Selecciona Edición
Iniciar sesión

Economía circular: propósito para 2016

La actitud de coger, fabricar y tirar se está pasando de moda. Ha llegado el momento de que Europa se tome en serio el concepto de reciclar, reparar, reutilizar

Un hombre recolecta botellas para reciclar en Indonesia.

Cuando se enfrenta a un cambio, la mayor parte de la gente dedica un momento a analizar el pasado. Muchos de nosotros nos prometemos llevar una vida más saludable, comer mejor y hacer más ejercicio, pero no somos los únicos que necesitamos cambiar. También debemos pensar en el mundo que nos rodea.

Nuestro planeta se está calentando, algunas especies están desapareciendo y los recursos son cada vez más escasos. En un mundo en el que la población crece cada día y el nivel de vida sigue aumentando, necesitamos un modelo económico diferente. Necesitamos una economía circular.

Mantener los materiales en circulación dentro de la economía aliviará la presión sobre los recursos y el medio ambiente, y creará oportunidades de negocio. Puede dar lugar a una nueva generación de empresas europeas que fabriquen productos y servicios limpios que se vendan en todo el mundo. Puede crear empleos locales y diversos por toda Europa, en el diseño ecológico, la prevención de residuos, la reparación y reciclaje, así como nuevos servicios basados en el alquiler o el uso compartido de productos. Una economía de este tipo reportaría un ahorro anual de 600.000 millones de euros a las empresas de la UE y reduciría las emisiones totales anuales de gases de efecto invernadero entre un 2%y 4%.

Pero tener buenos propósitos no es suficiente. Por este motivo, la Comisión Europea ha adoptado un plan de acción para que Europa avance hacia una economía más circular con propuestas de diseño, producción, consumo, reciclaje y vuelta a la producción. También se incluyen propuestas para nuevos objetivos de reciclaje.

La mayoría de las personas repararían y reutilizarían más si supieran cómo hacerlo. ¿No sabe dónde puede llevar sus vaqueros o sus muebles cuando ha llegado la hora de cambiarlos? ¿Le gustaría disponer de una guía sobre cómo o dónde reparar sus productos? ¿Qué le parecería obtener un incentivo financiero por devolver productos usados, de manera que los materiales y las piezas pudieran utilizarse de nuevo?

Mantener los materiales en circulación dentro de la economía aliviará la presión sobre los recursos y el medio ambiente, y creará oportunidades de negocio

Creemos que los consumidores y las empresas deberían tener esta información. Queremos que los fabricantes diseñen productos que duren más y sean más fáciles de reparar. También queremos que a los fabricantes les merezca la pena desde el punto de vista económico diseñar los productos de esta manera. Para que esto ocurra, estudiaremos atentamente los incentivos que impulsen la fabricación de productos más fáciles de desmontar, como por ejemplo las televisiones de pantalla plana, a fin de que no acaben en el vertedero con el consiguiente desperdicio de materiales valiosos.

Es mucho lo que está en juego. La UE tira actualmente alrededor de 600 millones de toneladas de desechos cada año. Por otra parte, mientras que las tasas de reciclaje alcanzan el 80% en algunos países, en otros están por debajo del 5%. En España, en 2013 solo se recicló un 30% de los residuos urbanos, una cifra bastante inferior al promedio del 43% de la UE. Lo que proponemos es un plan para aumentar ese dato mientras se siguen teniendo en cuenta las diferencias entre los Estados miembro.

La UE está ya bastante avanzada en las tecnologías de eficiencia energética, de bajas emisiones de carbono y uso eficiente de los recursos, y tenemos que aprovechar esta ventaja competitiva. Quienes están en mejor situación para realizar este cambio son nuestras pequeñas y medianas empresas, y muchas ya están preparadas para seguir adelante.

La financiación de la UE puede ayudar. Con el fin de reforzar la innovación relacionada con la economía circular y atraer a los inversores, la UE está movilizando los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos y el emblemático Programa Marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020; también está trabajando estrechamente con el Banco Europeo de Inversiones. La iniciativa Industria 2020 en la economía circular subvencionará con más de 650 millones de euros los proyectos de demostración innovadores. La Comisión también guiará las futuras inversiones, dirigiéndolas a opciones más ecológicas, con una retirada progresiva de las inversiones en actividades no sostenibles.

Una economía circular podría ser nuestro propósito más inteligente para 2016. Ha llegado la hora de empezar a transformar nuestra economía de manera que se reduzcan los costes para las empresas, se cree empleo y se limpie nuestro medio ambiente. Este es un propósito que merece la pena mantener.

Karmenu Vella es comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marinos y Pesca.