EDITORIAL

Guerra en Sudán

La ocupación de un enclave petrolero por las fuerzas del Sur desata las hostilidades en el vasto país africano, dividido hace poco

Sudán y Sudán del Sur, separados desde hace escasamente un año tras décadas de ignorada guerra civil y casi dos millones de muertos, emprenden de nuevo el camino de las armas. Esta vez por el petróleo, aunque no solo. Los últimos episodios de la escalada, a la que ambos presidentes se refieren como guerra inevitable, han sido la breve ocupación por Sudán del Sur del decisivo enclave petrolífero de Heglig, en la demarcación de ambos Estados, y el bombardeo por la aviación de Jartum de poblaciones fronterizas.

La guerra que hasta 2005 asoló Sudán arraigó en disputas ideológicas, étnicas y religiosas. Un referéndum abrumadoramente a favor de la independencia certificó el año pasado el divorcio de Sudán del Sur, la mitad del vasto país africano. Pero la independencia, en julio, se consumó sin acuerdo sobre contenciosos clave: el trazado de una imprecisa e incontrolada frontera de casi 2.000 kilómetros, la atribución de los territorios en litigio o la suerte de los ciudadanos de un Estado que viven en el otro. Y, sobre todo, sin un pacto sobre el petróleo, el recurso vital de ambos. El encerrado sur, que alberga la mayoría de los yacimientos y cuyos ingresos proceden prácticamente del crudo, necesita los puertos del norte para su exportación. En enero interrumpió su extracción para forzar un acuerdo sobre tarifas de tránsito leoninas.

La Unión Africana ha exigido un alto el fuego inmediato y la reanudación de negociaciones, que de creer a Al Bachir y al presidente sureño Salva Kiir resultan ya imposibles. Retórica y realidad, sin embargo, no suelen ir de la mano. Una guerra abierta resultaría desastrosa para ambos empobrecidos contendientes y para una inmensa zona de África ya al borde de la ingobernabilidad. Los dos Sudán necesitan imperativamente convivir, y la comunidad internacional —desde el Consejo de Seguridad a Estados Unidos y China, sus dos interlocutores más influyentes— no debe ahorrar esfuerzos para conseguirlo.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La noche de la música latina

Los artistas más reconocidos de la música en español acuden a la decimoquinta edición de los Grammy Latinos

Descarada

Marcho ante todo mentiroso, ratero, infiel, agresor, abusador, engreído y corrupto que creen siempre tener la razón

“Me siento perseguido”

Los inmigrantes indocumentados con hijos como Francisco Romero esperan que la acción de Barack Obama les de seguridad

“Venimos para que México cambie”

Decenas de miles de mexicanos salen a las calles de la capital motivados por la indignación que ha causado el caso Iguala

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

LA CUARTA PÁGINA

La pasión por la democracia

Desde la caída del Muro de Berlín se observa una apatía cada vez mayor en los sistemas democráticos. Necesitamos no sólo ausencia de violencia y garantías institucionales, sino también responsabilidad moral

LA CUARTA PÁGINA

Cataluña y “la cárcel de los pueblos”

Hay un buen argumento para poder defender la idea de que Cataluña siga formando parte de España: cuando los países se desestabilizan, tardan mucho en conseguir normalizarse de nuevo

La muerte de Aurora

La vi por última vez en el verano del año pasado. Raspaba ya los 93 años y oía con dificultad. Necesitaba tiempo para terminar una biografía de Julio Cortázar, a quien profesó un intenso amor

LA CUARTA PÁGINA

El desamparo de Ayotzinapa

La desaparición y asesinato de 43 estudiantes es la conclusión del desastre nacional generado por la guerra contra el narcotráfico en México. Nada es tan peligroso para un país como el descrédito de su clase política

España no tiene quien le escriba

Hace falta una fuerza política que defienda el Estado, la unidad de la nación y la ley

El momento adecuado para bajar impuestos

Tras dos años de ajustes, el Gobierno ha elaborado un conjunto de cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana