Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rectifica 63 años después

El partido devuelve el carné de socialista al último jefe de Gobierno de la República, Juan Negrín y otros 35 militantes "maltratados por la historia y por los socialistas", según Guerra

La secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, entrega el carné a Carmen Negrín, nieta del último jefe de Gobierno de la República. CLAUDIO ÁLVAREZ

El PSOE ha devuelto este sábado - 63 años después de su expulsión - el carné de socialista al último jefe de Gobierno de la República, Juan Negrín, fallecido en París en 1956. Lo ha recogido emocionada su nieta, Carmen Negrín, enfrascada en los últimos años en la ingente tarea de barrer sobre el nombre de su abuelo todas las leyendas negras que la propaganda franquista supo colocar sobre él. "He soñado con este momento", ha confesado el ex vicepresidente Alfonso Guerra, en lo que ha definido como "un acto de reparación de una injusticia". "El PSOE se equivocó".

"La Guerra Civil fue una quiebra histórica, de valores, de principios. Cuando uno pierde una guerra, todos intentan eludir responsabilidades. La derrota nunca tiene padre", ha explicado el ex vicepresidente de Felipe González. "La guerra nunca se pudo ganar desde el instante en que las democracias europeas aceptaron no intervenir en España".

El último jefe de Gobierno de la II República, el que para la incomprensión de muchos, trató de resistir hasta el final el embate franquista con la esperanza de que al estallar la Guerra Mundial contra el fascismo, el resto de democracias europeas se pusieran de su parte, fue expulsado del partido por Indalecio Prieto el 23 de abril de 1946. Prieto le acusó de ser un títere de la URSS y de haber enviado el oro de la República a Moscú.

Carmen Negrín ha agradecido a los historiadores que, trabajando sobre su archivo, la habían ayudado a ir desmontando poco a poco cada uno de los bulos que la propaganda franquista difundió sobre su abuelo. "No se consideraba un líder político. Le entregaron un país con una guerra casi perdida y entendió que su deber era defender la República y los españoles. No lo logró, en contra de otros como De Gaulle o Churchill que reivindicaron que resistir era vencer", ha relatado Negrín. "Hoy se puede decir quién hizo qué y por qué lo hizo", ha añadido la nieta del último jefe de Gobierno de la República.

Con él, también han sido rehabilitados hoy en la sede de Ferraz otros 35 socialistas "maltratados por la historia y también por otros socialistas", ha señalado Guerra. Hijos o nietos de Ramón Lamoneda, Julio Álvarez del Vayo, Ramón González Peña, Jerónimo Bugueda Muñoz, Juan Simeón Vidarte, Julia Álvarez Resano, Matilde de la Torre, Edmundo Lorenzo, Antonio Pasagili Lobo, Ángel Galarza Lago, Vicente Ruiz Sarmiento, Mariano Moreno Mateo, Miguel Amilibia, Nicolás Jiménez Molina, Veneranda García Manzano, Ardían García Anfreu, Leandro Pizarro González, José Rodríguez Vega, Antonio Huerta, Gabriel Morón Díaz, Vidal Rébora, Suárez Guillén, Carlos Abad López, José Moreno Remacha, César Rodríguez González, Amaro del Rosal, Modesto Moyro, Juan Bautista Alvarado, Saturnino Gimeno, Matilde Cantos Fernández, Max Aub, Juan Pablo García, Jesús Ibáñez Rodríguez, Jesús Vallina González y Felipe García Álvaro recibieron el carné de socialista a título póstumo. La mayoría murió en el exilio.

La secretaria general del partido, Leire Pajín, ha concluido el acto afirmando: "Tenemos 130 años de historia y estamos orgullosos de nuestro pasado. Otros no pueden decir lo mismo".