ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 3 de agosto de 2011

La Audiencia absuelve al imán de Cunit

La sentencia no considera probado que coaccionase a la mediadora Ghailan

La Audiencia de Tarragona ha absuelto al imán de Cunit (Baix Penedès), Mohamed Benbrahim, y a otras dos personas condenadas en noviembre por coaccionar a la mediadora cultural del municipio, Fatima Ghailan. El juzgado penal número 2 de Tarragona impuso entonces a los tres acusados penas de entre un año de cárcel y una multa de 730 euros por someter a Ghailan a una campaña de coacciones graves "premeditada" para lograr que la mujer "abandonara su puesto de trabajo" en el Ayuntamiento.

La audiencia provincial, tras admitir el recurso presentado por los condenados, ha concluido que el relato de los hechos no corresponde con el delito por el que fueron sentenciados. El juzgado no definió ni sustentó "con claridad y precisión" las coacciones graves, sostiene el fallo judicial, conocido ayer.

El caso de Fatima Ghailan se remonta a 2008, cuando la mediadora denunció haber sufrido presiones, insultos y amenazas por parte del imán y su entorno, que la acusaban de ser una "mala musulmana" por trabajar, conducir y tener relaciones de amistad con vecinos no musulmanes.

Los líderes religiosos de Cunit recogieron firmas contra la labor de Ghailan, presionaron a la Generalitat y al Ayuntamiento para que fuera relevada y llegaron a decir a su marido que "su mujer no era una buena esposa" y "que debía casarse con otra". En una trifulca entre el imán y Ghailan, el primero llegó a decirle: "Voy a acabar con vosotros y vuestros hijos". Todo ello, según el primer fallo, constituía "un plan premeditado" de acoso. El imán fue condenado a un año de cárcel por coacciones graves.También fue condenado el presidente de la Asociación Casa Islámica de Cunit, Abderrahman el Osri, con una pena de nueve meses de prisión, y la hija del imán, Hafssa Benbrahim, multada con 730 euros. La esposa del líder religioso quedó absuelta. Estas penas eran notablemente inferiores a las solicitadas por el fiscal, que pedía cinco años de cárcel para el imán por los delitos de coacciones y calumnias, cuatro para el Osri y dos para la hija y la esposa del líder religioso.

Ghailan declinó ayer hacer declaraciones, pero aseguró que estudia la fórmula para continuar litigando "hasta donde haga falta". La abogada de la defensa, María José Canals, aplaudió la decisión y explicó que el imán se ha marchado de Cunit por la presión. "No era un ciudadano más y no vivía con tranquilidad, se llegó a decir que les retirarían la nacionalidad española y los echarían del país", aseguró ayer la abogada. La defensa estudia pedir una retractación pública a la mediadora cultural o una indemnización. Fuentes cercanas al líder religioso aseguran que se ha mudado a Barcelona junto a su familia.

Abderrahman el Osri continúa negando las acusaciones de Fatima: "Todo fue un montaje, no soy nadie para decir cómo tiene que vivir alguien, mi mujer conduce y trabaja, tengo muchos familiares que no llevan velo, yo solo mando en mi casa", se defendió ayer el líder musulmán. Y se quejó de que se han sentido "maltratados" por la opinión pública.

La actual alcaldesa de Cunit, Montserrat Carreras (CiU), reprochó ayer al anterior Consistorio, liderado por el PSC, la falta de implicación en la denuncia de la mediadora. "No se pueden permitir según qué cosas, tendrían que haber abierto un expediente y no achacarlo a un conflicto privado", apuntó Carreras. La exalcaldesa socialista, Judith Alberich, fue acusada por la oposición de no aplicar mano dura contra el imán ni tampoco censurarlo.

"Lo único que sé es lo que paso ese sábado por la tarde, cuando Fatima y el imán se pelearon en la calle, cruzaron denuncias y el inspector decidió no detenerlos a ninguno de los dos; a Fatima le dimos protección policial hasta que llegó la orden de alejamiento, y estuvo de baja, mientras que a Benbrahim, los agentes lo vigilaron durante todo ese fin de semana", se defendió ayer Alberich.

La socialista asegura que ofreció los abogados del Ayuntamiento a la mediadora, pero que esta se negó al considerarlo un asunto "estrictamente privado". La pelea entre los líderes musulmanes y la mediadora cultural causó una tormenta política que traspasó las fronteras del municipio. Para respaldar a Fatima hasta Cunit se desplazó la líder del Partido Popular en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, y llegó a dedicarle un mitin. La portavoz de ERC en el Parlament, Anna Simó, y el entonces director general de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat, David Minoves, también se reunieron con la trabajadora del Ayuntamiento de Cunit.

El caso del imán de Cunit causó una fuerte polvareda por la lucha enconada que subyacía bajo el conflicto entre el imán y Ghailan. El imán, acostumbrado a ser el único interlocutor entre los políticos locales y la comunidad islámica, veía a Ghailan como una amenaza a su posición preeminente en la comunidad islámica. La técnica municipal, que se incorporó al Ayuntamiento en 2007, tenía entre sus funciones abrir nuevas vías de comunicación con todos los musulmanes del municipio, así como un papel clave en la realización de algunos trámites y en la concesión de certificados como el de arraigo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana