CARTAS AL DIRECTOR

Sí es posible ‘aprobar con un cero’

En la réplica a mi carta Aprobar con un cero (mi anterior carta fue publicada el pasado 30 de junio y la réplica a la misma el pasado 4 de julio), relativa al asunto de cómo obtener el título de bachiller, una inspectora de Educación (presumiblemente de una comunidad diferente a la catalana) señala que para obtener este título es necesario que se hayan aprobado todas las materias de los dos cursos de los que consta el Bachillerato. En efecto, esto es así de entrada; ahora bien, en el caso de Cataluña hay dos maneras de aprobar una materia: o aprobando los exámenes de la manera tradicional o bien por decisión colegiada del equipo docente.

Para acabar de entender lo que quiero decir, léanse las dos primeras frases del 2º párrafo del apartado 5 del artículo 11 de la Orden ENS/62/2012 publicada en el DOGC (Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya): “El equipo docente, actuando de manera colegiada, ha de valorar la madurez académica del alumno en relación a los objetivos del Bachillerato. Para esta valoración, y vista la evaluación de todas las materias cursadas, se considera que los resultados en algunas materias pueden compensar los obtenidos en otras atendiendo a la adquisición de las competencias, y también las posibilidades de progreso del estudiante en opciones posteriores”. Sin más transmito que yo creía que el aprobado a través de decisión colegial interpuesta es algo extendido en todo el Estado español, dado que en principio se supone, como no podía ser de otra manera (y como también habrá pensado la inspectora que me ha replicado), que todas las normativas educativas de las diferentes comunidades autónomas han de ser compatibles con la troncal publicada en el BOE. Sin embargo, como puede observarse, de una comunidad a otra de facto hay variaciones que realmente son de gran calado.— Juan Manuel Sánchez Ferrer. Igualada, Barcelona.


En Canarias también aprueba la inspección educativa a los alumnos que tienen una y hasta dos asignaturas de Bachillerato suspendidas en junio. Leo las palabras de la inspectora que escribe en esta sección y pienso ¿cómo es posible que en algunas comunidades se salten la normativa los que precisamente mejor la deben conocer? Soy profesora de Bachillerato y en mi centro llevan años aprobando a los alumnos con una o dos, en algún caso, materias suspensas con el único criterio de la madurez para cursar estudios superiores. Hemos llegado a tal punto de que los alumnos, con el consentimiento familiar, dejan las asignaturas que peor se les dan para que se las aprueben sin esfuerzo alguno. Las universidades también saben de qué hablamos porque llegan alumnos que no saben ni redactar con coherencia. Aquí tienen la respuesta a cómo llegan así. No son muchos, pero hacen mucho daño al sistema.— Rosa Santa Daría Hernández. Ingenio, Gran Canaria.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana