Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y Gómez se retan en las primarias tras un tenso cara a cara

El presidente se reunió en secreto en La Moncloa con el secretario general de los socialistas madrileños.- El encuentro se produjo por la tarde y duró dos horas

José Luis Rodríguez Zapatero se ha reunido esta tarde en secreto en La Moncloa con Tomás Gómez para tratar de convencerle de que renunciara a presentarse como candidato socialista a la Comunidad de Madrid, pero no ha logrado su propósito. El líder madrileño rechazó los argumentos del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE y se negó a facilitar el camino para que la actual ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, encabece la lista de los socialistas. El fracaso de Zapatero aboca al PSOE a abrir un proceso de elecciones primarias para designar al candidato a las próximas elecciones autonómicas.

Durante la reunión, que se celebró por la tarde, duró dos horas y estuvo rodeada de tensión, Gómez le propuso a Zapatero que Jiménez fuera de número dos en una lista encabezada por él mismo, pero el presidente rechazó esa solución. Irritado, según fuentes conocedoras de la reunión, le dijo: "Si estás tan seguro de que tú eres el mejor, adelante, vayamos a primarias".

Pasadas las diez y media de esta noche, la ejecutiva federal del PSOE hizo público un comunicado en el que anunciaba: "El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez, han decidido apostar por los mecanismos de democracia interna que rigen en el PSOE para la elección de candidatos a las próximas elecciones autonómicas y municipales en la Comunidad de Madrid".

Y añade que Zapatero trasladó "al dirigente madrileño" su "reconocimiento por la tarea realizada al frente del partido en Madrid, así como su derecho a ser candidato". También afirma que "le trasladó su deseo de poner en marcha los mecanismos de democracia interna para que sean los militantes quienes decidan quién será su candidato o candidata a la Comunidad de Madrid, postura con la que coincidió Tomás Gómez".

Al tiempo que la ejecutiva federal del partido hacía público este comunicado, el PSM enviaba a los medios de comunicación otro. En él decía que Gómez había transmitió a Zapatero "la decisión colectiva, adoptada tras un proceso de reflexión compartida, de presentar su candidatura". Y añadía una frase que sonaba a aviso: "Desde el PSM confiamos plenamente en que la Comisión Ejecutiva Federal actuará con absoluta neutralidad".

La reunión entre Zapatero y Gómez se produjo tras una semana especialmente movida, que hacía prever una fractura en el PSOE madrileño.

"Las bases del conflicto toman cuerpo y una ola de indignación en solidaridad con Tomás Gómez está en crecimiento continuo", afirmaba un veterano dirigente socialista madrileño.

El secretario general del PSM estaba en contacto permanente con los secretarios generales de las agrupaciones. Estos convocaron reuniones que registraron una asistencia de militantes estimable, a pesar de estar en agosto.

Algunos asistentes a esas reuniones señalan que en ellas se estableció un clima en contra de la dirección federal y de apoyo a Gómez "como víctima del poder federal". Los sms con el consiguiente "pásalo" recorrieron la organización madrileña y los medios de comunicación. El argumento siempre era el mismo: la dirección federal trata de imponerse.

El ambiente es de "indignación, y Tomás está recibiendo mensajes de que aguante, no solo de los militantes de Madrid, sino también de dirigentes y ex dirigentes veteranos del PSOE", aseguraban en el entorno de Gómez. A estos dirigentes se incorporaron ayer públicamente la ex ministra Matilde Fernández y el ex presidente del Congreso de los Diputados Gregorio Peces-Barba, según recoge la agencia Efe.

Fernández, actual diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid, declaró que es "democrática y humanamente inaceptable la presión" a la que la dirección federal de su partido estaba sometiendo al líder de los socialistas madrileños, al que trasladó sus ánimos para que "no tire la toalla" y "siga adelante".

Peces-Barba también se refirió a "la presión" sobre Gómez. Dijo que esta "no es democrática" y pidió que "en todo caso, haya unas elecciones primarias". En su opinión, el líder del PSM "tiene muchas posibilidades" de vencer en unos comicios autonómicos.