COLUMNA

Un sindiós

Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir

Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“El proceso de paz en Colombia está en su peor momento”

Javier Lafuente Bogotá

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, advierte a las FARC: "Es posible que un día no nos encuentren en La Habana"

Triunfo y exorcismo en Santiago

No parecía la premiación de un equipo, sino la de varias generaciones

Éxtasis colectivo en Santiago

P. CIFUENTES Santiago de Chile

Los chilenos se lanzan a las calles a gritar sin parar "¡Chile campeón!"

EL PAÍS RECOMIENDA

Paz sin reconciliación en la familia Sánchez Vicario

Jesús García Barcelona

Arantxa firma la paz y pone fin a la disputa legal, pero no sana la relación

Aferrados a la tecnología obsoleta

Crece el número de aficionados a los clásicos y de empresas de reparación

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana