Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Vuelve Irina Shayk al natural

La modelo rusa regresa a Intimissimi, la firma de lencería con la que debutó hace una década

Irina Shayk es una de las grandes modelos de lencería y ahora vuelve más sensual que nunca a posar en ropa interior. La modelo rusa se ha mostrado eufórica a través de su cuenta de Instagram al anunciar que vuelve a protagonizar una campaña de Intimissimi, la firma italiana que le dio su primera gran oportunidad en 2006. Diez años después, Shayk vuelve a sus raíces de modelo de lencería y se convierte en la protagonista de la marca que le dio reconocimiento internacional antes de ser famosa en todo el mundo por ser pareja del futbolista Cristiano Ronaldo, con quien estuvo alrededor de tres años.

Su carrera ha cambiado mucho en esta década. La modelo se dice "agradecida" por todo lo que ha conseguido. Parte de su éxito se remonta a cuando, con solo 14 años, tuvo que afrontar la muerte de su padre: "Me vi obligada a ayudar a mi familia, es como si mi padre hubiese entrado dentro de mí (...). Todo lo que he conquistado en esta vida depende de lo que sucedió en esos días y cuando me dicen que la historia de mi familia es triste porque yo era pobre y no podría comer todos los días yo respondo siempre que, si hubiese tenido todo, como ocurre a los demás, no hubiera llegado hasta aquí", ha dicho a la revista Vanity Fair.

El fotógrafo estadounidense Sante D'Orazio ha retratado a la joven con conjuntos negros y con una actitud natural y sensual. El secreto de Shayk para lucir perfecta en ropa interior es la seguridad que tiene en sí misma. "Me siento la mujer más sexy del mundo cuando soy yo misma, sin peinados ni maquillaje", ha contado a Vogue. Para la top rusa, "cuando se trata de ropa interior, no hay reglas". Aunque deslumbre en las fotografías, cuando más disfruta de los conjuntos lenceros es en su intimidad: "Me encanta ver la ropa interior en las pasarelas, pero personalmente creo que lo mejor es reservarla para el dormitorio", confiesa.

La modelo Irina Shayk. CORDON PRESS

En lo profesional, Irina Shayk vive un gran momento. Hace solo dos meses dio el salto a la alta costura de la mano de Givenchy, con quien ya desfiló en la Semana de la Moda de París. En el plano personal hay más interrogantes. A comienzos del año pasado vivió una dramática ruptura con Cristiano Ronaldo, con quien dijo haberse sentido "fea e insegura".

Solo cuatro meses después, oficializó su relación con el actor estadounidense Bradly Cooper. Pero los rumores de ruptura también sobrevuelan a la pareja. El medio británico The Sun aseguró el mes pasado que la relación se había roto y, una vez más, la razón podría ser la enemistad entre la rusa y la madre del intérprete, lo mismo que le sucedió con la progenitora de Cristiano.

Más información