Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los autónomos tienen más riesgo de bajas por trastornos mentales

Un estudio revela que el factor que más asociado a las incapacidades temporales por trastornos mentales es el régimen de cotización

Ser autónomo es un factor de riesgo para acabar con una baja médica de larga duración por un trastorno mental. De hecho, las personas que trabajan por su cuenta tienen el doble de posibilidades que un asalariado de necesitar una incapacidad temporal. A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores del servicio de psiquiatría del Hospital de Bellvitge de Barcelona. El estudio, que según aseguran es el más grande realizado en España sobre bajas laborales y salud mental, revela que el factor más asociado a las bajas laborales no es, en contra de lo previsible, la propia enfermedad, sino el régimen de cotización del trabajador.

Los expertos han demostrado que los factores médicos no son los únicos elementos que influyen en una incapacidad temporal. El contexto socioeconómico desempeña un papel capital a la hora de solicitar una baja médica por trastorno mental: ser autónomo, tener más de 50 años o trabajar en la construcción son elementos que aumentan la posibilidad de necesitar una incapacidad laboral de larga duración. "Los resultados indican que las bajas por trastorno mental no se explican solo por motivos médicos, sino que, aparte de la gravedad del trastorno, hay otros factores demográficos y sociolaborales que también influyen de manera significativa en la duración de la incapacidad temporal", apunta la doctora Eva Real, directora del estudio.

Los investigadores analizaron una muestra de 7.112 trabajadores de la provincia de Barcelona que precisaron una baja por trastorno mental entre 2008 y 2012, los años más duros de la crisis. De ellos, el 42% eran incapacidades temporales de larga duración. El análisis realizado por los investigadores reveló que la edad y el régimen de cotización eran los elementos diferenciales más representativos entre las bajas cortas y las largas. "Vimos que la gente que trabajaba por cuenta ajena tenía el doble de riesgo de necesitar una baja de larga duración por trastorno mental que los trabajadores por cuenta de otro", señala la directora del estudio. Entre los pacientes que son asalariados, lo que marca la diferencia es si disponen de un contrato de duración determinada u obra y servicio en vez de un contrato indefinido. A mayor inestabilidad, más bajas prolongadas.

Ser autónomo, tener más de 50 años o trabajar en la construcción son elementos que aumentan la posibilidad de necesitar una baja de larga duración

La edad y el sector laboral también influyen a la hora de estimar la duración de las bajas. "A mayor edad, más problemas de salud mental y bajas más largas. También por sectores, la gente que trabajaba en la construcción y en el sector inmobiliario necesitaba bajas más largas por trastorno mental. Y este es un elemento que está muy relacionado con la situación socioeconómica que estaba sucediendo en España en ese momento", apunta Real.  

La psiquiatra lamenta que los resultados de la investigación no evalúen las causas, pero apunta una posible explicación. "Esto es especulativo, pero probablemente los autónomos están sometidos a una situación de mayor vulnerabilidad que un trabajador por cuenta ajena. Además, los autónomos cobran menos cuando están de baja, lo que puede suponer que aguanten más tiempo sus problemas de salud mental hasta que no pueden más y cuando piden la baja el problema ya se ha agravado", sostiene.

En cuanto a los criterios estrictamente médicos, no había diferencias entre las dolencias de uno u otro grupo. El equipo de investigación estudió todo un abanico de trastornos mentales (desde ansiedad y depresión hasta trastornos bipolares y esquizofrenia) y la única asociación clara que detectaron es que los trastornos psicóticos y de personalidad se asocian más a las bajas largas y los trastornos de ansiedad a las cortas.

Más información