Guillermo y Enrique descubren las debilidades de su padre

Los hijos de Carlos de Inglaterra hablan de su mala caligrafía, de su inoportuna risa y de sus meteduras de pata

Este año que empieza se presenta estresante para Carlos de Inglaterra. En 2016 su madre cumplirá 90 años, y aunque Isabel II está en perfecto de salud, cada vez hay más presión para que el príncipe de Gales asuma más responsabilidades y demuestre que puede ser un buen rey, o al menos uno competente. Por otra parte los británicos siguen preguntándose si Camilla, la esposa de Carlos, su antigua amante y la mujer que rompió su matrimonio con Lady Di será finalmente coronada reina de Inglaterra cuando su marido suba al trono.

Es el momento oportuno para una operación de relaciones públicas que aumente la popularidad de Carlos de Inglaterra. Justo en este momento la cadena británica ITV ha emitido un documental que conmemora 40 años del Prince’s Trust, una organización benéfica fundada por Carlos que ayuda a jóvenes vulnerables o desfavorecidos a continuar sus estudios o a acceder al mercado laboral.

Guillermo y Enrique quisieron echar un cable a su padre y participaron en la grabación con una entrevista conjunta. Los príncipes revelaron que su progenitor les hace pasar vergüenza cuando rompe a reír en los momentos menos oportunos, normalmente durante compromisos oficiales y funciones escolares. Enrique desveló que la familia, en especial el políticamente incorrecto duque de Edimburgo, disfruta de los fallos de organización en sus encuentros con el público.

Carlos de Inglaterra plantando un árbol. CORDON PRESS

La mala caligrafía de Carlos fue otro de los motivos de mofa de los hermanos, que no acertaban a entender las misivas paternas que les llegaban a Eton, el internado de élite donde ambos estudiaron. Guillermo por su parte confesó que desde que es padre se emociona más a menudo, y que le angustia la idea de no ver crecer a sus hijos Jorge y Carlota. Teniendo en cuenta la repercusión de las declaraciones de los príncipes en las redes sociales, la entrevista ha sido todo un éxito promocional.

Camilla también aportó su granito de arena en cámara y se mostró “muy orgullosa” del trabajo de su marido. No se olvidó de recalcar la gran energía que conserva el príncipe de Gales a sus 67 años. Algo que sin duda necesitará si accede al trono como el monarca más longevo de la historia británica.

Los presentadores del documental, el famoso dúo televisivo Ant and Dec siguieron a Carlos a lo largo de 12 meses. Durante los 90 minutos de metraje el heredero al trono británico hace alarde de una envidiable colección de pañuelos de bolsillo, ejerce de anfitrión en fiestas amenizadas con un arpa, y recorre una prisión con el lenguaje corporal de un pulpo en un garaje. En una ocasión invita a los presentadores a ver películas caseras de su infancia en un cine privado decorado con una foto gigante de la reina madre.

Las recientes inundaciones que han afectado a varios puntos de la geografía británica también han causado desperfectos en los jardines del príncipe en Birkhall cerca del castillo escocés de Balmoral.