CARTAS AL DIRECTOR

Una ley ignominiosa que castiga el altruismo

Mi amigo Abdoulayed tiene la piel negra y los ojos inundados de estrellas. Llegó a España para trabajar en la Expo zaragozana y luego fue abandonado a su suerte, sin dinero y sin papeles, por un empresario que decidió aprovecharse de su indefensión y su deseo de encontrar una vida mejor en estas tierras. En 2010, un grupo de organizaciones y movimientos ciudadanos aragoneses realizamos una marcha a Bruselas en defensa de los derechos laborales y sociales que estaban en peligro. Durante más de 1.800 kilómetros de asfalto, polvo, sol y lluvia, la estilizada figura de Abdoulayed compartió su camino con el nuestro.

Tras regresar de esta romántica aventura, una orden de expulsión y una oscura celda le estaban aguardando. Inmediatamente, la solidaria red de la amistad se puso en marcha y conseguimos regularizar su situación. Volvería a hacerlo un millón de veces. Lo haré cuando se tercie, señor Gallardón. No tenga duda. A pesar de las veladas amenazas que asoman del indecente texto de su reforma del Código Penal. No pienso obedecer una ignominiosa ley que castiga el altruismo y la colaboración entre los seres humanos. ¿No dicen que el matiz está en que haya ánimo de lucro? Pues humildemente pienso que lo hay en esa norma que permite “comprar” la nacionalidad a un extranjero si desembolsa más de 160.000 euros por un piso.

Curioso síndrome sufre este Gobierno. No puede ver la viga de la indecencia que lleva clavada en la plena córnea. Pero escudriña meticulosamente en nuestros ojos, buscando una brizna de solidaridad o rebeldía, para pasar a aplastarla.— Ana Cuevas Pascual.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana