Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Así vivía Cayetana de Alba en Las Dueñas

El palacio sevillano, el último refugio de la duquesa, se ha convertido en museo

El salón de la gitana, en el Palacio de Dueñas, en Sevilla.

Los limoneros del patio en el que nació Antonio Machado en 1875 dan brillo al palacio de Las Dueñas, en Sevilla. Sus frutos, recordados por el célebre poeta, maduran en terrenos que podrán ser visitados dentro de dos semanas. Será cuando el XIX duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, abra las puertas de su segunda residencia al público por primera vez de forma permanente y convierta el edificio, levantado en el siglo XV y remodelado después para adecuarse al gusto renacentista, en una casa-museo. Patios, jardines, artesonados, yeserías, esculturas, cuadros y tapices forjarán un recorrido en los 1.900 metros cuadrados que podrán visitarse en el conjunto, declarado Bien de Interés Cultural.

Una gitana de bronce contoneándose, obra del artista valenciano Mariano Benlliure, da la bienvenida a uno de los salones abiertos desde Semana Santa. En un espacio flanqueado por tapices y artesonados policromados por el que pasaron personalidades como Alfonso XIII, Marconi, Jacqueline Kennedy o Grace Kelly, los visitantes podrán recrear la vida de la familia de Alba. "Nuestra premisa ha sido no intervenir. Mantener el estado esencial del edificio, que no se notara que hemos pasado, teníamos el mandato de conservar su estado como estaba. El duque de Alba ha estado muy implicado en el proyecto y tiene muchas ganas de abrir el palacio", ha declarado Ricardo Gascó, gerente del proyecto, durante la presentación a los medios este viernes en Sevilla.

Entre los espacios abiertos al público, estará el salón de Carteles, que reúne reclamos de las fiestas de primavera de Sevilla y Jerez desde el siglo XIX, la antecapilla y la capilla del complejo, varios patios, el salón de lectura y el tablao en el que Cayetana de Alba, que pasó sus últimos días de vida en el edificio, bailaba flamenco con su maestro Enrique El cojo. "Una casa vivida es una casa mantenida. La conservación está impecable, la intervención se ha basado en renovar las instalaciones eléctricas, montar sistemas de vigilancia e incendios y algunas cuestiones técnicas más", ha declarado Enrique Bonet, museógrafo del proyecto.

De las 600 piezas dispuestas durante el recorrido, entre las que se encuentran esculturas romanas, jarrones, tapices flamencos, mobiliario y pinturas como Epifanía de Luca Giordano o Santa Catalina entre santos, de Neri di Bicci, habrá señalización con información en español e inglés para 60 de ellas. "Esta iniciativa supone para Sevilla un importante enriquecimiento en su oferta de turismo y cultural, no solo por la familia Alba, también por Machado y sus rincones. Es una satisfacción que esta joya se sume a la ciudad en un periodo alcista como la Semana Santa", ha declarado el delegado de Cultura, Antonio Muñoz, en el acto. Una vez concretada su fecha de apertura, las entradas podrán adquirirse a un precio general de ocho euros, y podrá visitarse todos los días del año excepto los días 1 y 6 de enero, y 25 de diciembre.

Más información