CARTAS AL DIRECTOR

Una ley ignominiosa que castiga el altruismo

Mi amigo Abdoulayed tiene la piel negra y los ojos inundados de estrellas. Llegó a España para trabajar en la Expo zaragozana y luego fue abandonado a su suerte, sin dinero y sin papeles, por un empresario que decidió aprovecharse de su indefensión y su deseo de encontrar una vida mejor en estas tierras. En 2010, un grupo de organizaciones y movimientos ciudadanos aragoneses realizamos una marcha a Bruselas en defensa de los derechos laborales y sociales que estaban en peligro. Durante más de 1.800 kilómetros de asfalto, polvo, sol y lluvia, la estilizada figura de Abdoulayed compartió su camino con el nuestro.

Tras regresar de esta romántica aventura, una orden de expulsión y una oscura celda le estaban aguardando. Inmediatamente, la solidaria red de la amistad se puso en marcha y conseguimos regularizar su situación. Volvería a hacerlo un millón de veces. Lo haré cuando se tercie, señor Gallardón. No tenga duda. A pesar de las veladas amenazas que asoman del indecente texto de su reforma del Código Penal. No pienso obedecer una ignominiosa ley que castiga el altruismo y la colaboración entre los seres humanos. ¿No dicen que el matiz está en que haya ánimo de lucro? Pues humildemente pienso que lo hay en esa norma que permite “comprar” la nacionalidad a un extranjero si desembolsa más de 160.000 euros por un piso.

Curioso síndrome sufre este Gobierno. No puede ver la viga de la indecencia que lleva clavada en la plena córnea. Pero escudriña meticulosamente en nuestros ojos, buscando una brizna de solidaridad o rebeldía, para pasar a aplastarla.— Ana Cuevas Pascual.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Cómo cambiar el sistema nacional de salud

La crisis del ébola ha mostrado una sanidad vulnerable que exige intercomunicación

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana