COLUMNA

Catarsis

Cuando el crimen se convierte en teatro, purifica las pasiones de la sociedad

Habría que saber cuánto de su atracción debe Chicago a aquellos mafiosos y pistoleros de los tiempos de la ley seca. El turista que llega por primera vez a esa ciudad suele mostrar un interés morboso por contemplar la butaca del salón Green Mills en la que se sentaba Al Capone a oír jazz, cuál era el cine en cuya puerta cayó baleado el gánster Dillinger, en qué calle se hallaba el garaje donde se produjo la matanza en la noche de San Valentín o la lavandería de John Torrio, que servía de tapadera a un garito de juego y alcohol. Hollywood no ha pagado la enorme cifra que debe en derechos de autor a estos artistas del crimen organizado; en cambio Chicago es consciente de que parte de su fascinación pertenece a aquella banda de criminales. Según afirma Aristóteles en su Poética cuando el crimen se convierte en teatro se produce la catarsis. El propio espectáculo purifica las pasiones de la sociedad. Ocurrió en Chicago y, salvadas las distancias, sucede lo mismo ahora en nuestro país donde los dos protagonistas del drama de la corrupción, Iñaki Urdangarin y Luis Bárcenas, ocupan a diario de forma obsesiva las pantallas de televisión, las portadas de los periódicos y todas las tertulias. Habría que saber quién debe más a quién. Dada la chulería y el arte aparente para recaudar dinero con que se maneja el extesorero Bárcenas no me extrañaría que un día exigiera su parte en el negocio que están realizando a su costa los medios de comunicación. Tampoco sería tan raro que Urdangarin, al saber que se pagan los puestos en los balcones para contemplar en primera fila su paseíllo hacia el juzgado exigiera también su cuota. Si Chicago es una ciudad turística, en parte gracias a Al Capone, los medios de comunicación españoles deberían reconocer que multiplican por dos su audiencia gracias a estos dos personajes que, un día tras otro, adornan con su figura la cabecera de todos los medios. La catarsis que se produce con su presencia agónica en las tablas del teatro es ya su condena. A continuación se extiende por las gradas, redime a los espectadores y a su vez justifica el oficio de los reporteros, contertulios y fotógrafos. Hay que leer a Aristóteles para saber que un día los tragediantes abandonarán la escena, caerá el telón y no va a pasar nada.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Tengo la conciencia tranquila”

El policía blanco que mató al afroamericano desarmado Michael Brown en Ferguson asegura en sus primeras declaraciones públicas que actuó como debía

No pague dinero a nadie (todavía) para acogerse a reforma migratoria

Instituciones y abogados advierten a los inmigrantes de que intentarán estafarles con los trámites de la nueva amnistía

Cárdenas se plantea dejar el PRD tras su cara a cara con la cúpula

La crisis de la izquierda se ahonda tras el encuentro entre el fundador del partido, que anuncia su marcha, y su cuestionado presidente

El kirchnerismo asedia al juez que investiga un hotel de Fernández

El Gobierno de Argentina impone una multa equivalente a 350 dólares a la empresa de la presidenta por irregularidades administrativas

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

La travesía de la igualdad

La ley contra la violencia de género redujo la impunidad pero todavía queda mucho por hacer

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana