SALUD PÚBLICA

El tabaco mata a 166 hombres y 40 mujeres cada día en España

El tabaquismo es culpable de más de 60.000 muertes cada año, según un nuevo estudio

Los expertos exigen al Gobierno de Mariano Rajoy contundencia contra la droga legal

Un hombre fuma el pasado 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco.

El tabaquismo mata a más personas que el sida, el alcohol, las drogas ilegales y los accidentes de tráfico juntos. En una especie de lento suicidio colectivo, el consumo de cigarrillos provocó en 2012 la muerte de más de 60.500 personas en España, 166 hombres y 40 mujeres al día, según un estudio dirigido por Eduardo Gutiérrez Abejón, de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León. Más del 15% de las muertes ocurridas en España son atribuibles al tabaco.

“Todavía no se ha alcanzado el nivel máximo de efectos negativos sobre la salud”, explica Gutiérrez Abejón. En su estudio, publicado en la revista Medicina Clínica, aparece una paradoja: el consumo de tabaco está bajando, pero la mortalidad sube. En 1998, el 36% de los mayores de 16 años fumaba a diario. En 2012, último año con datos, la cifra se reducía a un 24% de fumadores. Sin embargo, en 1998 se estimaron unas 55.600 muertes por el tabaquismo en España, unas 5.000 menos que ahora.

El aumento de la mortalidad, señala Gutiérrez Abejón, se explicaría por la reciente incorporación de la población femenina al vicio, captada por las agresivas campañas de las tabaqueras. En 1998, las mujeres solo representaban el 8% de los muertos. Ahora, uno de cada cuatro fallecidos por el tabaquismo es una mujer. “Es el resultado del marketing de las tabaqueras”, sentencia el experto.

Su estudio muestra que la mitad de las muertes se producen en personas de 35 a 70 años. El tabaquismo se vincula a más de 25 enfermedades, pero la mayor mortalidad atribuible a los cigarrillos se debe a los tumores de tráquea, bronquios y pulmón, con más del 30% de los fallecimientos asociados al tabaco, y a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, con el 22%. El anterior estudio con la misma metodología calculó 58.573 muertes en 2006.

El Gobierno central ha abandonado las campañas mediáticas para concienciar de que el tabaco es perjudicial", critica el presidente de la Sociedad Española de Epidemiología

El presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, Esteve Fernández, cree que el nuevo estudio infravalora el efecto del tabaquismo en España. El trabajo no incluye enfermedades vinculadas también al tabaquismo en los últimos años, como el cáncer de mama, el de colon y la diabetes. Tampoco tiene en cuenta a los fumadores pasivos.

Fernández pide a las autoridades sanitarias “más valentía” a la hora de tomar medidas contra esta droga legal, como el aumento de su precio o el empaquetado genérico en cajetillas anodinas, sin marcas comerciales visibles y trufadas de imágenes desagradables y textos de advertencia. “El Gobierno central ha abandonado las campañas mediáticas para concienciar de que el tabaco es perjudicial. Son costosas, pero es un dinero bien invertido”, sostiene Fernández, también director de la Unidad de Control del Tabaquismo del Instituto Catalán de Oncología.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó dos leyes antitabaco, en 2006 y 2011, que primero prohibieron fumar en los lugares de trabajo y después en cualquier local abierto al público. El Ejecutivo de Mariano Rajoy, declarado "fumador empedernido" de puros, ha mostrado por el contrario una mano blanda contra el tabaquismo.

En 2013, cuando el presidente del Gobierno coqueteaba con rebajar la ley antitabaco para facilitar la llegada de los casinos de Eurovegas, casi 40 investigadores procedentes de instituciones como las universidades de Harvard y Berkeley comunicaron a Rajoy que tenían “el deber científico” de advertirle de que romper la ley antitabaco “sería una iniciativa insensata y con consecuencias negativas a largo plazo en la salud y la economía de España”.

El propio Rajoy, cuando era ministro de Administraciones Públicas, afirmaba que fumar más que un vicio es una virtud y alardeaba de incumplir las normativas. En una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera "la consejera de Economía del Gobierno andaluz se presentó con un decreto que prohibía fumar y yo me acogí a que no estaban los carteles preceptivos y fumé uno de mis puros", presumió en 1996 en una entrevista para la revista El Fumador. “A la vista de nuestros resultados, está claro que las políticas de concienciación son insuficientes”, concluye Gutiérrez Abejón.

Más información