Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tasa Robin Hood

Tras leer el artículo del 15 de febrero sobre la tasa Tobin, nos resulta preocupante su interpretación de que “ya no se trata de una tasa Robin Hood en la que los bancos financien la ayuda contra la pobreza en el Tercer Mundo, como llevan años reclamando los movimientos antiglobalización, sino un mecanismo para que el sector financiero contribuya a sanear unas arcas públicas que sus excesos han dejado vacías”.

Siendo rigurosos con la documentación que aporta la Comisión Europea, en absoluto se desprende que haya posición sobre cuál va a ser el destino de los fondos. Lo que dice la Comisión es que ha propuesto “que una porción de los ingresos podría utilizarse como un recurso propio para el presupuesto de la UE, lo que resulta en una reducción correspondiente de las contribuciones nacionales de los Estados miembros participantes. El dinero para los presupuestos nacionales podría utilizarse para ayudar a consolidar las finanzas públicas, invertir en promover el crecimiento de la actividad o cumplir con los compromisos de ayuda al desarrollo. En última instancia, corresponderá a los Estados miembros participantes decidir”.

Para todos los que hemos luchado durante años por conseguir una tasa a la especulación que combata la desigualdad y contribuya a los costes de la crisis que están sufriendo los más vulnerables, se abre ahora un tiempo de movilización e influencia en el que les toca a los Estados comprometer estos fondos para rescatar a las personas.

Hollande ya se ha comprometido a destinar parte de estos fondos a luchar contra la pobreza y los efectos del cambio climático. Ahora le toca a Rajoy y al resto de jefes de Estado y de Gobierno de los 11 países pronunciarse en este sentido. Así como el resto de países de la UE deberían explicar a sus electores por qué están en contra de un impuesto a los especuladores que recaudará miles de millones de euros y protegerá la economía real.— Emilia Sánchez-Pantoja. Responsable de relaciones con la UE de Intermón Oxfam.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.