Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fondos públicos para el esoterismo de las caras de Bélmez

¿Un museo para lo esotérico? ¿Para un fraude? Es la pregunta que se hace mucha gente después de conocer la decisión del Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda y de la Diputación de Jaén de construir en esta pequeña localidad de Sierra Mágina un centro de interpretación sobre las caras de Bélmez, unas manchas que parecen representar rostros, aparecidas hace 40 años en la casa de María Gómez, ya fallecida, que algunos califican de fenómeno paranormal incluso después de quedar claro que era un montaje.

Lo sorprendente de este museo, que empezará a levantarse tras el verano, es que se va a financiar con fondos públicos. En concreto serán 858.000 euros, de los que el 70% serán fondos Feder de la Unión Europea a través del Programa Operativo Local, el 25% lo aportará la Diputación y el 5% restante el Ayuntamiento. Por si fuera poco, la Diputación jiennense tramita, también con fondos europeos, otro museo dedicado a la santería en Noalejo, otro pueblo de Mágina. En Bélmez de la Moraleda sus vecinos se dividen entre quienes ven el museo como un reclamo turístico -entre ellos su alcalde, Pedro Justicia, del PSOE- y los que ven la inversión absurda e inoportuna en tiempos de crisis.

La Diputación matiza que se trata de un edificio cultural de usos múltiples que, entre sus dependencias, contará con una sala dedicada a las caras de Bélmez . Allí se expondrán las fotos de las "caras" y se podrán oír algunas de las "psicofonías" del supuesto misterio.

Los detractores son cada día más. "Será un centro del fraude y del abuso de la credulidad, construido a mayor provecho de las célebres caras de Bélmez. El Museo de Bélmez será el Museo de la Memez", escribió en este diario Juan Antonio Aguilera, profesor granadino de Bioquímica. La Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico ve este proyecto como un "amago de investigación sin objetivos, con unas conclusiones ya preestablecidas y que en ningún momento son puestas a prueba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011