Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cohete de SpaceX explota en Cabo Cañaveral antes de despegar

El incidente del Falcon 9 ha dejado una cortina de humo en el cielo. No hay ningún herido, según la compañía

La explosión de un cohete ha dejado una cortina de humo en Florida.

Un cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX ha estallado este jueves antes del lanzamiento en Cabo Cañaveral (Florida). El incidente ha sacudido los edificios cercanos y ha dejado una cortina de humo en el cielo.

El vehículo y su carga han quedado totalmente destruidos, según ha confirmado la empresa en Twitter. "La plataforma de lanzamiento estaba vacía y no ha habido ningún herido", ha asegurado la compañía. El accidente ha sucedido durante una prueba técnica de lanzamiento previa al despegue, que estaba previsto para este sábado, y "se ha debido a una anomalía en la plataforma de despegue".

"No hay ninguna amenaza para la población en general", ha informado a través de Twitter la oficina de emergencias del condado de Brevard, donde se encuentran las instalaciones.

Elon Musk, emprendedor y fundador de Tesla y SpaceX, planeaba lanzar el que sería su noveno cohete al espacio desde una plataforma cercana al Centro Espacial Kennedy de la NASA. El artefacto transportaba un satélite de comunicaciones de la empresa israelí Spacecom entre cuyos clientes está Facebook para dar servicio a la iniciativa Internet.org.

Con la puesta en marcha de SpaceX, fundada en 2002, Musk persigue ser un líder del transporte espacial privado. En la actualidad, la compañía tiene un contrato multimillonario como proveedor de la NASA. El accidente llega pocos días antes de que Musk tuviese planeado presentar su ambicioso plan para llevar humanos a Marte, otro de sus objetivos declarados.

Musk se disputa con otras compañías el desarrollo de una nueva generación de cohetes reutilizables. Una de ellas es Blue Origin, fundada por el creador de Amazon Jeff Bezos, y que ya ha logrado aterrizajes exitosos en varias ocasiones.

En abril de este año, SpaceX consiguió que un cohete lanzado al espacio aterrizase posteriormente en una plataforma flotante en el océano. La firma llevaba casi un año y medio persiguiendo este objetivo, que abre una nueva etapa en la carrera espacial con vehículos de varios usos. En las ocasiones precedentes, los cohetes lograron aterrizar en las plataformas marítimas, pero lo hicieron con demasiada fuerza y se destruyeron. En uno de esos intentos, un cohete estalló a los dos minutos de despegar cuando llevaba suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Más información