EDITORIAL

Información de pago

Muchos diarios incorporan sistemas de pago en sus ediciones digitales para afrontar la crisis

La prensa rigurosa ha ejercido hasta ahora su importante rol en las sociedades democráticas gracias a un modelo industrial que combinaba dos fuentes de ingresos: la publicidad y el pago de los lectores. Este modelo permitió durante años la solvencia económica necesaria para garantizar la independencia de los medios, abordar las crecientes exigencias informativas de una sociedad cada vez más compleja y ofrecer un producto que mereció, en general, la confianza de la ciudadanía. Ese modelo está ahora en crisis por la caída de la publicidad, cuyos ingresos se han reducido a la mitad desde 2008, y por el retroceso de las ventas en quiosco a causa de la recesión económica y por la emergencia de las nuevas tecnologías que permiten el acceso gratuito a los contenidos.

Las nuevas herramientas digitales han dado a los diarios las mayores audiencias de la historia y, sin embargo, no garantizan los ingresos suficientes porque el acceso es gratuito. La mayoría de los medios, tanto en España como en el resto de países avanzados, han aplicado dolorosos ajustes de plantilla y severos planes de contención de gastos, pero el declive persistente de los ingresos amenaza su continuidad a corto y medio plazo. Ante esta coyuntura, cientos de diarios, incluidos algunos de referencia, como The New York Times, han comenzado a aplicar fórmula de pago para poder cobrar los contenidos de la edición digital. La mayoría de ellos se ha inclinado por un modelo que permite acceder de forma gratuita a los lectores ocasionales, pero exige el pago de módicas cantidades a partir de un determinado número de ártículos.

El cambio puede chocar con los hábitos que ha introducido la cultura de la gratuidad que se ha consolidado en la Red. El acceso fácil y sin coste a ingentes cantidades de contenidos puede dar a los ciudadanos la impresión de que la información no tiene coste. E incluso que tiene poco valor. Pero no es así. Muy al contrario. Sin información de calidad, la democracia se resiente. Los ciudadanos han de saber que la información independiente y fiable es hoy más cara que nunca, porque exige profesionales con un elevado nivel de conocimientos, un trabajo de verificación en ocasiones complicado y unos soportes técnicos también muy costosos. No hay información sin coste, y menos, información de calidad. La contribución de los lectores ha sido un factor esencial para la independencia de los medios respecto del poder y de los anunciantes. Y eso también es aplicable a la Red.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Sismògraf convertirá Olot en el nuevo epicentro de la danza catalana

El festival mudará a mercado uniendo profesionales, programadores y público

El puzzle de Guanyem toma forma

La CUP-TPM se desmarca de la alianza y presentará candidatura propia

España es el tercer país que más inversión pide al ‘Fondo Juncker’

Bruselas identifica 60 proyectos en suelo español, la mitad en redes de transporte

Vicky Peña: “Hay que pasar página, pero antes hay que leerla”

La actriz interpreta ‘El largo viaje del día hacia la noche’, sobre la felicidad y el fracaso

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana