Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yo a Pontevedra, tú a Almería

Los principales líderes políticos eligen playas o localidades españolas como destino

Rajoy irá a Doñana y a Galicia, y Pedro Sánchez a la costa almeriense

El presidente del Gobierno Marinao Rajoy acompañado por el marido de Ana Pastor, José Benito Suárez, en Pontevedra. Ampliar foto
El presidente del Gobierno Marinao Rajoy acompañado por el marido de Ana Pastor, José Benito Suárez, en Pontevedra.

En España, en playas o localidades ya conocidas y relativamente cerca de los centros neurálgicos del poder. De Mariano Rajoy a Pedro Sánchez, los principales líderes políticos están a punto de irse de vacaciones a unos lugares que, en realidad, suponen mayoritariamente un regreso a sus destinos favoritos.

El presidente del Gobierno y líder del PP es un hombre de costumbres y, entre ellas, quizá la más repetida consista en viajar con frecuencia a su tierra: Galicia. Lo hizo el año pasado y volverá a repetir este mes de agosto. Rajoy repartirá sus vacaciones, unas tres semanas según lo previsto entre Doñana y la provincia de Pontevedra, su ciudad. Justo de esos planes hablaron ayer el jefe del Ejecutivo y el presidente de la Generalitat al comienzo de su reunión, el primer encuentro que mantenían después de un año sin sentarse a hablar. Rajoy le dijo que pasará parte de sus vacaciones con sus suegros, mientras que Artur Mas se trasladará unos días a Menorca.

El presidente se quedará en Madrid hasta principios de mes. Mañana, 1 de agosto, presidirá el último Consejo de Ministros del curso político antes de ofrecer la rueda de prensa posterior para hacer balance de la actividad de los últimos meses. En agosto Rajoy viajará a Doñana, donde también pasó la última Semana Santa y algunos días del pasado verano. Se alojará junto a su esposa, Elvira Fernández, y a su familia en el Palacio de las Marismillas, una finca que pertenece al Estado y que los presidentes del Gobierno suelen utilizar como residencia de veraneo o como lugar de recepción de líderes internacionales.

Pablo Iglesias, de Podemos, ha optado por la sierra de Madrid

Entre esos dos destinos, Rajoy mantendrá el habitual despacho con el Rey, aunque por primera vez lo hará con Felipe VI. El nuevo Monarca recibirá al mandatario a partir del día 5 de agosto en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, manteniendo así la tradición de su padre, Juan Carlos I.

Rajoy descansará también unos días en Galicia, en la provincia de Pontevedra. Al igual que el año pasado, el líder del PP no se quedará durante toda su estancia en la playa Silgar, en Sanxenxo (Pontevedra), donde tiene una casa. Como en 2013, el presidente tiene previsto alquilar una casa rural en el concello de Ribadumia. El año pasado, ese ligero cambio de planes del jefe del Ejecutivo revolucionó la comarca del Salnés. Rajoy y familia se alojaron en la parroquia de Besomaño, en el establecimiento de turismo rural A casa de Alicia, donde el precio es de 270 euros por noche. Repetirán este año.

En esa comarca podrá practicar una de sus aficiones cotidianas favoritas: caminar. Allí serpentea, por ejemplo, la ruta de la Piedra y del Agua, situada entre los molinos de Barrantes y el monasterio de Armenteira, y la ruta de Los Molinos. Y es previsible que, como el año pasado, algún día se deje ver paseando junto a José Benito Suárez Costa, presidente de la Autoridad Portuaria de Marín y marido de la ministra de Fomento, Ana Pastor, y al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Alfredo Pérez Rubalcaba pasea en Villar de Vildas, Asturias.
Alfredo Pérez Rubalcaba pasea en Villar de Vildas, Asturias.

Hace más de una década, cuando ya era ministro de José María Aznar, Rajoy ya descansaba en alguna ocasión en un pazo en Ribadumia, propiedad de Luis Carlos Boullosa, registrador de la propiedad como el propio presidente.

Tras viajar a Madrid y abrir una tenue línea de diálogo con el Gobierno sobre el futuro de Cataluña, Artur Mas pasará unos días en Menorca, donde su familia veranea desde hace décadas. Allí, en Fornells, por ejemplo, fue donde el año pasado se celebró la boda de la hija del presidente de la Generalitat. Hacia el sur viajarán la mayoría de los otros representantes públicos. El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, es un habitual de las playas de Mojácar, en Almería. Allí volverá este año junto a su esposa y a sus dos hijas, aunque debido a su recién estrenada actividad al frente del principal partido de la oposición, según afirman fuentes de Ferraz, se verá obligado a volver a menudo a Madrid y dividirse entre familia y trabajo. Alfredo Pérez Rubalcaba, que formalizó su relevo al frente de la dirección de los socialistas el pasado fin de semana, solía repetir cada verano la misma rutina en Llanes (Asturias).

Andalucía es una de las comunidades favoritas por los políticos. Sobre todo, la provincia de Cádiz. Allí, en Conil, pasará alrededor de una semana el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, antes de instalarse unos diez días en su pueblo, Argamasilla de Alba (Ciudad Real). También Rosa Díez, portavoz de Unión Progreso y Democracia, ha elegido Cádiz. De hecho, ya ha pasado unos días de vacaciones, muy familiares según su entorno, repartidas entre esa provincia y su casa en el País Vasco. La mayoría de los dirigentes políticos, en cualquier caso, planean volver a Madrid después del puente del 15 de agosto, puesto que a la semana siguiente el Congreso de los Diputados dará por cerradas las vacaciones parlamentarias con la celebración de una Diputación Permanente.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, es fiel a Mojácar (Almería)

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, no saldrá de su comunidad. Aprovechará el mes de agosto para participar en actos políticos y festivos, como la feria de Málaga, que se celebra a mediados de mes y quizá se acerque puntualmente a la costa gaditana. La número dos del Partido Popular y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, también suele veranear con su familia en esa comunidad, aunque opta por la costa de Málaga, en concreto Marbella, donde pasan sus vacaciones decenas de cargos del partido mayoritario.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se quedará cerca de la capital. Tras lograr 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados en las elecciones europeas y tras estrenarse en el Parlamento Europeo, vivirá sus primeras vacaciones como representante público en alguna localidad de la sierra de Madrid, a la que a menudo acude también en fin de semana.