Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
DÍA MUNDIAL DEL REFUGIADO

Europa cierra la puerta a los refugiados

Fueron 51 millones en 2013 y la UE acogió a un 3%.

Alemania atendió un 29% de las solicitudes de asilo; España, un 1%.

CEAR presenta los datos en su informe anual

Ver fotogalería
Una refugiada siria lleva a su hijo en brazos mientras camina entre una tormenta de arena en Mafraq (Jordania).

La Unión Europea acogió en 2013 a un 3% de los 50.000 refugiados procedentes de Siria que pidieron protección en alguno de los países miembros. Pero no fueron los únicos: en todo el mundo existen 51,2 millones de personas desplazadas, según ha anunciado este viernes ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. Es la cifra más alta desde 1991 y supone un 6,3% más que en 2011. Tan solo en un año, los 28 tramitaron la petición de casi 435.000 personas, lo que supone un 3% también del total, según Eurostat. La acogida al pueblo sirio se ha incrementado un 23% con respecto al año anterior, pero es un dato pequeño si se compara con un país como Líbano, de menor tamaño, que ha abierto sus puertas a más del doble de personas de lo que lo ha hecho toda la UE.

Estos datos se desprenden del informe La situación de los refugiados en España de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que analiza a nivel nacional e internacional la situación de este colectivo con motivo del Día Mundial del Refugiado, que se celebra el 20 de junio. Dentro de la UE, solo cinco de los 28 países miembro tramitaron el 70% de solicitudes; fueron Alemania, Francia, Suecia, Italia y Reino Unido. Las diferencias entre unos países y otros son patentes: mientras que Alemania dio salida al 29% de las solicitudes, España tan solo atendió el 1,03%.

En el informe, CEAR actualiza la situación de esos 51 millones de personas desplazadas. Las principales razones del aumento de refugiados hay que buscarlas, además de en Siria, en Malí, la República Democrática del Congo o la frontera entre Sudán y Sudan del Sur, donde las guerras y situaciones de violencia contra la población han provocado el desplazamiento forzado de muchos ciudadanos.

Mi única vía para ir [a Europa] es pagar seis mil euros a una persona, pero no tengo ese dinero

Khaled Faour, estudiante sirio en Estambul

La organización denuncia las dificultades a las que se enfrentan quienes intentan acceder al territorio de la UE para demandar protección internacional. "Tienen muy pocas posibilidades de viajar a Europa de forma segura y legal, y muchas no tienen otra opción que poner sus vidas en manos de traficantes y enfrentarse a viajes muy peligrosos", reza el informe. Es el caso de Vindar Hussein y Khaled Faour, estudiantes de Alepo de 27 y 21 años respectivamente, que viven en Estambul (Turquía) desde que huyeron de su país para evitar el servicio militar. Ambos planean llegar a Alemania o Inglaterra a través de Bulgaria, pero no han encontrado aún una manera segura de hacerlo. "De momento, la única vía que tengo es pagando seis mil euros a una persona, pero no tengo ese dinero", asegura Faour.

Para quienes han huido de Siria, conseguir un visado a la UE es muy difícil debido a las trabas para obtener todos los documentos necesarios. Vindar Hussein, por ejemplo, ni siquiera tiene pasaporte en vigor. "El mío caducó y no puedo volver a Alepo a renovarlo", justifica. Otras razones son el número limitado de plazas de reasentamiento ofrecidas por los países europeos, muy limitadas en comparación con el número de solicitantes. España fue uno de los que menos sirios aceptó en 2013: 4 de 725 solicitantes recibieron asilo y otros 146 obtuvieron la protección subsidiaria, una medida temporal.

Vallas, cuchillas, devoluciones ilegales en las fronteras y la poca operatividad a la hora de rescatar a quienes cruzan el mar —más de 2.000 personas han muerto en el Mediterráneo, según cálculos de ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados— son peligros a los que se enfrentan los desplazados todos los días. La tragedia de Lampedusa, en la que más de 300 personas se ahogaron en el mar cuando intentaban alcanzar la costa siciliana, puso de relieve la peligrosa situación que viven a diario miles de solicitantes de asilo, que suelen ser una parte importante del grueso de migrantes por motivos económicos. La guerra civil que asola Siria desde enero de 2011, por otra parte, ha provocado la muerte de 140.000 personas y el desplazamiento forzoso de 2,5 millones de sus ciudadanos fuera de las fronteras del país, según datos de ACNUR. Turquía, Líbano y Jordania son los países que más están acogiendo.

Más información