Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Médicos por días

Los facultativos sin plaza fija denuncian contratos precarios, incluso de lunes a viernes - Más de 5.000 profesionales están cambiando de centro de salud

Es muy probable que en las últimas semanas haya llegado a su casa una carta en la que la Comunidad de Madrid le avisa de que su médico de familia, pediatra o enfermera va a cambiar. Al menos un millón de madrileños se están encontrando con que el profesional que les atiende en su centro de salud no es el mismo. Es el resultado del mayor movimiento de personal sanitario que ha vivido la región: más de 5.000 médicos, pediatras y enfermeras se incorporan a sus nuevos puestos en los ambulatorios. Han coincidido en el tiempo dos procesos multitudinarios: la toma de posesión de las plazas de las últimas oposiciones y un concurso de traslados. Una buena noticia, pero con daños colaterales: unos 300 médicos han quedado desplazados y llevan más de un mes con contratos "de semanas e incluso de días aislados", denuncia la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (Somamfyc).

"Veintidós contratos desde el 31 de mayo", denuncia una sanitaria

Peligra la continuidad asistencial, dicen los profesionales

"Los contratos semanales suelen ser de lunes a viernes aunque trabajes todo el mes, lo que implica que no te paguen el fin de semana y que, además, no cotices", relata una médica de familia de 30 años que, tras acabar la residencia -cuatro años, tras otros seis de carrera universitaria- empezó a trabajar en la sanidad pública madrileña esta primavera. "Desde el 31 de mayo he firmado 22 contratos", asegura. De duraciones variables: "De días aislados, de lunes a viernes, a pesar de estar todo el mes en el mismo centro de salud, de semanas...". El más largo fue de 31 días por una suplencia de vacaciones, señala.

La precariedad de estos profesionales tiene fecha de caducidad, aseguran desde la Consejería de Sanidad, porque en cuanto todos los médicos ocupen la plaza que les corresponde la situación se normalizará. Sin embargo, lo que está ocurriendo ahora ha vuelto a poner sobre la mesa un problema bastante más antiguo: el de los médicos que cubren siempre una misma plaza, es decir, que son interinos, pero a los que se considera eventuales a la hora de hacerles contratos. Otra joven médica, esta de 34 años, relata que acabó la especialidad en mayo de 2007 y que desde entonces acumula 69 contratos. "He estado en la misma plaza desde mayo de 2009, con contratos eventuales, cuando lo estipulado por ley sería contrato de interinidad", asegura.

El director de Recursos Humanos de Sanidad, Armando Resino, reconoce el problema de los falsos eventuales, y asegura que en cuanto acabe el proceso y reubique a los profesionales que han quedado desplazados nombrará interinos. "Antes de que acabe el año", afirma. Lo cierto es que las interinidades en plazas estructurales están congeladas desde 2007. El sindicato CSIT-UP interpuso una demanda colectiva el año pasado, pero el juzgado les ha dado fecha para la vista en 2014. Resino, sin embargo, niega que estos días se estén haciendo contratos de lunes a viernes para evitar pagar los fines de semana a los médicos. "Sustituyo por los días de permiso que me pide el médico. No existen contratos de 15 días, son sustituciones", insiste. Los cinco médicos afectados con los que ha hablado EL PAÍS, y que han pedido que no se publiquen sus nombres por temor a no ser contratados, aseguran lo contrario.

Una tercera médica, de 32 años y que acabó la especialidad en 2007, asegura que lleva 32 contratos desde entonces. Durante dos años y ocho meses, contratada en la misma plaza y con el mismo cupo de pacientes. Solo entre el 17 de octubre y el 4 de noviembre de este año ha firmado tres; el último, de lunes a viernes. "Los pacientes están cansados, está en juego la calidad de su atención, pero no saben qué pueden hacer y nos preguntan continuamente '¿es usted mi médico definitivo?', asegura. "Es imposible hacer el seguimiento de un paciente si sabes que al día siguiente vas a estar en otra consulta, o no sabes si vas a trabajar", insiste la médica de 30 años.

La Vocalía de Jóvenes Médicos de Familia de la Somamfyc y la Plataforma de Eventuales de Atención Primaria -creada en 2010 para luchar contra la precariedad de su situación- han enviado a la Consejería de Sanidad una carta firmada por 350 médicos en la que protestan por los contratos de días y por la forma en la que Sanidad quiere reubicarlos: por orden de antigüedad. "No tienen en cuenta la formación continuada y el resto de méritos como doctorados, docencia, investigación, lo que prevarica claramente en favor de compañeros de más edad", se queja la médica de 34 años. Resino aseguró el viernes pasado no tener conocimiento de esa carta.

Más plazas antes de fin de año

El director de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad, Armando Resino, asegura estar sorprendido por las quejas de los médicos eventuales. No le gusta que se les llame "perjudicados" por el movimiento que se está produciendo estos días, con 914 médicos de familia ocupando sus plazas tras haber superado la oposición. "Solo están en situación de provisionalidad", señala. "Les doy la oportunidad de que se presenten a un proceso selectivo y lo superen", añade. Se refiere a la nueva convocatoria de plazas que se producirá "antes de que acabe el año": 305 plazas de medicina de familia y 119 de pediatras. Plazas que en realidad corresponden a las ofertas de empleo público de años anteriores y que ya están aprobadas por la Consejería de Economía y Hacienda.

"Solo me falta el visto bueno del Consejo de Gobierno", asegura Resino, que presume de que cuando acabe ese proceso la eventualidad entre los médicos de atención primaria habrá pasado de más del 30% a apenas un 5%. La próxima convocatoria será también para 1.600 enfermeras y 1.400 auxiliares de enfermería, que se repartirán entre atención primaria y especializada.

Los 914 médicos que consiguieron plaza en el último concurso oposición llevan años esperando el momento de ocuparlas. Los puestos se convocaron en enero de 2008 y el examen se realizó en enero de 2009. Han tenido que pasar casi tres años para acabar de resolver la convocatoria. Las plazas se han asignado recientemente. Se presentaron 3.200 candidatos, de los que aprobaron 2.750 médicos, según datos de Sanidad.

Los médicos eventuales están denunciando también la no renovación de los contratos estando de baja. "Ahora mismo, el número de mujeres jóvenes médicos de familia es muy elevado, y cuando se quedan embarazas asumen que es el final de su contrato, si lo tienen, en el mejor de los casos. En el peor, piden trabajo por teléfono, porque si les ven la tripa no las contratan", relata una cuarta médica, de 31 años. A ella misma, cuando le tocaba renovar su contrato (se lo hacían cada seis meses pese a ocupar una plaza estructural), le dijeron que no podía ser porque estaba de baja. Acababa de someterse a un procedimiento médico. La asesoría jurídica del Colegio de Médicos le confirmó que los contratos no se renuevan estando de baja.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 2011

Más información