Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cómo se define un disparo en la alcaldía de Nueva York

La estadística sobre incidentes armados, y su presunto descenso, despierta polémica

Hace años que Nueva York se quitó de ese estigma de Fort Apache que reflejó el cine de los ochenta, con una controvertida mano dura de los alcaldes mediante, pero las últimas estadísticas sobre disparos han abierto la polémica sobre si la seguridad en la ciudad está mejorando en los últimos tiempos tanto como se dice.

Hay singularidad en la forma de contar los sucesos con armas: si los disparos no producen víctimas ni traspasan la ropa de nadie, no se registran como disparos. Es más, si alguien resulta herido en un tiroteo, pero la causa de ese daño no es la bala, sino, por ejemplo, los cristales rotos, tampoco cuenta como tal.

Esto es lo que ha llevado al anterior comisario del cuerpo, Ray Kelly, a plantear recientemente que las estadísticas no reflejan fielmente la realidad. No deja de sorprender, dijo, que las autoridades cuenten menos disparos, pero más muertes por armas. Además, advierte de que los casos pendientes de investigación no se registran como homicidios.

El actual comisario jefe de la policía de Nueva York, William Bratton, replica que la metodología utilizada por el cuerpo está en vigor desde 1994 y, por tanto, fue también la usada en el último mandato de Ray Kelly (de 2002 a 2013). Aunque no cuenten como disparos, además, sí forman parte de la categoría de “agresiones graves”, que es la oficial del FBI.

Los disparos son un apartado dentro de esa gran categoría que se empezó a desagregar en los noventa, cuando Nueva York aún era un incendio permanente. Bratton saca pecho: en 1993 hubo 5.200 sucesos con disparos, en 1998 bajó a 3.500 y en 2015 ha quedado en 1.130. En global, los delitos han menguado un 1,7% respecto a 2014. Un 5,8% en dos años.

Pero la vieja polémica que sigue escociendo en la Gran Manzana es si los métodos para lograrlo se han suavizado, tal y como el nuevo alcalde, Bill de Blasio, prometió en su momento.