COLUMNA

Catarsis

Cuando el crimen se convierte en teatro, purifica las pasiones de la sociedad

Habría que saber cuánto de su atracción debe Chicago a aquellos mafiosos y pistoleros de los tiempos de la ley seca. El turista que llega por primera vez a esa ciudad suele mostrar un interés morboso por contemplar la butaca del salón Green Mills en la que se sentaba Al Capone a oír jazz, cuál era el cine en cuya puerta cayó baleado el gánster Dillinger, en qué calle se hallaba el garaje donde se produjo la matanza en la noche de San Valentín o la lavandería de John Torrio, que servía de tapadera a un garito de juego y alcohol. Hollywood no ha pagado la enorme cifra que debe en derechos de autor a estos artistas del crimen organizado; en cambio Chicago es consciente de que parte de su fascinación pertenece a aquella banda de criminales. Según afirma Aristóteles en su Poética cuando el crimen se convierte en teatro se produce la catarsis. El propio espectáculo purifica las pasiones de la sociedad. Ocurrió en Chicago y, salvadas las distancias, sucede lo mismo ahora en nuestro país donde los dos protagonistas del drama de la corrupción, Iñaki Urdangarin y Luis Bárcenas, ocupan a diario de forma obsesiva las pantallas de televisión, las portadas de los periódicos y todas las tertulias. Habría que saber quién debe más a quién. Dada la chulería y el arte aparente para recaudar dinero con que se maneja el extesorero Bárcenas no me extrañaría que un día exigiera su parte en el negocio que están realizando a su costa los medios de comunicación. Tampoco sería tan raro que Urdangarin, al saber que se pagan los puestos en los balcones para contemplar en primera fila su paseíllo hacia el juzgado exigiera también su cuota. Si Chicago es una ciudad turística, en parte gracias a Al Capone, los medios de comunicación españoles deberían reconocer que multiplican por dos su audiencia gracias a estos dos personajes que, un día tras otro, adornan con su figura la cabecera de todos los medios. La catarsis que se produce con su presencia agónica en las tablas del teatro es ya su condena. A continuación se extiende por las gradas, redime a los espectadores y a su vez justifica el oficio de los reporteros, contertulios y fotógrafos. Hay que leer a Aristóteles para saber que un día los tragediantes abandonarán la escena, caerá el telón y no va a pasar nada.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Sismògraf convertirá Olot en el nuevo epicentro de la danza catalana

El festival mudará a mercado uniendo profesionales, programadores y público

El puzzle de Guanyem toma forma

La CUP-TPM se desmarca de la alianza y presentará candidatura propia

España es el tercer país que más inversión pide al ‘Fondo Juncker’

Bruselas identifica 60 proyectos en suelo español, la mitad en redes de transporte

Vicky Peña: “Hay que pasar página, pero antes hay que leerla”

La actriz interpreta ‘El largo viaje del día hacia la noche’, sobre la felicidad y el fracaso

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana