EDITORIAL

Información de pago

Muchos diarios incorporan sistemas de pago en sus ediciones digitales para afrontar la crisis

La prensa rigurosa ha ejercido hasta ahora su importante rol en las sociedades democráticas gracias a un modelo industrial que combinaba dos fuentes de ingresos: la publicidad y el pago de los lectores. Este modelo permitió durante años la solvencia económica necesaria para garantizar la independencia de los medios, abordar las crecientes exigencias informativas de una sociedad cada vez más compleja y ofrecer un producto que mereció, en general, la confianza de la ciudadanía. Ese modelo está ahora en crisis por la caída de la publicidad, cuyos ingresos se han reducido a la mitad desde 2008, y por el retroceso de las ventas en quiosco a causa de la recesión económica y por la emergencia de las nuevas tecnologías que permiten el acceso gratuito a los contenidos.

Las nuevas herramientas digitales han dado a los diarios las mayores audiencias de la historia y, sin embargo, no garantizan los ingresos suficientes porque el acceso es gratuito. La mayoría de los medios, tanto en España como en el resto de países avanzados, han aplicado dolorosos ajustes de plantilla y severos planes de contención de gastos, pero el declive persistente de los ingresos amenaza su continuidad a corto y medio plazo. Ante esta coyuntura, cientos de diarios, incluidos algunos de referencia, como The New York Times, han comenzado a aplicar fórmula de pago para poder cobrar los contenidos de la edición digital. La mayoría de ellos se ha inclinado por un modelo que permite acceder de forma gratuita a los lectores ocasionales, pero exige el pago de módicas cantidades a partir de un determinado número de ártículos.

El cambio puede chocar con los hábitos que ha introducido la cultura de la gratuidad que se ha consolidado en la Red. El acceso fácil y sin coste a ingentes cantidades de contenidos puede dar a los ciudadanos la impresión de que la información no tiene coste. E incluso que tiene poco valor. Pero no es así. Muy al contrario. Sin información de calidad, la democracia se resiente. Los ciudadanos han de saber que la información independiente y fiable es hoy más cara que nunca, porque exige profesionales con un elevado nivel de conocimientos, un trabajo de verificación en ocasiones complicado y unos soportes técnicos también muy costosos. No hay información sin coste, y menos, información de calidad. La contribución de los lectores ha sido un factor esencial para la independencia de los medios respecto del poder y de los anunciantes. Y eso también es aplicable a la Red.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

El pasado imperfecto

PIEDRA DE TOQUE. Los grandes fastos de la inteligencia en el París posterior a la II Guerra Mundial fueron, más bien, los estertores de la figura del intelectual y los últimos destellos de una cultura volcada en la calle

LA CUARTA PÁGINA

El verano del 14

Todo empezó con el atentado de Sarajevo, un incidente trágico pero de importancia limitada. La atmósfera nacionalista y el patrioterismo de la peor especie que reinaban en Europa desencadenaron la contienda

Aprender a perder

No hay Mundial que distraiga de la subida del paro y la pobreza en Argentina

Los pedestales vacíos

Europa se enfrenta a la tormenta sin figuras al mando que inspiren confianza

El reto de la renovación

Pedro Sánchez tiene que hacer un partido más integrador y transparente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana