Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

36 premios Nobel exigen actuar contra el cambio climático

Es una declaración histórica, firmada en la misma isla alemana donde se selló una análoga declaración contra el uso de las armas nucleares

Ampliar foto
Algunos de los premios Nobel firmantes de la declaración contra el cambio climático. Lindau Nobel Laureate Meetings

Después de la encíclica del papa Francisco, y del reciente contundente compromiso de China, 36 premios Nobel han expresado públicamente hoy su preocupación sobre las consecuencias del cambio climático, y han pedido a los líderes de todo el mundo actuar para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. En una declaración firmada en la isla de Mainau, en el lago de Constanza (sur de Alemania), los galardonados con el máximo reconocimiento a la carrera científica recuerdan que hace 60 años en la misma isla se firmó una análoga declaración contra el uso de las armas nucleares, más conocida como Declaración de Mainau. Entonces fueron 18 los laureados que la redactaron –entre ellos los físicos Werner Heisenberg, Otto Hahn y Max Born a los que se añadieron más tarde otros 52 premios Nobel.

Creemos que nuestro mundo afronta hoy,” escriben en su declaración de hoy, “otra amenaza de una magnitud comparable [a la de hace 60 años]”. Según los científicos más reputados del planeta, el cambio climático es una realidad que pone en peligro el bienestar de la humanidad entera. “Generaciones sucesivas de científicos –añaden– han ayudado a crear un mundo cada vez más próspero. Esta prosperidad se ha conseguido a costa de un rápido aumento del consumo de los recursos del planeta. Si no se revisa, nuestra cada vez mayor demanda de alimentos, agua y energía acabará por sobrepasar la capacidad que tiene la Tierra para satisfacer las necesidades de la humanidad, y llevará a una tragedia humana a gran escala. Los científicos que estudian el clima en el planeta están observando ya el impacto de la actividad humana”.

Creemos que en este momento el mundo se enfrenta a una amenaza de magnitud comparable [a la de hace 60 años]”

“Aun sin ser en absoluto perfectos, creemos que los esfuerzos que han conducido al actual Quinto Informe de Evaluación del IPCC [Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés], representan la mejor fuente de información sobre el estado actual de los conocimientos sobre el cambio climático,” afirman.

Desde 1951, cada año otra isla del mismo lago, Lindau, reúne durante una semana decenas de premios Nobel y de jóvenes investigadores de todo el mundo en el Lindau Nobel Laureate Meeting. Este año se celebraba la edición número 65, que ha alcanzado el récord de asistentes, más de 700. Entre ellos, 65 premios Nobel (3 mujeres) en medicina, física y química y más de 650 jóvenes investigadores de 88 países. De las 57 charlas, dirigidas sobre todo a los jóvenes científicos, las que han tratado explícitamente el tema del cambio climático han sido dos. Una de Steven Chu, premio Nobel en Física en 1997 y secretario de estado de Energía bajo la primera Administración Obama entre 2008 y 2012, ha suscitado unánime admiración por parte del público por la calidad científica y humana de su intervención. La otra la ha impartido el noruego Ivar Giaever, otro físico galardonado en 1973. Su charla, en la que ha intentado negar la causalidad entre las actividades antrópicas y el cambio climático, ha sido posteriormente muy criticada por muchos de los científicos presentes por haber utilizado de forma imprecisa datos extraídos de Internet.

En una rueda de prensa previa a la firma, que tuvo lugar hoy a la una de la tarde (hora peninsular española), Peter Doherty (Nobel de Medicina en 1996) ha subrayado que, aún sin ser experto de cambio climático, rubrica la declaración porque, como médico, le interesan "las personas. Y si no hacemos nada, el cambio climático empeorará la calidad de la vida y de la salud de muchas de ellas”. En la misma rueda de prensa, Steven Chu ha comparado las medidas para frenar el aumento de la temperatura de la Tierra (que según algunos escenarios podría alcanzar los 2 grados antes del fin del siglo) con un seguro. “Puede que no podamos en este momento establecer con exactitud si hay un 30%, 40% o 50% de probabilidades que la temperatura suba,” ha dicho. “Pero si tuviéramos solo el 20% de probabilidad que nuestra casa fuera destrozada por un incendio, ¿nos aseguraríamos?”. Según Chu, lo mismo vale para las consecuencias del cambio climático. Como afirman en la declaración, “el mundo tiene que hacer unos progresos rápidos hacia la disminución de las emisiones de gas de efecto invernadero actuales y futuras”. Chu admite que cada día llegan nuevos datos y algunos fuerzan a modificar algunas predicciones anteriores: “Pero así funciona la ciencia,” ha dicho. Y ha añadido: “Cuantos más datos recibimos, más preocupado estoy por el futuro”.

Todos los que estamos aquí somos unos escépticos; por eso nos dieron un premio Nobel. Sin embargo, hay una diferencia entre un enfoque crítico y el negacionismo”

El también Nobel de Física Brian Schmidt reconoce que hay al menos un colega laureado que discrepa y otros que no han firmado todavía “porque consideran no tener el conocimiento suficiente para poder opinar”. Sin embargo, dice Schmidt, “la respetable opinión de un galardonado no quita el hecho que el consenso de la comunidad científica apunta hacia otra dirección”. De alguna forma, añade Doherty, “todos los que estamos aquí somos unos escépticos; por eso nos dieron un premio Nobel. Sin embargo, hay una diferencia entre un enfoque crítico y el negacionismo”, concluye.

En la declaración, los científicos animan a los gobiernos a no perder la próxima importante oportunidad de tomar decisiones concretas para empezar a cambiar de rumbo: la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas que tendrá lugar a París a finales del año.

Más información