Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Despedida a Ana Blanco

Lo siento mucho, de verdad. No sabes el trabajo que me ha costado aprender a fulminarte con el mando a distancia. Acostumbrado como estaba a otra cosa, de verdad que me ha costado mucho trabajo. Y lo entiendo, quiero que sepas que lo entiendo. No está bien disparar contra el pianista o contra el mensajero. Lo sé. Pero los mensajeros también son instrumentos y como tales son utilizados. Además comprendo la difícil tarea en la que te encuentras. Tú y los guionistas. Acomodar para el consumo público la retórica y la gran diversidad tipológica de falacias producidas por los que mandan no es fácil. De verdad que lo siento. Hasta más ver.— Antonio Íñiguez Arboledas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.