COLUMNA

Mayor profundidad

El pasado mes de diciembre ha sido el peor para el consumo en los últimos 20 años. Aún no se ha tocado fondo

Tanto en la fascinante, monumental y heterodoxa historia del pensamiento económico de René Passet (Las grandes representaciones del mundo y la economía, Clave Intelectual y Eudeba) como en la más cercana historia de las grandes depresiones económicas en nuestro país (España en crisis, Pasado y Presente, de Enrique Llopis y Jordi Maluquer de Motes) hay una característica transversal que se da en los periodos en dificultades: las salidas se producen siempre a distintas velocidades. No solo entre los países afectados, sino en el seno de cada país y cada sociedad.

Cuando la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, salió el pasado jueves a negar las acusaciones de los sobresueldos en su partido, se quejó de que “ahora que estamos empezando a salir de las dificultades” hay gente que está empeñada en hundir en el pozo a la formación que tiene que dirigir esa salida. La cuestión que aquí nos atañe es si estamos empezando a salir de las dificultades o no, más allá de las declaraciones propagandísticas de los miembros del Gobierno.

Es evidente que las tensiones en el ámbito del sector financiero no son tan angustiosas como hace unos meses. Incluso los bancos europeos han empezado a devolver los préstamos del BCE. Ello se debe a la guardia levantada por el propio BCE (“el BCE está listo para hacer lo que sea necesario y, créanme, será suficiente”) y por los principales bancos centrales (Japón, Inglaterra y, sobre todo, la Reserva Federal, cuyo presidente, Ben Bernanke, ha dicho que mantendrá su política monetaria expansiva hasta que la tasa de paro americana no baje al 6,5%).

Aliviada en parte la coyuntura financiera (pocos apuestan porque la situación sea ya irreversible), sigue sin fluir el crédito y el capital circulante a empresas y familias, continúa creciendo el paro y no se ve el fondo a partir del cual las cosas irán un poco mejor en la economía real. Lo peor de los porcentajes que han avanzado el Banco de España o el Instituto Nacional de Estadística sobre la evolución de la economía española en el cuarto trimestre de 2012 (-0,6% y -0,7%, respectivamente) no es la continuidad de la recesión, sino la profundización de la misma, lo que no augura nada bueno para el año en curso.

La evolución del comercio a final de año ha sido desastrosa. Según la patronal del sector, diciembre de 2012 ha sido el peor diciembre de los últimos 20 años, con una caída del comercio del 10% en precios constantes. Un porcentaje bastante superior en su reducción al del conjunto del año. Si se tiene en cuenta que la campaña navideña supone para muchas empresas entre un 20% y un 25% de las ventas de todo el ejercicio, los datos adquieren mayor inquietud. Frente a ello y frente al paro creciente, la ausencia de planes de choque y la insistencia en que la coyuntura se enderezará automáticamente mediante los ajustes y las reformas explica la falta de confianza de los ciudadanos.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

El plan de Peña Nieto contra la impunidad desata críticas

La oposición pide al presidente mexicano autocrítica sobre el manejo de la seguridad en el país

IMPRESCINDIBLES

La debilidad del Estado en México

La crisis de corrupción e impunidad que atraviesa el país tiene su explicación en cuatro causas que van desde la fragilidad institucional a la economía sumergida pasando por el narcotráfico y la nula fiscalidad

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Renovar el pacto ciudadano

Necesitamos un cambio radical que garantice a todos una vida digna

Cataluña: ¿nación o Estado?

La única legalidad posible será la que surja de refundar la Constitución de 1978

Sonido y ruido

Hoy: distinciones, confusiones y al final, como siempre, el estilo

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana