Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿España ayuda bien o mal?

Ocho visiones de 35 años de cooperación española ahora que tendrá que adaptarse a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas

El especial La cooperación española desde el terreno aborda qué se hace y se consigue en el mundo con el dinero de los impuestos que se dedican al desarrollo de países menos avanzados que España. Ocho expertos —políticos, cooperantes, académicos— aportaron su opinión acerca de cuál es la situación actual de esta política internacional y cómo debe evolucionar para cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ratificados en la ONU el pasado septiembre.

Estas son sus opiniones acompañadas de la interpretación gráfica del ilustrador Lusmore Dauda acerca de los temas que tratan.

Un momento crucial

Lourdes Benavides (oxfam intermón)

¿Serán los nuevos objetivos capaces de hacernos mejores, más ambiciosos y universales en nuestra cooperación internacional?

Este año que termina, 2015, ha sido testigo de un cambio sustancial en las expectativas de desarrollo global. España ha tenido un papel importante en la construcción de la Agenda 2030, con nuevos objetivos de desarrollo sostenible definidos bajo el auspicio de Naciones Unidas, y ahora nuestro país tiene por delante ante sí el reto de impulsar los cambios necesarios dentro y fuera...

Sigue aquí.

África no es el futuro de la cooperación

ALBERTO VIRELLA

Las sociedades africanas exigen cada vez más a sus gobernantes y estos son elegidos más a menudo en elecciones democráticas. Esto hará que en décadas el tipo de cooperación sea distinto.

Para muchos africanos, individuos y gobiernos, la ayuda internacional es algo a lo que no pueden renunciar, les gustaría hacerlo, pero todavía no pueden. Para muchos europeos, españoles incluidos, esa ayuda está vinculada a la imagen de un África inmutable en su pobreza, hambrunas, conflictos, epidemias y, ahora, de nuevo, a las oleadas migratorias. Esta percepción europea está plagada de estereotipos y prejuicios, es decir, una mezcla de ignorancia pero también de mala fe. Y el mundo de la cooperación no es inmune a ella.

Sigue aquí.

Para un mundo solidario y sostenible

MERCEDES RUÍZ-GIMENEZ (CONGDE)

A pesar de los avances, solo la Ayuda Oficial al Desarrollo es insuficiente. Por eso, cualquier medida que se tome debe venir acompañada de la coherencia de políticas.

Aprender del pasado es de personas sabias. Llegamos al final de una legislatura y es un buen momento para pararse, analizar y planificar el futuro que está a la vuelta de la esquina. Este balance puede permitirnos abrir la puerta a una etapa más positiva que la que dejamos atrás. Siempre y cuando, y ahí está la dosis de sabiduría que debemos garantizar, aprovechemos la experiencia y los aprendizajes que hemos cosechado en el camino. No hay otros cimientos posibles si lo que queremos es construir una política de desarrollo internacional renovada, que contribuya de verdad a un mundo mejor para todas las personas y que sea capaz de dar respuesta efectiva a los múltiples y complejos retos que afrontamos como humanidad.

Sigue aquí.

Tareas para una legislatura

José Antonio Alonso (UCM)

Si se quiere abordar la Agenda para el Desarrollo Sostenible hay que acometer importantes procesos de transformación que afectarán al futuro de nuestro sistema de cooperación.

La nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas, el pasado 25 de Septiembre, convoca a todos, gobiernos y sociedades, a un esfuerzo transformador de gran calado para transitar hacia modelos de desarrollo incluyentes y sostenibles. En relación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la Agenda 2030 comporta dos cambios relevantes. En primer lugar, el ámbito al que remiten los compromisos no se limita al propio de la acción internacional: también es necesario modificar los incentivos y políticas que rigen en el espacio doméstico de cada cual. Todos estamos convocados al cambio. En segundo lugar, por la diversidad de sus metas, incluso a nivel internacional, la Agenda apela al conjunto de las políticas públicas y no, de forma exclusiva, a la ayuda internacional.

Sigue aquí.

Una cooperación basada en el conocimiento

Beatriz Novales (AECID)

Ahora que nos toca empezar a pensar en cómo mejorar la política de desarrollo para el siguiente ciclo político, considero oportuno reflexionar sobre el papel de la investigación.

Desde hace ya varios años los distintos responsables políticos de la cooperación española (CE) se han comprometido en avanzar hacia una cooperación más basada en el aprendizaje y el conocimiento a fin de mejorar su calidad y eficacia, en línea con la tendencia de la ayuda internacional. Tanto el III Plan Director (2009-2012) como el IV Plan Director (2013-2016) señalan que la implantación de un sistema de gestión del conocimiento constituye uno de los principales retos de la CE.

Sigue aquí.

Estratégica y eficaz

Gonzalo Robles (Ex secretario general de cooperación internacional para el desarrollo)

España ha avanzado en momentos muy difíciles para todos los españoles hacia una mejor cooperación con un plan realista y rediseño siguiendo las recomendaciones del CAD.

En la legislatura que ahora finaliza, la primera tarea que abordamos fue la elaboración del IV Plan Director de la Cooperación Española basado en las recomendaciones de la OCDE a través del CAD (Comité de Ayuda al Desarrollo) del Peer Review realizado en noviembre de 2011 y del resultado de la ponencia elaborada en la comisión parlamentaria a finales de la anterior legislatura.

Sigue aquí.

Las tres derrotas de la Cooperación Española

Gonzalo Fanjul (PorCausa)

Esta política ha perdido en tres frentes: presupuestario, político e institucional.

En mayo de este año Mariano Rajoy visitó en Bamako (Mali) al contingente de 120 soldados españoles que participan en la Misión de Entrenamiento de la UE. En las horas que duró el viaje, y del brazo de su Ministro de Defensa, el Presidente declaró la guerra al terrorismo, advirtió del riesgo de la emigración irregular, brindó por el Rey y aprovechó para explicar, en una nación con dos golpes castrenses solo en 2012 y una presencia militar asfixiante, porqué "sin un ejército la libertad es imposible".

Sigue aquí.

La cooperación al desarrollo, solo a hurtadillas

Leire Pajín (ISGLOBAL)

A partir de ahora, subrayaremos de nuevo la importancia de fortalecer en origen las soluciones a los problemas que estallan en destino como las enfermedades globales o el cambio climático.

A escasos días de las elecciones generales, son muchos los debates a los que hemos asistido, en su mayoría relacionados con la crisis económica que nos sigue afectando, el desempleo, la tensión territorial, la vulneración sin precedentes de los derechos civiles (concretada en infamias como la ley mordaza) y, lo más duro de todo, la política de seguridad, una vez que el fanatismo terrorista nos ha vuelto a golpear. En todos estos debates se echa de menos un espacio para discutir nuestra política exterior, y concretamente la política de cooperación. Apenas hemos visto algunos debates sectoriales sobre el tema. Lejos queda ya la cumbre de Naciones Unidas donde, a finales de septiembre, todos los jefes de estado y de gobierno se comprometieron a bombo y platillo con una apuesta por el desarrollo sostenible que supuestamente debe superar en ambición, y por ende en compromiso político y presupuestario, a la agenda del milenio.

Sigue aquí.

Más información