Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cómo recuperar la confianza

El futuro Gobierno tiene que actuar rápido y con transparencia

Confianza. Eso es lo que tiene que ganar la economía española para no continuar siendo el blanco de los ataques de los mercados financieros internacionales. Y qué tiene que ocurrir para restablecer esa confianza. Curiosamente ha sido la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España (AmChamSpain) quien ha organizado esta semana una conferencia para buscar soluciones. Y la respuesta de los participantes no ha podido ser más tajante. El nuevo Gobierno tiene que actuar rápidamente.

"Quizás no tenga que encontrar nuevas ideas para aplicar medidas, sino tomar decisiones, anunciarlas e implementarlas. Cualquier retraso va a generar más dudas en los mercados financieros", advertía el consejero delegado de GE Capital Bank en España, Peter Salzer. Con mayor contundencia aseguraba que en General Electric "tenemos confianza en el país y en su capacidad de recuperarse de la crisis. Seguimos invirtiendo y contratando en España. De hecho, en muchos sectores de futuro, España tiene empresas líderes del mundo. En inversiones extranjeras, ocupa el número diez de la lista mundial. Vemos más oportunidades que problemas aquí".

Las recetas: austeridad, reforma laboral y limpieza del sector bancario

Austeridad. Es la receta más repetida por los expertos, entre quienes hay coincidencia en las primeras medidas que creen debe aprobar el Gobierno que forme Mariano Rajoy. "La restricción fiscal es imprescindible. Hay que compensarla con medidas como la reforma laboral y la reestructuración acelerada del sector bancario. Ambas pueden generar confianza en los mercados financieros", sostuvo Luis de Guindos, exsecretario de Estado de Economía con el último Gobierno de José María Aznar y uno de los nombres que se barajan como ministrables. De Guindos zanjaba su conferencia diciendo: "La economía española tiene resortes. Lo hemos hecho otras veces y seguro que lo volveremos a hacer ahora".

"Saldremos de la crisis. Mal, pero saldremos", afirmaba Manuel Pizarro, presidente de Baker & McKenzie y en su día diputado del PP, en la creencia de que "habrá que ajustar absolutamente todo y limpiar el sector financiero. La única forma de solventar el problema bancario es limpiándolo. Hay que sacar a los malos gestores y sanearlo. Ajustar los salarios y el Estado de bienestar. Cuanto antes se haga, mejor. Y cuanto antes se explique, mejor", decía con contundencia.

Pizarro no se cansó de apelar a la transparencia, igual que el consejero delegado de GE Capital Bank Iberia o Larry Summers, profesor de Harvard y exsecretario del Tesoro estadounidense. Se referían tanto al sector bancario como al esfuerzo que recomiendan al futuro Gobierno al abordar la explicación de la crisis y el ajuste necesario a los ciudadanos. Es la clave para conseguir devolver la credibilidad de España.

Manuel Conthe, expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, planteó mientras actuaba como moderador si era necesario hacer presentaciones en las Bolsas internacionales sobre los planes del Gobierno para hacer frente a la crisis, a lo que Peter Salzer y José Ramón Torá, directivo de Standard & Poor's, respondieron que sí, que es un buen momento para explicar la posición económica a través de road shows, que tanto les gustan a los inversores extranjeros. Justo lo que reconoció Tomás Varela, director general adjunto de Banco Sabadell, que era en lo que ocupaba gran parte de su tiempo en los últimos meses para conseguir restaurar la credibilidad de los inversores en la economía española y, por ende, en su banco.

Al final, tanto los conferenciantes como los asistentes al evento organizado por AmChamSpain se mostraron convencidos de las posibilidades del nuevo Ejecutivo del PP de devolver la confianza en España como país al resto del mundo. "El nuevo Gobierno es algo bueno", en palabras del representante de Banco Sabadell. Eso sí, si el equipo de Mariano Rajoy anuncia solo lo que pueda cumplir y actúa pronto.

El 'banco malo' está bien visto

La credibilidad de la economía española pasa por el saneamiento del sector financiero. "La transparencia aumentará la confianza si los bancos no tienen problemas graves. Y, si los tienen, sacarlos a la luz ayudará a resolverlos", decía el profesor de Harvard, Larry Summers. "No debemos posponer el problema. Es importante que los bancos se limpien", apoyaba el representante de Standard & Poor's. Incluso el directivo de Banco Sabadell, Tomás Valera, que es partidario de la creación de un banco malo que agrupe sus activos problemáticos: "Cualquier solución que dé transparencia a los activos inmobiliarios en los balances de las entidades es buena. Y sirve para dar garantías al Gobierno. Para discriminar entre entidades", dijo.

Luis de Guindos y Manuel Pizarro apoyaron la creación del banco malo. Como para Valera, el problema es cómo se fijan los precios de referencia de esos inmuebles, cuyo precio real se desconoce por ausencia de operaciones. Y, según S&P, "los bancos van a tener que admitir que no van a obtener los precios que quieren".

El euro y la educación

Pendientes de que los dirigentes europeos refunden la UE, como diría el presidente francés Nicolas Sarkozy, en su reunión del próximo día 9; los participantes en la jornada Restableciendo la confianza de los mercados financieros en España se mostraron convencidos de que el euro sobrevivirá a esta crisis que ha devenido en crisis política, de liderazgo europeo, como señalaban Manuel Pizarro, presidente de Baker & Mckenzie, y Luis de Guindos, socio de PwC, para quien el mayor reto del próximo Gobierno del PP para 2012 es hacer frente a los vencimientos de deuda española, que suman cerca de 330.000 millones de euros, el 30% del PIB. En su opinión, "mientras no se dé una solución estable a la zona euro, España sufrirá más".

Y es que, según José Ramón Torá, de S&P, "la desconfianza de los inversores está centrada en la zona euro, no necesariamente en España". En su opinión, los fondos estadounidenses muestran actualmente su interés en el sector de infraestructuras nacional y en el bancario. Y en el sector inmobiliario, según Andrés Escarpenter, responsable de la consultora Jones Lang LaSalle en España, que figuraba entre los asistentes. El problema es que parece que, de momento, no encuentran suficientemente justificados los precios.

Ese es otro de los retos a que se enfrenta España, que debe rebajar aún más los precios de las viviendas, como coincidieron casi todos los participantes en la jornada; así como impulsar el alquiler; arreglar el sistema eléctrico; reducir los trámites administrativos para la creación de empresas y negocios, y, a largo plazo, mejorar la educación. Según el consejero delegado de GE Capital Bank, "todo empieza con los idiomas. Es el mayor obstáculo de los españoles para ser competitivos internacionalmente. Tienen el producto y la cultura emprendedora, pero no los idiomas para desenvolverse en el mundo. Y esto es una prioridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011

Más información