Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clamor contra la censura de las fotos de periodistas ante el silencio del PP

Asociaciones de profesionales de la prensa, partidos políticos y corporaciones municipales expresaron ayer su indignación ante la censura de la exposición Fragments d'un any de fotos de periodistas inaugurada el jueves en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (Muvim) y desmantelada el viernes a raíz de la censura impuesta por los responsables de la Diputación de Valencia ante una serie de fotos publicadas en distintos diarios que reflejan la historia reciente del año 2009 en la Comunidad Valenciana.

Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia, titular del Muvim, invocó la "libertad de opinión" para justificar la decisión de retirar diez fotografías de la muestra organizada por la Unió de Periodistes -todas las de la sección de política, una de la sección de cultura y otra de la sección de sociedad-, una censura que desencadenó la decisión de los organizadores de retirar la muestra al completo. Rus añadió: "Las exposiciones son exposiciones y no política".

Alfonso Rus invoca la "libertad de opinión" para retirar la muestra

Alarte reclama a Rajoy y Camps la dimisión o destitución de Rus

Joaquim Clemente, presidente de la Unió de Periodistes calificó el comentario de Rus como "una burda excusa de censor". Clemente recordó que la exhibición de "trabajos profesionales" no tiene ninguna connotación política y replicó: "Política es la decisión de censurar y la libertad de opinión no existiría sin la libertad de expresión".

Jorge Alarte, secretario general de los socialistas valencianos, reclamó al presidente del PP, Mariano Rajoy, y al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la inmediata "dimisión o, en su defecto, destitución" de Rus. "Es una vergüenza que después de 30 años de democracia, dos estatutos de autonomía y la Constitución de 1978, se restituya la censura en un espacio público pagado por todos", añadió.

En Burjassot, Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, también denunció la censura: "La libertad de expresión en la Comunidad Valenciana termina donde empiezan los trajes de Francisco Camps".

Mónica Oltra, reelegida como portavoz de Iniciativa del Poble Valencia, identificó la censura con "la política del miedo" que practica el PP "insultando, amenazando y censurando a quien no piensa como ellos".

Antonio Clemente, secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, ofreció la callada por respuesta alegando que "ya se han ofrecido las explicaciones oportunas". Y añadió: "El PP siempre ha respetado y defendido la libertad de expresión".

La Asociación de la Prensa de Madrid ofreció su sede a la Unió de Periodistes para albergar la muestra retirada del Muvim.

Leonardo Tomás, presidente de la Asociación de la Prensa de Alicante rechazó "la censura de las administraciones en Valencia" y añadió: "Decisiones de este estilo denotan tentaciones totalitarias de un marcado talante político. Administrar espacios públicos no es gestionarlos como propiedad privada".

Las asociaciones profesionales de artes visuales de la Comunidad Valenciana también criticaron la censura de la Diputación.

El Instituto Municipal de Cultura de Elx y el Ayuntamiento de Quart de Poblet ofrecieron ayer sus instalaciones para albergar la muestra. La Unió de Periodistes agradeció los ofrecimientos pero buscará un local céntrico para exhibirla "primero" en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2010