¿Triunfó el boicot a Tarantino?

La policía de Nueva York considera que el fracaso cinematográfico de 'Los odiosos ocho' se debe al llamamiento que hicieron a la audiencia para que no acudiera a ver la película

Los odiosos ocho no han sabido encontrar el amor del público. La última película de Quentin Tarantino es por el momento el estreno menos taquillero del realizador de Pulp Fiction. Con un presupuesto de 40 millones su recaudación mundial hasta el momento no llega a los 55. Y según la policía, ellos son los culpables. Representantes del Sindicato de la Policía de Nueva York consideran que el fracaso de Tarantino es su victoria, el resultado del llamamiento al boicot que hicieron las fuerzas del orden tras los comentarios del realizador. En el transcurso de una manifestación contra la brutalidad policial Tarantino dejó claro que tenía que llamar “asesinos” a quienes lo son. Sus palabras, pronunciadas el 24 de octubre, corrieron como la pólvora y diferentes organizaciones policiales se sumaron a la guerra contra la película cuando todavía no se había estrenado. Ahora Patrick J. Lynch, presidente de la Asociación de los Patrulleros de la Benevolencia de Nueva York y el primero en llamar al rechazo, asegura que su misión está cumplida. “Con un millón de agentes por todo el país que tienen familias y amigos que les apoyan, su impacto es inmenso”, declaró al periódico New York Post.

Existen otras versiones del fracaso económico del último filme de Tarantino, un western con una elevada carga de violencia y 187 minutos de duración. The Weinstein Company, productores y distribuidores de la cinta, culpan de la poca taquilla al éxito sin precedentes de La guerra de las galaxias Episodio VIIEl despertar de la Fuerza. La odisea galáctica dejó a Los odiosos ocho sin muchas de las salas donde el filme tenía previsto su estreno, especialmente aquellas preparadas para proyectar en 70 milímetros, el formato deseado de Tarantino que quería recuperar con este título la experiencia de ir al cine.

Más información