CARTAS AL DIRECTOR

La Residencia de Estudiantes

Decía George Steiner, en el curso de unas declaraciones de hace tiempo, que la cultura puede ser de dos formas: superficial o vivificadora. Malos vientos empiezan a soplar para ambas, a causa de la situación actual. Los responsables políticos de Cultura deben a la sociedad un análisis riguroso antes de aplicar recortes en esta materia.

Venimos de tiempos en los que cada Comunidad, cada municipio incluso, se complacía en crear centros culturales a mayor gloria de los políticos con mando en plaza. Luego, se trataba de dar contenido a esas creaciones. Lamentablemente, la mayor parte de esos contenidos se podía considerar cultura superficial que no creaba adictos con continuidad y esfuerzo para progresar en enriquecer su espíritu. Cosa muy distinta ha sido y es la cultura vivificadora que llevan a cabo otras instituciones. Entre ellas y en mi opinión con mención especial, La Residencia de Estudiantes. Acaba de cumplir cien años. Por ella han pasado, durante el siglo pasado, lo mejor de la ciencia, el arte y el pensamiento en vivo, en las personas que allí dieron sus conferencias. Sus ediciones de libros son una obra espléndida de arte gráfico, que embelesan todos los sentidos.

Confiemos en que las instituciones que son vitales para mantener el fondo cultural vivificador del país, no sufran menoscabo y se mantengan en sana vida los erasmistas.— Miguel Teixidor de Otto

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Cómo cambiar el sistema nacional de salud

La crisis del ébola ha mostrado una sanidad vulnerable que exige intercomunicación

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana