Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La inteligencia artificial gana el primer asalto al campeón de Go

Un programa de Google derrota al mejor humano en el tablero más difícil para las máquinas

El campeón del mundo, Lee Sedol, realiza el movimiento inicial de su primera partida contra la máquina. REUTERS

Veinte años y un mes después de la primera derrota de Kaspárov contra Deep Blue, se ha vuelto a repetir la historia en el tablero más difícil para la inteligencia artificial, el Go, el ajedrez oriental. En su primera partida, el programa desarrollado por Google Deepmind ha tumbado en tres horas y media al campeón mundial de Go, el surcoreano Lee Sedol, marcando un nuevo hito en la historia de los cerebros artificiales. Este programa, AlphaGo, ya había demostrado sus capacidades al vencer al campeón europeo como primer paso hacia su gran reclamo: ser mejor que el mejor de los humanos en un juego que hasta ahora siempre se le había resistido a la inteligencia artificial.

'AlphaGo' es un cerebro que aprende de los datos, que se retroalimenta jugando contra sí mismo para perfeccionarse

No es un juego muy popular en Occidente, pero había despertado una gran expectación en países como China, Japón y Corea del Sur. Sedol lleva una década considerado el mejor jugador de esta disciplina, una especie de juego de ajedrez que nació hace al menos 2.500 años y que practican 40 millones de personas. Ahora, el campeón surcoreano tiene cuatro partidas más (hay un premio de un millón de dólares para el vencedor) para demostrar que los humanos tienen todavía algo que decir en el Go, un juego que consiste en ir colocando piedras blancas y negras en un tablero en forma de rejilla con el objetivo de apoderarse de la mayor parte del territorio.

"No pensé que AlphaGo podría jugar de una manera tan perfecta", dijo Lee Sedon después de la partida, según recoge Reuters. Y añadió: "Me gustaría expresar mi respeto a los programadores por desarrollar un programa tan increíble".

Transmitido en vivo por televisiones y seguido por miles de personas en Youtube, el encuentro entre AlphaGo fue una nueva muestra de sus extraordinarias capacidades, basadas en la vanguardia del desarrollo computacional: es una máquina capaz de pensar intuitivamente, de elegir visualmente las mejores opciones y de enseñarse a sí misma con la práctica. Algunos expertos en inteligencia artificial pensaban que quedaban décadas para vencer a los humanos en el Go cuando se consiguió.

La mayor fortaleza de este programa es su capacidad para tomar decisiones complejas analizando únicamente las más interesantes, al contrario que su predecesor Deep Blue, que tenía que revisar todas las posibles combinaciones usando fuerza bruta computacional. Se espera que esta capacidad del ordenador, competente para enseñarse a sí mismo, ayude a revolucionar los diagnósticos en medicina, la economía o la ciencia del clima.

Más información