EDITORIAL

Guerra en Sudán

La ocupación de un enclave petrolero por las fuerzas del Sur desata las hostilidades en el vasto país africano, dividido hace poco

Sudán y Sudán del Sur, separados desde hace escasamente un año tras décadas de ignorada guerra civil y casi dos millones de muertos, emprenden de nuevo el camino de las armas. Esta vez por el petróleo, aunque no solo. Los últimos episodios de la escalada, a la que ambos presidentes se refieren como guerra inevitable, han sido la breve ocupación por Sudán del Sur del decisivo enclave petrolífero de Heglig, en la demarcación de ambos Estados, y el bombardeo por la aviación de Jartum de poblaciones fronterizas.

La guerra que hasta 2005 asoló Sudán arraigó en disputas ideológicas, étnicas y religiosas. Un referéndum abrumadoramente a favor de la independencia certificó el año pasado el divorcio de Sudán del Sur, la mitad del vasto país africano. Pero la independencia, en julio, se consumó sin acuerdo sobre contenciosos clave: el trazado de una imprecisa e incontrolada frontera de casi 2.000 kilómetros, la atribución de los territorios en litigio o la suerte de los ciudadanos de un Estado que viven en el otro. Y, sobre todo, sin un pacto sobre el petróleo, el recurso vital de ambos. El encerrado sur, que alberga la mayoría de los yacimientos y cuyos ingresos proceden prácticamente del crudo, necesita los puertos del norte para su exportación. En enero interrumpió su extracción para forzar un acuerdo sobre tarifas de tránsito leoninas.

La Unión Africana ha exigido un alto el fuego inmediato y la reanudación de negociaciones, que de creer a Al Bachir y al presidente sureño Salva Kiir resultan ya imposibles. Retórica y realidad, sin embargo, no suelen ir de la mano. Una guerra abierta resultaría desastrosa para ambos empobrecidos contendientes y para una inmensa zona de África ya al borde de la ingobernabilidad. Los dos Sudán necesitan imperativamente convivir, y la comunidad internacional —desde el Consejo de Seguridad a Estados Unidos y China, sus dos interlocutores más influyentes— no debe ahorrar esfuerzos para conseguirlo.

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

“Que se haga justicia porque se iba a mandar a la cárcel a un inocente”

Iñaki González subraya que “salga la verdad” y ahora reactivará su indulto

2,5 millones de huevos fritos congelados al mes

El cocinero Javier Yzuel, de la empresa Food Style, va a crecer por Europa de la mano de Findus

Cuba: la diplomacia del ballet

Durante el castrismo, bailarines y coreógrafos han sido perseguidos o condenados al ostracismo

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana