Selecciona Edición
Iniciar sesión

Europa lanza su misión para buscar vida en Marte

Arranca la primera fase del proyecto ExoMars, que pretende buscar signos de vida presente o pasada en el planeta rojo

Baikonur (Kazajastán)
La misión despega del cosmódromo de Baikonur. KIRILL KUDRYAVTSEV AFP

La misión ExoMars de la Agencia Espacial Europea (ESA), la primera que lanza esta agencia con destino a la superficie de Marte, ha partido esta mañana desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajstán). En esta misión viaja el módulo Schiaparelli, que deberá posarse sobre la superficie de Marte a finales de este año.

La misión cuenta con la colaboración de Roscosmos, la agencia espacial rusa. Ambos organismos intentarán resolver la vieja pregunta de si hubo alguna vez vida en el planeta rojo. Para ello, ExoMars es, en realidad, dos misiones. La primera de ellas, la que se ha lanzado hoy, consta de un orbitador --Trace Gas Orbiter (TGO)-- y de un módulo que demostrará tecnologías de entrada, descenso y aterrizaje en la superficie marciana (EDM). La segunda de estas misiones volará hacia el planeta en 2018 y desplegará allí un rover. En palabras de Leo Metcalfe, responsable científico de ExoMars, "conjuntamente, las misiones de 2016 y 2018 ayudarán a comprender mejor la evolución y la habitabilidad de Marte".

Según ha explicado la ESA, está previsto que la primera parte de ExoMars llegue a su destino el próximo mes de octubre. Su primera tarea allí será "dejar caer" el EDM, apodado Schiaparelli,  sobre la superficie, tres días antes de alcanzar la atmósfera marciana, y estudiar su descenso.

Schiaparelli utilizará la técnica del aerofrenado para reducir su velocidad lo suficiente para poder iniciar su descenso hacia la superficie marciana con garantías. En dicha caída estará asistido por un paracaídas y por un sistema de cohetes que terminarán de frenarlo para que aterrice de forma segura. Mars Express y uno de los orbitadores de la NASA en Marte servirán como puente de comunicaciones entre el módulo en la superficie y el control de misión en la Tierra.

Una vez esta primera parte de la misión se haya completado, TGO entrará ya en su órbita para las operaciones científicas, a 400 kilómetros de altitud. Su principal objetivo será estudiar la presencia de metano y de otros gases (como vapor de agua u óxidos de nitrógeno) que puedan apuntar a un origen biológico, buscando sus lugares de origen y la naturaleza de sus fuentes de emisión.

Imagen del momento del despegue del cohete.

La presencia de metano en la atmósfera de Marte, por muy pequeña que sea, es uno de los enigmas que los científicos tienen más interés en resolver. La vida media del gas es corta en escalas de tiempo geológicas, y las diferentes misiones que lo han detectado han descubierto también que su cantidad varía en el tiempo y según su localización, informa la ESA.

Para que se haya encontrado metano en la atmósfera marciana periódicamente, los científicos apuntan que tiene que haber una fuente de emisión en la superficie que lo "reponga" en la atmósfera de forma regular, y es la naturaleza de dicha fuente de emisión lo que ExoMars puede ayudar a descubrir.

TGO realizará, asimismo, modelos atmosféricos del planeta más detallados y confeccionará mapas del hidrógeno presente en el subsuelo de Marte que pueden ayudar a elegir los lugares de aterrizaje de futuras misiones, pues pueden indicar reservas ocultas de hielo de agua.

Preparando el terreno

Esta primera misión ExoMars tiene unos claros objetivos científicos de estudio de la atmósfera marciana pero, al mismo tiempo, también servirá para preparar el terreno a futuras exploraciones del planeta rojo. La labor de Schiaparelli de demostración de la tecnología para el descenso y aterrizaje, especialmente de la capacidad para controlar su orientación y velocidad en el contacto con la superficie, será muy útil para la misión de retorno de muestras programada para 2020.

Trace Gas Orbiter, por su parte, se mantendrá estudiando el planeta durante, como mínimo, un año marciano (un poco menos de dos años terrestres), y para sus observaciones utilizará cuatro instrumentos: NOMAD, que incluye dos espectrómetros de infrarrojo y uno ultravioleta para la identificación de los componentes en la atmósfera de Marte; ACS, que estudiará la estructura y la química de la atmósfera; CaSSIS, una cámara de alta resolución para ayudar a identificar las fuentes de los gases detectados en la atmósfera, y FREND, un detector de neutrones para mapear el hidrógeno en la superficie y en el subsuelo de Marte.

Participación española

En NOMAD participa el Instituto de Astrofísica de Andalucía como co-investigador principal, además de responsabilizarse de la interfaz SINBAD del instrumento. Julio Rodríguez, del IAA/CSIC, explica que "el diseño, desarrollo y test de SINBAD es responsabilidad del IAA, así como el soporte al equipo del IP durante toda la misión", y añade que "el equipo técnico en el IAA está formado por ocho personas entre ingenieros y físicos, además de un personal técnico de montaje".

Rodríguez señala, además, que "desea caracterizar la alta atmósfera de Marte, una región de gran interés en la actualidad y que los datos futuros de NOMAD y ACS pueden ayudar a conocerla mucho mejor".

El módulo Schiaparelli también incluye una carga científica, llamada DREAMS, que medirá, entre otras cosas, la velocidad del viento y su dirección, la presión y la temperatura cerca de la superficie y, también, estudiará el campo eléctrico en la superficie marciana y la concentración de polvo en la atmósfera. De este modo, se espera aprender más sobre la formación de las tormentas de arena del planeta.

Del mismo modo, Thales Alenia Space España será la compañía encargada del desarrollo y suministro de la electrónica de control del vehículo 'Rover'. "Es un orgullo poder colaborar en un programa tan complejo y ambicioso como ExoMars, que contribuirá al avance del conocimiento científico sobre el planeta Marte y servirá de marco de pruebas tecnológicas para futuras misiones de exploración", ha apuntado su consejero delegado, Eduardo Bellido.

Finalmente, la compañía SENER ha sido la responsable de las estructuras y mecanismos del módulo que aterriza en Marte (SPSSM, por sus siglas en inglés) y del mecanismo de separación de su escudo frontal (FSSM). Además, ha diseñado y construido el equipo de verificación en tierra (SCOE) para el subsistema de guiado, navegación y control de Schiaparelli.

Más información