Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL RINCÓN

La línea continua del arte de Rosa Olivares

La editora y escritora se inventa una nueva revista para dar voz a los artistas y anima a comprar obra

Rosa Olivares (Madrid, 1955) tenía solo 20 años cuando puso en la calle su primera revista especializada en arte, Lápiz. Desde entonces, no ha parado. Editora de EXIT, Imagen & Cultura, Exit Express, Exit Books, periodista y comisaria esporádica, sus nunca tibias opiniones sobre el peculiar mundo del arte no se han dejado de oír (a veces temer) en todos estos años. Ahora, EXIT abandona el papel y se convierte en la primera publicación especializada de acceso gratuito en la Red. Su lugar en el mundo del buen papel lo ocupará Flúor, una revista en la que solo escribirán los artistas y que contará con el mismo equipo profesional (una docena de personas) de Exit. Como en los proyectos anteriores, Olivares es la accionista principal y la directora. "A mí lo que me gusta es escribir. Me considero escritora", explica. "Y para escribir lo que yo quiero, la única manera es que yo sea la máxima responsable. No hay elección: o dirijo, o dirijo". Esa tendencia al mando y sus resueltas opiniones le han granjeado un cierto miedo en los círculos artísticos. Las opiniones de "La Olivares" han sido siempre seguidas con prevención. Pero asegura que ya no le divierten tanto las polémicas. "No tengo mala leche", asegura, "pero siempre me voy a defender".

Y de lo que hay que defenderse es de los políticos o los funcionarios que entienden que han venido al mundo para poner dificultades. La mentira y el abuso de poder son lo que más le disgusta de este microcosmos en el que ha elegido vivir. También cree que hay que defenderse de los paracaidistas que aterrizan en el mundo de la edición artística con mucho dinero y mucho glamour. "Yo llegué a esa parte del mundo del arte hace más de 30 años y lo hice para quedarme. No he querido hacerme rica. Solo busco que mi equipo y yo podamos vivir". Pionera de las exposiciones fotográficas en la España de los ochenta, Olivares confiesa que se puede emocionar con todo tipo de arte, sean los primitivos flamencos o el conceptual. "El arte es una línea continua que va del pasado al futuro. No es una ciencia exacta y cada uno descubre obras que le emocionan". A la hora de comprar, elige la fotografía de autores españoles. "Mi presupuesto es modesto. Lo que sí creo es que tenemos que animarnos a comprar obra. Cada uno según sus posibilidades". Pero lo que de verdad anima diariamente a Olivares son sus dos labradores, Rocco y Max, nacidos de la misma camada hace 18 meses, una presencia entre el equipo que cada día acude a trabajar al edificio que las revistas ocupan cerca de la plaza de Las Ventas. "Los dos son mis directores generales. Cuando contrato a alguien, solo hay una condición: que le gusten los perros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2011