CARTAS AL DIRECTOR

Sí es posible ‘aprobar con un cero’

En la réplica a mi carta Aprobar con un cero (mi anterior carta fue publicada el pasado 30 de junio y la réplica a la misma el pasado 4 de julio), relativa al asunto de cómo obtener el título de bachiller, una inspectora de Educación (presumiblemente de una comunidad diferente a la catalana) señala que para obtener este título es necesario que se hayan aprobado todas las materias de los dos cursos de los que consta el Bachillerato. En efecto, esto es así de entrada; ahora bien, en el caso de Cataluña hay dos maneras de aprobar una materia: o aprobando los exámenes de la manera tradicional o bien por decisión colegiada del equipo docente.

Para acabar de entender lo que quiero decir, léanse las dos primeras frases del 2º párrafo del apartado 5 del artículo 11 de la Orden ENS/62/2012 publicada en el DOGC (Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya): “El equipo docente, actuando de manera colegiada, ha de valorar la madurez académica del alumno en relación a los objetivos del Bachillerato. Para esta valoración, y vista la evaluación de todas las materias cursadas, se considera que los resultados en algunas materias pueden compensar los obtenidos en otras atendiendo a la adquisición de las competencias, y también las posibilidades de progreso del estudiante en opciones posteriores”. Sin más transmito que yo creía que el aprobado a través de decisión colegial interpuesta es algo extendido en todo el Estado español, dado que en principio se supone, como no podía ser de otra manera (y como también habrá pensado la inspectora que me ha replicado), que todas las normativas educativas de las diferentes comunidades autónomas han de ser compatibles con la troncal publicada en el BOE. Sin embargo, como puede observarse, de una comunidad a otra de facto hay variaciones que realmente son de gran calado.— Juan Manuel Sánchez Ferrer. Igualada, Barcelona.


En Canarias también aprueba la inspección educativa a los alumnos que tienen una y hasta dos asignaturas de Bachillerato suspendidas en junio. Leo las palabras de la inspectora que escribe en esta sección y pienso ¿cómo es posible que en algunas comunidades se salten la normativa los que precisamente mejor la deben conocer? Soy profesora de Bachillerato y en mi centro llevan años aprobando a los alumnos con una o dos, en algún caso, materias suspensas con el único criterio de la madurez para cursar estudios superiores. Hemos llegado a tal punto de que los alumnos, con el consentimiento familiar, dejan las asignaturas que peor se les dan para que se las aprueben sin esfuerzo alguno. Las universidades también saben de qué hablamos porque llegan alumnos que no saben ni redactar con coherencia. Aquí tienen la respuesta a cómo llegan así. No son muchos, pero hacen mucho daño al sistema.— Rosa Santa Daría Hernández. Ingenio, Gran Canaria.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Consecuencias de la caída

La muerte política de Pujol deja al nacionalismo convergente sin su principal activo y referencia histórica e ideológica. Aunque Artur Mas sale debilitado, el soberanismo se conjura para que no afecte al proceso.

la cuarta página

El pasado imperfecto

PIEDRA DE TOQUE. Los grandes fastos de la inteligencia en el París posterior a la II Guerra Mundial fueron, más bien, los estertores de la figura del intelectual y los últimos destellos de una cultura volcada en la calle

La vulnerabilidad del Reino Saudí

Hacia afuera y hacia dentro, el régimen se ve afectado por la incertidumbre que domina la región

Un congreso para Maduro

La propaganda pone el acento en mostrarle como el heredero del “legado de Chávez”

Aprender a perder

No hay Mundial que distraiga de la subida del paro y la pobreza en Argentina

Los pedestales vacíos

Europa se enfrenta a la tormenta sin figuras al mando que inspiren confianza

El reto de la renovación

Pedro Sánchez tiene que hacer un partido más integrador y transparente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana