Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ LUIS BARRERA | Vicepresidente del Colegio de Geólogos

"Las erupciones avisan, no como los seísmos"

José Luis Barrera, vicepresidente del Colegio de Geólogos, conoce bien la vulcanología canaria. "En El Hierro no se conocía una crisis de terremotos tan grande como esta desde 1793", explica. "Se cree que entonces, tras una crisis sísmica que sintió la población, hubo una erupción al oeste porque se recogieron restos de lava reciente, pero la gente no vio el volcán", explicó ayer por teléfono.

Barrera destaca que desde julio ha habido más de 7.800 seísmos en la isla, el último de 3,2 grados. "La magnitud de los seísmos crece, pero también aumenta la profundidad. Empezaron a una profundidad entre 9 y 13 kilómetros y ahora están entre 12 y 15". Eso, señala, es sorprendente porque antes de una erupción volcánica los terremotos ascienden.

"Los seísmos se están dando en un pasillo norte-sur que coincide con erupciones volcánicas previas. ¿Se está reactivando una gran fisura eruptiva? Parece que es así, pero no lo sabemos. Crisis sísmicas como esta las hay en el mundo con frecuencia. El 90% se quedan en nada, pero puede ser. En 2004 en Tenerife hubo una crisis similar".

Barrera insiste en que en caso de erupción volcánica habrá tiempo para prepararse: "Se ha visto que la roca se está rompiendo, pero no que suba el magma. Al contrario que los terremotos, las erupciones avisan, siempre hay datos claramente preeruptivos. Aquí no se están dando, al menos de manera evidente".

Este geólogo explica que no hay muchos precedentes conocidos porque la serie de medición en Canarias tiene solo unas décadas: "Cuando el Teneguía entró en erupción, en 1971, no estaba desplegada la red sísmica allí y el aviso lo dio una base de submarinos de Estados Unidos en La Palma". Por todo, concluye que se puede hablar de que vuelve a haber signos de vulcanismo en El Hierro, aunque eso no permite saber si va a acabar en una erupción volcánica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2011