Selecciona Edición
Iniciar sesión

Dimite el director del museo en el que se censuró una exposición con imágenes del 'caso Gürtel'

Romà de la Calle se opuso a la decisión que tomó la Diputación de Valencia y aseguró que él no lo habría hecho

El director del Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (Muvim) de Valencia, Romà de la Calle, ha anunciado esta mañana su dimisión por no compartir la decisión de censurar una exposición de fotoperiodistas que incluía imágenes del caso Gürtel por orden de la Diputación de Valencia, en manos del PP.

El pasado viernes, 24 horas después de la inauguración de la exposición Fragments d'un any, promovida por la Unió de Periodistes Valencians y que recoge en 91 imágenes lo mejor del fotoperiodismo valenciano de 2009, las imágenes más políticas, aquellas que en particular molestan al PP y en concreto a su presidente Francisco Camps por las referencias al caso Gürtel, fueron vetadas por orden de la Diputación pese a que este organismo publicara una nota en la que aseguraba que la decisión era conjunta con la dirección del museo.

"Nunca he visto ni he vivido torpeza mayor... jamás", asegura De la Calle, "cada uno ve los fantasmas que tiene en la cabeza"

"Queremos mostrar nuestra indignación", declara el presidente de la Unió, "porque los responsables reales de la censura continúan en sus despachos"

Ya ese mismo día, Romà de la Calle aseguró a EL PAÍS que en ese museo nunca se habría tomado una decisión semejante y hoy ha hecho patente su disconformidad anunciado su dimisión tras comunicársela al diputado provincial responsable, Salvador Enguix. Lo ha hecho en la presentación de un encuentro internacional sobre Estética de la Memoria, materia de la que De la Calle es catedrático en la Universitat de València, además de presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. Allí, en un salón de actos a rebosar, ha recibido el apoyo de los trabajadores del museo. Muchos de ellos conmocionados y entre lágrimas. En su discurso ha hecho mención a los asistentes a que en la sala más elevada del museo podían ver "las paredes vacías" de la exposición y, profundamente emocionado, ha proclamado: "Nunca he visto ni he vivido torpeza mayor... jamás".

"Cada uno ve los fantasmas que tiene en su cabeza", ha añadido, "si no querían que las imágenes se vieran se han visto más que nunca". Y ha afirmado que comparada con la selección de otros años, las de éste son "las imágenes más cautas, son las personas que miran las que han variado". Es más, ha apuntado que la exposición fue propuesta hace tres años, "nunca impuesta", por el entonces consejero de Presidencia y Comunicación, Esteban González Pons, con el apoyo del entonces diputado Vicente Ferrer, a quien también ha entregado su carta de dimisión: "Por ética personal, porque fue él quien me contrato".

En su discurso también ha hecho referencia al diputado de Economía y Hacienda, Máximo Caturla, como instigador de la censura, tras mostrar su indignación el jueves durante la inauguración de la muestra: "Fui testigo del desmadre de Mínimo Caturla, perdón de Máximo. No puede entenderse que un grupo de imágenes que reflejan con sobriedad situaciones reales sean respondidas así".

Tras conocer la dimisión, el presidente de la Uniò de Periodistes ha mostrado su solidaridad con los trabajadores del Muvim y en especial con el que ha sido su director durante los últimos años, Romà de la Calle. "Porque durante los años que hemos trabajado con él se ha portado de manera muy profesional tanto con la organización como con los socios de la Unió que han expuesto en el Muvim".

"Queremos mostrar nuestra indignación", añadió Joaquim Clemente, "porque los responsables reales de la censura, que son el presidente de la Diputación, Alfons Rus, el diputado de Cultura, Salvador Enguix, y el de Hacienda, Máximo Caturla, continúan en sus despachos y con sus coches oficiales. Es una campaña de acoso, no solo a la Unió sino también a la dirección del museo".

Por su parte, el diputado de Cultura, Salvador Enguix, ha agradecido en un escueto comunicado a De la Calle su trabajo durante los últimos años al frente del museo. En concreto alaba la "fórmula Muvim" que De la Calle siempre se ha definido como "ni una exposición sin reflexión".

Pese a los esfuerzos de la Diputación de Valencia, la ciudad podrá ver la exposición, según anunció el presidente de la Unió de Periodistes Valencians (APV), Joaquín Clemente, después de agradecer las muestras de apoyo recibidas por la censura a la que han sido sometidos. De hecho, De la Calle ha anunciado que cuando se inaugure otra vez la exposición allí estará, "como no puede ser de otra forma".

Entre las imágenes vetadas figuran la instantánea aportada por el fotógrafo de El Mundo Vicent Bosch en la que se ve a Camps, a Vicente Rambla y a Ricardo Costa, salpicados por el caso Gürtel, abrochándose sus trajes en las Cortes Valencianas, o la de Ricardo Costa compungido la noche que cesó de todos su cargos en el PP, disparada por Miguel Lorenzo, de El Periódico.

También se vetan dos fotografías de Rita Barberá arropando a Camps a su salida del TSJ cuando fue a declarar, una de Carles Francesc (EL PAÍS) y otra de Benito Pajares (El Mundo). Entre las imágenes que han levantado ampollas también figura una de Camps con el arzobispo Carlos Osoro, también de Lorenzo, y otra de Mikel Ponce (Abc) en la que se ve la investidura de José María Aznar en la Universitat Cardenal Herrera (CEU).

Barberá ha asegurado esta mañana que ella y su partido defienden la libertad de expresión "por puro convencimiento". Preguntada si ello implica descolgar fotografías, la alcaldesa ha añadido, en una crítica implícita al presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus: "Cuando uno se compromete con una exposición, hay que mantener la exposición". El Ayuntamiento que dirige Barberá, sin embargo, también censuró una muestra de fotografías. Fue en 1996, cuando la entonces concejal de Juventud, Marta Torrado, vetó una exposición de la fotógrafa Tere Arcos en un centro juvenil al alegar que sus imágenes, de padres y madres con sus hijos, todos desnudos y en actitudes afectuosas, podían "herir la sensibilidad".