TRIBUNA

La experiencia tecnocrática italiana

El sistema democrático está atenazado por una crisis de voluntad o de capacidad de decisión

La formación en Italia hace dos años de un gobierno de técnicos, a los que los partidos políticos parlamentarios confiaron la adopción de las medidas necesarias para enderezar la situación económica, ha sido considerada entre nosotros como un caso de tecnocracia. Análisis éste que ha llevado lógicamente a su impugnación radical, puesto que democracia y tecnocracia son sistemas políticos incompatibles.

Es bastante evidente, sin embargo, que no puede equipararse en absoluto el caso italiano con un régimen tecnocrático. Los técnicos no gobiernan en Italia por su propio peso político, sino porque unas fuerzas políticas democráticamente elegidas decidieron ponerles al frente del gobierno como mejor solución en una situación de crisis generalizada. No estamos por tanto ante el gobierno de los técnicos fundado en su saber, sino ante una democracia que transitoriamente opta por poner al frente del gobierno a unos técnicos sin adscripción partidista, apoyados en todo momento desde el Parlamento. Y esta distinción no es un simple prurito académico, sino que conecta con realidades y defectos sistémicos de nuestro sistema político tal que nos debiera hacer reflexionar.

El gobierno de los sabios o los mejores ha sido propuesto en la historia de Occidente, desde Platón a Lenin, como una solución al problema del conocimiento, es decir, como una forma de superar la ignorancia congénita de las masas. El sistema democrático, se critica desde las diversas teorías favorables al tutelaje, garantiza que las decisiones se ajusten a la voluntad de la mayoría, pero no garantiza en absoluto (más bien lo impide) que esas decisiones sean las más inteligentes. El gobierno de los sabios —los técnicos hoy— permitiría entonces superar un déficit de conocimiento experto que sería consustancial a las democracias.

Una solución clásica son los grandes acuerdos o los Gobiernos de coalición, pero no es de esperar que el sistema partidista los genere por sí solo

No vamos ahora a repetir la crítica de este planteamiento, pues ya Aristóteles la hizo con eficacia con respecto a su maestro, sino que nos interesa poner de relieve que el problema democrático actual al que atienden los gobiernos de técnicos no es ya un problema de conocimiento sino uno de capacidad de decisión. Por lo que no son ya válidas, frente a gobiernos como el italiano, las sólitas críticas dirigidas al tutelaje tecnocrático.

En efecto, la realidad de nuestras sociedades en crisis no es la de que exista un déficit de conocimiento experto en su seno. Más bien todo lo contrario: si algo existe es una amplísima difusión del conocimiento. Todos los partidos, o por lo menos los más relevantes, tienen a su disposición la inteligencia necesaria para analizar la crisis y encaminar razonablemente sus soluciones. No existen ya “los sabios” como clase específica o aislada del resto de la sociedad. Y, sin embargo, no se adoptan las decisiones que cualquier plantel de técnicos reflexivos consideraría urgentes, menos aún las simplemente necesarias. Entonces, si no es una cuestión de conocimiento, ¿qué nos pasa? O mejor: ¿qué le pasa a nuestro sistema político?

La respuesta, bastante obvia, es que el sistema democrático se encuentra atenazado por una crisis de voluntad, o de capacidad de decisión si se prefiere. Ni el gobierno ni la oposición actúan hoy por criterios fundados en el conocimiento técnico, sino por criterios que modulan y manipulan este conocimiento en función de intereses partidistas. El gobierno hace lo que considera mejor para el país pero siempre que ello sea al mismo tiempo lo mejor para su futuro electoral. Y la oposición responde a idéntico criterio, aunque sea invertido. Lo cierto entonces es que el problema de fondo consiste en que un sistema político que responde sólo al código binario gobierno/oposición no puede por definición producir las soluciones óptimas sino otras relativamente desviadas (N. Luhmann). Y esto, que es un peaje asumible por la democracia en épocas de bonanza, se revela como un lastre insoportable en tiempos de crisis profunda. Porque cuando más necesarias son las decisiones sabias, más perturbaciones para su adopción surgen. La capacidad del sistema para producir decisiones adecuadas entra en barrena.

Una solución clásica a esta barrena son los grandes acuerdos o los gobiernos de coalición, pero no es de esperar que el sistema partidista los genere por sí solo. Los pactos de La Moncloa son pura ilusión: si entonces fueron posibles fue, precisamente, porque el sistema de gobierno partidista no se había todavía consolidado en España, porque las élites no eran todavía esencialmente sectarias. Hoy lo son: aunque no es un defecto moral, sino sistémico, es en cualquier caso un límite.

La otra solución (una solución de las conocidas como del tipo “Ulises”) es encomendar el gobierno a unos técnicos respetados cuyas decisiones los partidos se comprometan de antemano a no impugnar ni cuestionar, y que no estén afectados por intereses ni escenarios electorales. La probabilidad de que tal sistema produzca decisiones correctas es muy superior al actual, de un lado, y de otro elimina de raíz gran parte del ruido con que las constantes crítica y contracrítica emborronan la opinión pública.

El sistema político de la República romana fue capaz de inventar una institución tan útil y peculiar como la Dictadura, provisional y limitada, para casos de crisis. ¿Por qué razón no podríamos hoy inventar el gobierno democrático de los técnicos? En Italia no les ha ido mal, desde luego no peor que aquí.

José María Ruiz Soroa es abogado.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas. Y para eso convienen argumentos que priven a tales pretensiones de su apoyo legitimador

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas demuestran al retorcer la Constitución y el Estatuto para burlarse de la democracia, no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación entre las personas, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad y misterio hasta convertirla en un liso intercambio de palabras

la cuarta página

Hacia un nuevo desorden mundial

Henry Kissinger sostiene que el deterioro del liderazgo de Estados Unidos dividirá el planeta en esferas regionales de influencia. Pero falta saber cómo evolucionará China y cuál será el papel de India y Alemania

la cuarta página

Todos quieren café

Es probable que otras autonomías reclamen los avances que puedan obtener los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse. Tal vez sólo una profunda reforma federal tendría alguna posibilidad

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Obama entre Bush y Bush

El presidente de EE UU finalmente encuentra su política exterior pareciéndose a Bush, es decir, a Bush padre

Por un control más realista de las drogas

Los expertos aconsejan dar acceso legal a sustancias que hoy están prohibidas

Lo que pudo haber sido y no fue

Las brillantes propuestas de Obama se se han ido distanciando sin remedio de la realidad

Cataluña y el pensamiento mágico

El independentismo promete el paraíso en la tierra sin ningún coste

Politizar la tecnología

La expansión de la moda digital pide un debate público sobre sus consecuencias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana