Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania frente a los refugiados, las dos caras de la moneda

Mientras los políticos debatían soluciones a lo que está sucediendo con la inmigración, la gente de la calle, de la cultura, los famosos decidieron responder ante la impotencia. Y lo que hoy está sucediendo en Alemania es alentador.

El cineasta Michael Simon de Normier lidera una de las iniciativas de ayuda para los inmigrantes. Todo participante debe hacer algo, aportar algo.
El cineasta Michael Simon de Normier lidera una de las iniciativas de ayuda para los inmigrantes. Todo participante debe hacer algo, aportar algo.

Los titulares de los diarios alemanes en los últimos meses han estado ocupados por el enorme flujo de refugiados y el repudio de los neo nazis hacia los recién llegados. Han ocurrido episodios graves, como el incendio de sitios preparados para acogerlos, o grupos de radicales de derecha y vecinos protestando ante la llegada de familias enteras huyendo de la guerra y el hambre, en particular en la región alemana del este. Los grupos de extrema derecha son minoritarios en este país, pero son chillones y sus acciones repercuten por ser repulsivas. El pasado jueves dos neo nazis en estado de ebriedad insultaron con palabras obscenas una familia de recién llegados en el subte en Berlín y uno de ellos orinó sobre los dos niños y su madre. El repudio fue unánime. El disgusto y la vergüenza infinitos.

En tanto, mientras los políticos debatían en encontrar soluciones a lo que está sucediendo en el país la gente decidió responder a la impotencia y lo que hoy está sucediendo en Alemania es alentador.

Son cientos las agrupaciones independientes que organizan ayuda para los refugiados. Iniciativas creativas y útiles con respuestas efectivas a las necesidades inminentes. Lo mas interesante de esta sociedad en marcha es que no se puede hablar de un sector social determinado. Desde el desempleado que decide ocupar su tiempo colaborando en el campamento de refugiados, y de esta manera recupera una dignidad que sentía casi perdida, hasta el abogado estrella que va con sus dos hijos pequeños el fin de semana al campo de refugiados a ayudar en una barbacoa par todos.

Se combate el calor agobiante al que están expuestos los refugiados con cientos de personas que traen agua y alimentos frescos. Se organizan todos los días nuevas actividades e iniciativas ya que como la respuesta ha sido masiva es necesario una fuerte cuota de organización para que funcione. Los colaboradores voluntarios se encargan de sortear las donaciones en forma de ropa, artículos de higiene, cochecitos para bebés, juguetes, medicinas. Hay que repartir, cocinar, organizar actividades para los niños y los adolescentes, ayudar a desentrañar el laberinto burocrático alemán a cada uno de los que reciben el primer formulario, buscar traductores, transportar gente, dar cursos de alemán básico y la lista de actividades continúa, es infinito lo que hace falta. “Es intolerable que 80 personas no tengan donde dormir esta noche y es conmovedor que en el giro de 30 minutos a través de las redes sociales se encuentren soluciones” comenta Silvia, una de las tantas voluntarias que se han dado cita para echar una mano en Lageso, en el barrio de Moabit, uno de los varios centros de recibimiento de refugiados en Berlín.

Komi Mizrajim, actor alemán, activista.
Komi Mizrajim, actor alemán, activista.

La gente responde, ofrece, abre sus casa, presta sus cosas, llama sus amigos, pregunta, pide y explica el motivo de sus pedidos en los restaurantes, en los supermercados, en los grandes almacenes, en las farmacias… “la solidaridad es contagiosa” comenta Silvia, sonríe y sigue repartiendo pañales descartables. Con respecto a esta masiva movilización el presidente Joachim Gauck dijo hace pocos días: “Alemania tiene un costado oscuro y lamentable pero afortunadamente también existe el lado luminoso y esperanzador”.

Para evitar el simple accionismo se han creados iniciativas muy interesantes como por ejemplo una oferta de habitaciones para alojar refugiados: Flüchtlinge-willkommen.de (Refugiados, bienvenidos). La pagina web ha sido creada para poner en contacto refugiados que necesitan un sitio para vivir y gente que dispone de ese espacio y lo ofrece. ¡Y funciona!

