gente cree leer verdades, cuando solo interpreta pensamientos de otras personas sin haber estado presente”, ha lamentado. Desde Australia, Guillermo de Orange también se ha pronunciado: “Yo quiero y respeto mucho a mis abuelos y no pienso leer ese libro”.

Los reyes de Holanda, frente a la ópera de Sídney, el pasado 3 de noviembre. ampliar foto
Los reyes de Holanda, frente a la ópera de Sídney, el pasado 3 de noviembre.

Más información