Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenares de personas arropan al ex director del Muvim y piden la dimisión de Rus

Los asistentes exigen respeto a la libertad de expresión tras la censura de las fotos del 'caso Gürtel'.-La exposición completa podrá verse en una galería de Valencia a partir del jueves

La lectura del manifiesto que iba a protagonizar el presidente de la Asociación Valenciana de Críticos de Arte (AVCA), José Luis Pérez Pont, en apoyo al ya ex director del Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim), Romà de la Calle, que dimitió ayer por la censura de fotografías del caso Gürtel en la institución ordenada por el PP, ha quedado suspendida este mediodía por la emotiva aparición del protagonista. A las puertas del Muvim, De la Calle, profundamente conmocionado, ha recibido el apoyo del medio millar de personas allí congregadas, muchas de ellas con lágrimas en los ojos. Y allí, entre gritos de "Rus dimisión", en referencia al presidente de la Diputación de Valencia, titular del museo, o de "Cultura sin censura", ha clamado a favor de la libertad de expresión.

Tras días de desasosiego aseguró que ahora tiene muchas fuerzas: "Voy a dormir muy tranquilo todos los días de mi vida". Además, ha considerado que este "ataque a la libertad de expresión merece un nombre: el de caso Caturla", en referencia al diputado provincial Máximo Caturla, al que atribuye la retirada de las fotos de la muestra y del que dijo que por esta acción quedará relacionado con el caso Gürtel.

"Sapere aude", ha gritado en latín De la Calle, en referencia al dogma de Kant. "Hay que atraverse a saber", ha vuelto a clamar con la traducción. "Cuando quieren justificar que se ha quitado la parte de la política, porque una cosa es la cultura, dicen, y otra la política, hasta dónde hemos llegado", se ha quejado el ex director: "La política es el aire de la cultura y la cultura es la base de la política".

Como si fuera la Transición. Artistas, galeristas, críticos y algunos políticos solidarizados... El mundo de la cultura ha arropado a De la Calle, catedrático de Estética en la Universitat de València y presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, en un acto convocado con menos de un día de adelanto y por ello con una asistencia más numerosa de lo esperado. Allí han estado numerosos periodistas, ya que la exposición censurada, Fragments d'un any, con las fotos publicada más impactantes o significativas de 2009, la organizaba en el Muvim la Unió de Periodistes Valencians. Y su presidente Joaquim Clemente, que asistió con tres predecesores en el cargo, volvió de nuevo a criticar la torpeza censuradora del PP y mostró su apoyo a los trabajadores del Muvim. "Pensar que hoy estamos aquí", ha proclamado Clemente, "porque una persona como el director del Muvim ha tenido que dimitir por responsabilidad, por ética, por sentido de la democracia mientras que los que cometieron la censura están en sus despachos y continúan sin dar ninguna explicación razonable hasta cuando desde su propio partido les están diciendo que lo que han hecho no está bien, parece que es una situación anómala y que debería solucionarse".

Pérez Pont, que ha reclamado una gestión cultural sin más ingerencias políticas, ha pedido consenso para seleccionar al futuro director del Muvim. "Si la plaza queda vacante con motivo de la dimisión del profesor Romà de la Calle, exigimos que se abra un concurso público para cubrir la dirección del mismo; bajo ningún concepto estará bien visto por nuestra parte que se admita otro tipo de nombramiento que no pase por un concurso de buenas prácticas conforme al sector de las artes visuales viene reclamando a nivel nacional". De hecho, ha recordado que ese sistema ya se ha empleado por partidos políticos de diversos colores en museos como el Reina Sofía de Madrid, el Musac de León, el Macba de Barcelona.

Mientras, la exposición Fragments d'un any 2009, que la Unió de Periodistes Valencians decidió retirar del Muvim tras la censura de diez de sus fotos, se exhibirá en su totalidad a partir del próximo jueves en una galería de arte de Valencia. Según ha anunciado la Unió, la exposición podrá verse en la galería Tomás March durante un mes y posteriormente viajará a otros puntos de la Comunidad Valenciana y a Madrid.

Desde que el pasado viernes la Diputación de Valencia, titular del museo, retirara las fotos políticas de la muestra, varias instituciones, entidades y ayuntamientos se han ofrecido a acogerla. Entre ellas, la Asociación de la Prensa de Madrid, que ha ofrecido su sede para acoger la exposición que, por séptimo año, resume la actualidad de 2009 a través de 91 instantáneas de 38 fotógrafos, todas ellas ublicadas en distintos medios de comunicación de la Comunidad Valenciana.

El Consell Valencià de Cultura condena el "atentado contra la libertad de expresión"

El organismo consultivo de la Generalitat en asuntos culturales también rechaza tajantemente la retirada de las fotografías que han molestado al PP.La Comisión Jurídica del Consell Valencià de Cultura (CVC), reunida hoy en sesión ordinaria, ha calificado la "censura" de las fotografías de la exposición Fragments d'un any en el Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim) por ser "un atentado contra la libertad de expresión". En un comunicado, la entidad que preside Santiago Grisolía afirma que la retirada, el pasado viernes, de diez fotos de temática política, la mayoría de ellas relacionada con el caso Gürtel, constituye "un retroceso en el desarrollo y difusión de la cultura". Según Grisolía, "cualquier acto de censura debe ser erradicado, independientemente del mensaje y color político".

La Comisión Jurídica está formada, además de por Santiago Grisolía, por el secretario del órgano Jesús Huguet, Vicent Álvarez, quien preside la reunión, Ramón Lapiedra, Luis Prades, José Morera, Isabel Morant y Vicente Muñoz Puelles.

Esta mañana, preguntado sobre este mismo asunto, Grisolía ya aseguró que no le gusta "la censura de ningún tipo".

Más información