En la Red se dan todo tipo de datos que ayudan a los voluntarios a ofrecer su ayuda de la mejor manera y en el sitio mas cercano. En la pagina “wie-kann-ich-helfen.info” se enumeran todas las asociaciones de ayuda y colaboración dispersas en toda Alemania y la manera de localizarlas, varias de ellas trabajan en conjunto. Las listas de lo que se necesita y de lo que ya no hace tanta falta se actualiza todos los días. Todos pueden ayudar, una hora, un día, un fin de semana, nadie exige nada, cada uno sabe lo que puede hacer, pero ayudar pueden todos. Eso está claro. Lo tiene claro el actor y director de cine Till Schweiger, enormemente popular en Alemania y con una carrera de actor en Hollywood de gran formato, quién abiertamente llamó a través de las redes sociales a solidarizarse con los refugiados. Además tiene planeado construir un centro de alojamiento modelo. Fue noticia porque las respuestas no fueron solo positivas sino que tuvo que enfrentar comentarios negativos y agresivos. Till mandó a sus disgustados fans en público a “aquel lugar” y siguió propulsando, mas fervientemente que antes, la solidaridad y el apoyo a los refugiados.

“Si hay algo que los alemanes sabemos hacer es organizar!” explica Michael Simon de Normier, uno de los iniciadores de una exitosa plataforma de ayuda. “#welcome challenge helfer aktivieren helfer” (bienvenido el desafío: voluntarios activan voluntarios) Lo interesante de esta plataforma es que se debe hacer algo concreto, no solo enviar dinero, sino se debe ir al sitio a hacer algo y luego nombrar a alguien que uno conoce para desafiarlo a hacer algo también. Esta plataforma se inició con gente conocida, nombres del mundo del espectáculo y de la cultura, Michael Simon de Normier es productor de cine (co-produjo El Lector, con Kate Winslet). Aprovechando su enorme espectro de conocidos pidió ayuda y obtuvo una respuesta arrolladora.

Chefs de cocina, actores, cantantes, escritores y músicos postearon un pequeño clip en las redes sociales de lo que decidían hacer con y para los refugiados y proponían a un conocido a seguir con el ejemplo. La iniciativa fue seguida por gente de todos los sectores de la población. “Eso hace que la gente vaya al lugar, entre en contacto con los refugiados, se comprometa con la realidad e inicie una cadena de solidaridad” comenta Michael. “En este momento hemos llegado a 10.500 participantes en menos de un mes. Gente de todas partes de Alemania, que se compromete, ayuda, inspira y estimula a su círculo de amigos y conocidos a ser solidarios”.

Hemos llegado a 10.500 participantes en menos de un mes 

Michael Simon, coordinador de una plataforma de ayuda

Lo conseguido es sorprendente, desde organizar cursos para niños, fiestas con los vecinos y los refugiados, hasta importantes sumas de dinero que ayudan a ir solventando los problemas mientras se crean las condiciones que permitan una normalización de la situación. Desde peluqueros que ofrecen cortes de pelo gratis hasta raperos famosos que deciden hacer conciertos de beneficio. “Ha sido un efecto bola de nieve y ya no hay como pararlo” comenta entusiasta Michael y agrega: “¿Sabes lo que sucede? Cuando la gente viene y ve como son las cosas, toma conciencia de su papel y comienza a ser activa, a ayudar y se siente automáticamente mejor, ahora habrá que prepararse para el futuro”.

Y el futuro inmediato es el invierno, temible por lo frío, largo y oscuro. “Es el próximo desafío” dice Michael. Y ante la pregunta de si no le resulta todo demasiado efímero, si no es tarea de la política eso de resolver los problemas de los refugiados responde con una frase de lo mas interesante: “Yo nunca he estado tan seguro de lo que hago, como seguros están quienes me critican, además ¿cuál es la alternativa? ¿Puedes quedarte en este momento de brazos cruzados? Es a través nuestro que se consigue presionar a la política en la dirección correcta”. No es casual que la canciller Angela Merkel haya visitado hace apenas unos días un centro de refugiados en Heidenau, en lo profundo de Sajonia donde la extrema derecha muestra su cara mas disgustosa y hoy haya anunciado que el tema refugiados es prioridad número uno y Alemania combatirá la violencia de derecha hasta las últimas consecuencias.

Se esperan 800.000 refugiados en Alemania hasta fin de año. Europa se encuentra ante un desafío enorme. Muchos en Alemania lo han entendido. Aceptar y dar la bienvenida al desafío canalizando lo nuevo y afrontarlo como un crecimiento abrupto y necesario es una de las propuestas. Cerrar fronteras, aislar a los que llegan, repudiar a los perseguidos y dejar que el Mediterráneo siga llenándose de muertos es la alternativa de la vergüenza. Allí se medirá Europa en el futuro.