Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España encabeza las encuestas de antijudaísmo

"Se nos pregunta con frecuencia por qué se odia tanto y durante tanto tiempo a los judíos. La pregunta hay que hacerla a quienes nos odian, no a los odiados". Esta reflexión de Isaac Querub Caro, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), resumió el IV Seminario Internacional sobre Antisemitismo. Se clausuró anoche en la Fundación Caja Navarra. Varias pintadas insultaban en la calle a los asistentes con frases como "Sionismo es terrorismo" y tachones en rojo sobre la estrella de David.

"Los insultos, las pintadas y los lemas contra los judíos se consideran algo normal, cuando lo cierto es que reflejan un antisemitismo subyacente. Son síntoma de una patología social", había denunciado antes el profesor de Sociología de la Universidad de Múnich, Alejandro Baer.

El jurista Jorge Trías Sagnier, que participó en el debate La lucha penal contra el antisemitismo y los delitos de odio, expresó su repugnancia por la sentencia del Tribunal Supremo, de abril pasado, que revocó la condena contra cuatro nazis por considerar que frases como: "los judíos son destructores y promueven las guerras"; "los alemanes se equivocaron al no quemarlos a todos", o que "son una raza pestilente" no suponen un peligro y no merecen reproche penal

Trias Sagnier calificó de "bárbara" dicha sentencia. "Algunos de los magistrados que la dictaron son los mismos que persiguen a Baltasar Garzón, pero hubo un voto particular, lleno de dignidad, del magistrado Martínez Arrieta", añadió.

Los judíos son apenas el 0,1% de la población de España, pero los niveles de antisemitismo son de los más altos de Europa, denunció Querub. El manifiesto final del seminario concluyó que "la negación de esta existencia de antisemitismo agrava el problema e impide su prevención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2011